Actualizado: 09/12/2019 13:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Encuentro en la Red

Leyendo la prensa

Castro en 'The Clinic'

Variedad, irreverencia y profundidad de análisis en un número especial que dedica esta revista chilena al 'comandante en jefe'.

Enviar Imprimir

Entre el enorme despliegue mediático que a nivel mundial ha provocado la grave enfermedad de Fidel Castro, difícilmente otra publicación haya alcanzado la variedad, irreverencia, profundidad de análisis, hilaridad a todo trapo que el número especial de la revista The Clinic.

Conste que para estos periodistas no hay muros grandes ni chicos, y si saben tocar los puntos neurálgicos de sus temas, también invitan a esa carcajada que los pueblos emiten a diario al inventar sus chistes, incluso aquellos que un pacato llamaría vulgares.

Podemos dar una idea de su humor político: "Nueva estrategia: La CIA planea dejar a Castro vivo para desestabilizar económicamente a Cuba"; "Gran expectativa: Isleños ansiosos por conocer el siglo XX"; "Evo furioso: Desaparecen bolivianos en Cuba que pedían una salida al mar". Y uno de corte sexual: "Elián González dedicó su primera paja a Fidel".

Después de demostrar con una cita de La historia me absolverá que Castro pisoteó casi todo lo que prometió en este opúsculo, en particular "la conquista de las libertades públicas y la democracia política", la revista, por la mano de su director Patricio Fernández, recuerda que en su visita a Cuba, "allí se hacía lo que permitía ese padre hiper presente", y luego añadía que "la sola idea de un hombre que se arroja al mar en una balsa, dejando atrás a hijos y esposa, y que rema entre tiburones para huir de una orilla insoportable, basta para convencerse de que algo atroz está sucediendo".

En páginas siguientes continúa The Clinic con trozos de Eric Hobsbawm: "en toda América Latina grupos de jóvenes entusiastas se lanzaron a una lucha de guerrillas condenadas de antemano al fracaso, bajo la bandera de Fidel, de Trotsky o la de Mao", y otro del narrador Roberto Bolaños cuando recibió el premio Rómulo Gallegos, en el cual habla de la entrega de los jóvenes a "una causa que creíamos la más generosa de las causas del mundo y que en cierta forma lo era, pero que en realidad no lo era".

Un avance

El número incluye testimonios en pro y en contra de la visita a Chile de Fidel Castro, en noviembre de 1971. Entre los primeros, Volodia Teitelboim, premio nacional de literatura y ex senador del Partido Comunista, y en los segundos, Martin Zilic, ex ministro de educación de Michelle Bachelet.

El relato de Vicente García Huidobro revela que no fue distante la relación entre Castro y Pinochet, por la confianza con que éste lo trató. Castro le habla del fascismo emergente en Chile y el futuro dictador le responde que tenía un cajón con 70 ó 700 nombres, a los cuales, dijo, "yo los meto presos esta noche y se acabó el fascismo en Chile".

El periódico Crónica escribía por aquellos días que las desgracias nunca vienen solas: primero Castro y ahora suben la leche, los tomates y otros.

Componen también esta edición una entrevista sobre "el comandante en jefe" a Jorge Edwards, premio Miguel de Cervantes 1999; poemas inéditos de Enrique Lihn, quien vivió en La Habana en plena revolución; declaraciones exclusivas de Josué Barredo, hijo del director de Granma, y otras de Juanita, la hermana de Castro; una entrevista al periodista Wilfredo Cancio y versos de Neruda en apoyo a la revolución, así como la carta que, fraguada en la oficina más alta de poder, firmó en 1966 un nutrido grupo de escritores isleños contra el autor de Canción de gesta.

Y todo lo anterior es sólo un avance, porque hay más en el serio, divertido, desfachatado, brillante número especial que The Clinic dedicó a lo que para muchos eran los minutos finales del "comandante en jefe".


Portada de la revista 'The Clinic' dedicada a Fidel Castro.Foto

Portada de la revista 'The Clinic' dedicada a Fidel Castro.