Actualizado: 25/09/2020 0:20
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Derechos Humanos

Reportaje

«Ay, Mariela, no te rajes»

Ahora que los travestis celebran el aniversario 25 de El Mejunje, ¿qué dicen las Fru-Fru de Nueva Jersey?

Comentarios Enviar Imprimir

A Pepe, el abuelo de las Fru-Fru (tiene un nieto de siete años), lo metieron en la cárcel por cabaretear La Habana, de ahí lo botaron por el Mariel. En Nueva Jersey, asistió a los shows de Fru-Fru, se reía mucho. Hasta que decidió salir del closet. Pepe está tan bien conservado que asusta. ¿Su fórmula? Antes de maquillarme, meter la cara en agua helada. "Los pellejos se estiran", dice.

Fru-Fru lo conforman cinco cubanos: Pepito, Gastón, Pepe, Héctor y Cesar. Todos venidos por el Mariel, excepto Héctor, que llegó en los noventa, reclamado por su hermana. "Nunca me había vestido de mujer —confiesa Héctor, que fue cantante en Cuba—, pero me vestí de mujer y me gusté. Cuando mi papá me vio en el vídeo que le mandé, me dijo: 'ay mi'jo, tú tenías que haber nacido hembra'… Yo le respondí: 'bueno, papi, la culpa es tuya, ¿no?'".

César, el de la boca grande, siempre llevó en su alma "la bayamesa" (es de Bayamo). Escribe los sainetes humorísticos. No le hace falta micrófono, tiene voz de trueno. Es de una comicidad explosiva. En escena se olvida de todo. "Soy una máquina de actuar", dice.

¿De dónde sale el nombre Fru-Fru? Del sonido que producían al caminar aquellos vestidos de las divas de los cincuenta, ajustados como segunda piel, que se abrían a media pierna en una gran flor de tul.

'La historia es tramposa'

¿Qué dicen las Fru-Fru de que ahora, en Cuba, los travestis estén de fiesta?

"La historia es tramposa —responde Adrián—. Después de 24 años, volví a Cuba. Una de mis hermanas quiso ver al transformista Samantha. Como yo olía a turista (a Dior), nos dieron mesa de pista. Y sale Samantha y tras la lluvia de aplausos, pide que enciendan la sala, me enfocan con el cañón de luz, y exclama: 'aquí hay una igual que yo, desde New York, nos visita una de las famosas Fru-Fru'. ¡Ay, yo quería morirme! Delante de toda mi familia. Yo comencé a llorar: 'Ay papi, perdóname'. Pero él, con la voz entrecortada por la emoción, me dijo: 'No importa lo que seas, tú eres mi hijo'. En Cuba ahora no persiguen a los gay, los felicito, pero a mí quién me quita los malos recuerdos".

En El Mejunje, su director, Ramón Silverio, aclara que "el sitio nunca se ha propuesto, ni se propondrá ser un lugar gay… sólo es un lugar para celebrar la diversidad". Responde a la política de Mariela Castro, la encargada por su familia de hacer brillar la tolerancia revolucionaria, lavar las culpas y convencer al mundo de que la homofobia instrumentada antes por la revolución, es consecuencia del machismo histórico de los cubanos.

En 1992, en un ataque de amnesia, Fidel Castro dijo: "no sufro de fobia contra los homosexuales. Realmente, en mi mente, esto nunca ha estado y jamás he sido partidario ni he promovido, ni he apoyado políticas contra los homosexuales. Eso correspondió, yo diría —agregó el desmemoriado— a una etapa determinada y está asociado mucho con esa herencia, con esa cosa del machismo".

Sólo que antes de su inquisitiva revolución, los cubanos no eran homofóbicos. En Santa Clara (entonces de 150.000 habitantes) había dos populares sitios gay, el Club 104, situado en la calle de Cuba, donde bailaban hombre con hombre, y el Frío Bar, a un costado del teatro La Caridad, donde se iba a ligar pareja hasta las dos de la mañana.

En la fabulosa Habana de 1958, los cabarés Night and Day y Rumba Palace ofrecían cada noche shows con una veintena de travestis. Estrellas del travestismo de la época, como el Chino Musmé y Omar Ferrán, cubrían portadas de revistas. Christina Jorgersen, ¡el primer cambio de sexo del mundo!, fue la estrella exclusiva de Tropicana.

Cuando Nueva York condenaba la homosexualidad, La Habana exhibía una docena de clubes gay (El Usero, Los Troncos, La Cuevita, El Sain't Michel, El Intermezzo…), Luis Carbonell era aclamado como el acuarelista de la poesía antillana y Frank Domínguez cantaba en la televisión su bolero El hombre que me gusta a mí.

Celebren los travestis cubanos el aniversario 25 de El Mejunje; pero, ¡ay Mariela, no te rajes! Hazle caso a Yoani Sánchez. Que la tolerancia hacia los travestis se extienda a los presos políticos, los periodistas independientes, Porno para Ricardo, y todo cubano que se exprese políticamente distinto a tu tierno padre y tu olvidadizo tío.

Fru-Fru se presentará para enamorados en el Casino del Schuetzen Park, de Union City, Nueva Jersey, el próximo 14 de febrero.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.