Actualizado: 11/11/2019 11:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Encuentro en la Red

Lo que extraña Micaela

Una conga muy popular en la Isla por estos días tiene como tema principal el exilio.

Enviar Imprimir

El nuevo hit musical en la Isla es una conga. Hace ya un tiempo se oye y se disfruta. ¿Qué hay de raro en esto, en un país donde la conga es la reina de los carnavales y de las fiestas populares? ¿Por qué ha desplazado a otros ritmos, más de moda, y a otras orquestas, más famosas?

En primer lugar, porque es una excelente pieza musical, con todos los componentes clásicos de la conga tradicional (corneta china, tambores, coro, ritmo, voz del solista), más un arreglo que la distingue, con violines, y que le aportan una sonoridad extraña y ajena. Pero también porque es una conga melancólica, que narra una historia de desarraigo y tristeza. Aunque usted no lo crea, el tema principal de esta conga es la tragedia que persigue a este país —y a tantísimos otros, sin dudas— desde hace ya unos cuantos siglos: el exilio.

La conga comienza así: "Micaela se fue pa' otra tierra buscando caminos / que por buenos o malos / quién sabe / dispuso el destino / sólo vive llorando, sufriendo y pensando en su vino…". Desde el comienzo queda clara toda la historia: Micaela se ha ido de Cuba, a buscar una nueva vida, otra distinta a la que tiene y le ofrecen aquí, por las razones que sean, el cantante-narrador no entra en detalles.

Nadie cuestiona el hecho de que Micaela haya renunciado a vivir en su tierra, se acepta, como algo natural, más bien como algo cotidiano. Es cierto que los cubanos, a lo largo de toda su historia (los ejemplos sobran entre los políticos, filósofos y escritores del siglo XIX, entre ellos Félix Varela, José María Heredia, Gertrudis Gómez de Avellaneda, José Martí), han tenido que exiliarse debido a la situación política en la Isla. Igual ha sucedido en todo el mundo, fenómeno que se ha agudizado en estos últimos años, como consecuencia de la extensión de la pobreza y la miseria en muchas partes de este infeliz globo terráqueo. Pero nunca antes la cantidad de cubanos exiliados fue tan grande como ahora: se calcula que, al menos, el diez por ciento de la población cubana —suma nada despreciable— vive "en otras tierras, buscando caminos".

García Márquez, en su discurso de aceptación del Premio Nobel de Literatura, en 1982, afirmaba, alarmado, al comentar una cifra similar: "De Chile, país de tradiciones hospitalarias, ha huido un millón de personas: el diez por ciento de su población (…) El país que se pudiera hacer con todos los exiliados y emigrados forzosos de América Latina, tendría una población más numerosa que Noruega".

Las Micaelas y Micaelos

El exilio grande comenzó en la década de los años sesenta y los primeros en irse fueron las personas que pertenecían a las clases sociales más acomodadas. Pero el exilio no se ha detenido, por el contrario, se ha expandido y crecido, y ya en 1980, en el famoso "Éxodo del Mariel", se fueron, en unas semanas, más de 125.000 personas, en su inmensa mayoría de extracción muy humilde; y en 1994, en sólo unos pocos días, más de 30.000: comenzaban a irse también las "Micaelas" y "Micaelos".

Las fugas, a través de balsas improvisadas, ha sido un goteo incesante, diario. Los más pobres se van en balsas; los que pueden tomar un avión, se quedan en algún aeropuerto; los que pueden pagar a traficantes humanos, se van en lanchas; muchos se prostituyen y se casan con extranjeros. El número de desaparecidos algún día se sabrá, pero los cálculos aproximados indican que los muertos tratando de cruzar el Estrecho de la Florida suman ya miles.

Entonces, Micaela se fue a otro país, quizás casada con algún extranjero, y extraña su vino, afirma el cantante. Pero el coro enseguida nos aclara: "que no es vino, señor/ e'aguardiente señor/ es la conga, señor/ santiaguera…". El cantante continúa: "Nada la contenta / solamente piensa / y sólo la atormenta el dolor. /Dicen que se muere / dicen que ella quiere / lo que ya no tiene… / que es arrollar".

¿Dónde está la pobre Micaela? Quizás en algún país europeo, con nieve y frío. Posiblemente Micaela vive en ese país mucho mejor que en Cuba, seguro no le falta ningún bien material y es muy probable que mantenga a toda su familia y a algunos amigos de su islita lejana. Así le pasa a muchos emigrantes, en todas partes del mundo, es verdad, pero también sucede aquí.

El cantante sigue con su historia, pero hay cierta inquietud en su narración, como si no estuvieran claras las razones de la infelicidad de la santiaguera: "Micaela se fue y sólo vive llorando", a lo que el coro le responde, "dicen que la conga es lo que está extrañando…". "Dicen…", no hay seguridad, para después afirmar: "Pero Micaela sigue recordando…". La letra de la conga continúa y se aparta, un poco, de la historia inicial, aunque mantiene, todo el tiempo, ese tono triste y melancólico.

El tema del exilio

Los grandes poetas de nuestro país, los grandes intelectuales, escribieron poemas y tratados valiosísimos sobre la tragedia del emigrante, la tristeza insoportable de vivir lejos del país en el que uno nació y jugó de niño, en el lugar donde están los recuerdos más queridos. Y le cantaron a las palmas, al arroyo de la sierra…, porque la patria está formada por algo más que sus símbolos, sus héroes y su historia.

Cuando la gente vive fuera de su país, no extraña las cosas abstractas: añora su casa, el olor de su barrio, sus costumbres, el ruido de sus calles, sus amigos, su familia, su idioma. Creo que nunca antes el tema del exilio se había reflejado en una forma tan popular como lo es la conga. Y pienso que lo que esto refleja es la extensión de esa tragedia a los sectores más pobres y marginales de la población. Micaela recuerda y extraña lo que recuerdan y extrañan todos: su país. Nada la contentará, como dice la canción. Micaela tendrá que seguir arrollando en sus sueños.


Sur Caribe, el grupo santiaguero que popularizó 'Añoranza por la conga'. (surcaribe.com)Foto

Sur Caribe, el grupo santiaguero que popularizó 'Añoranza por la conga'. (surcaribe.com)