Actualizado: 15/12/2017 17:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Derechos Humanos

Reportaje

«Ay, Mariela, no te rajes»

Ahora que los travestis celebran el aniversario 25 de El Mejunje, ¿qué dicen las Fru-Fru de Nueva Jersey?

Comentarios Enviar Imprimir

En El Mejunje de Santa Clara, los travestis de la Isla celebran su aniversario 25. En Nueva Jersey, las Fru-Fru los aplauden, pero no olvidan las humillaciones que sufrieron a manos de la homofobia revolucionaria.

El travestismo es tan viejo como el hombre. Lo vemos en el panteón de orishas yorubas, en las antiguas Grecia y Roma, en los dramas isabelinos. A través de la historia, el hombre se ha transformado en mujer. De los harenes persas a los clubes gays del Greenwich Village, de Nueva York, el Chueca madrileño, o la fabulosa Habana de los años cincuenta, el varón ha liberado la mujer que lleva dentro.

Sembrar cejas, largas pestañas, colorear ojos, cachetes, desaparecer la nuez de Adán. ¡Ay, qué esfuerzo! Enfundarse en lentejuelas. Aguanta la respiración. ¡Más! "¡Coño, que me ahogo!". Ya sube el zíper. Mírate al espejo. ¡Pareces una reina! "¡Soy una reina!" (exclaman a coro). Son las Fru-Fru, alquimia, magia, amaneramientos, luces, en fin: ¡Teatro!

Y esta transformación teatral ocurre en West New York y en Union City, donde viven miles de cubanos viejos. ¿Y no son machistas? Cómo es posible que salgan de misa el domingo y corran a ver a las indómitas, desenfrenadas y homenajeadas Fru-Fru (poseen la Llave de ambas ciudades). ¿Y Sodoma y Gomorra qué?

"Aquí nos premian los alcaldes, en Cuba me acosaban", nos dice Adrián, integrante de Fru-Fru. "Si me ponía una camiseta apretada, ahí viene la mariquita. No había escapatoria. Una vez, en unos carnavales (1977), me vestí de arbolito de Navidad, pero no llegue ni a bailar con Los Van Van, un policía me agarró por los hombros y me dijo: 'pa' la jaula, maricón'. Me encerraron la noche entera en un calabozo. Llegue a tener tanto miedo, que hasta pensé en suicidarme. Desesperado, salté el muro de la Embajada de Perú. De ahí, a recoger mis cositas. Frente a mi casa había una turba gritando 'los maricones que se vayan'. Y yo, temblando, salí al balcón y les lancé la bomba: '¡si siguen gritando, me quedo!'".

¿De dónde sale el nombre Fru-Fru?

En el camerino, las Fru-Fru terminan de emperifollarse. Mil cabezas blancas con espejuelos las reclaman. Es La Noche de los Clásicos (los ancianos). Cuando la cortina se abre y aparece Pepito (el Fru-Fru mayor), vestido de verde chartré, y se burla de bastones, del alcalde y hasta de él mismo, la risotada llega al techo. Este Pepito de los cuentos, que nació para hacer reír, sólo lloró la noche que la hijoeputa de vigilancia de su cuadra le exigió abandonar Cuba, "porque gentes como él no eran dignas de vivir en la Patria Socialista".

Desde que Fidel Castro se entronizó, comenzó a perseguir a los que llamó extravagantes. Quizá motivado por su educación jesuita, su padre gallego, su libido de deportista frustrado, vaya usted a ver. En 1962, ordenó redadas policíacas contra las prostitutas, proxenetas y pájaros: "La noche de las tres P" (Virgilio Piñera cayó en una de estas). En 1965, incitó públicamente a la homofobia: "Nunca hemos creído que un homosexual pueda personificar un verdadero revolucionario", advirtió, y lo repitieron los loros de la revolución hasta la crucifixión de los amaneraos y cuantos se les parecieran.

Vendrían los campos de concentración de las UMAP, donde tiernos muchachos con alma de mujer fueron forzados a cortar caña quemada de sol a sol. Los que sobrevivieron a las alambradas de púas, fueron expulsados de centros de trabajo y universidades.

David: "¿Cómo que te botan? ¿Qué has hecho?".

Diego: "¡Yo no he hecho nada! Ser maricón".

Este es uno de los diálogos del filme Fresa y chocolate.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.