Actualizado: 23/06/2024 21:59
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Represión

«Pedimos al mundo más coherencia moral»

Oswaldo Payá Sardiñas, líder del Movimiento Cristiano Liberación, advierte que tres años después de la primavera negra, hay que hablar de 'represión en presente'.

Enviar Imprimir

A juicio de los activistas de derechos humanos, Cuba es el país del mundo con más presos políticos de acuerdo con el tamaño de su población. Tres años después de la última redada masiva contra opositores, el estado de cosas —lejos de reformarse en positivo— empeora: la cifra de prisioneros ascendió a 333 en el segundo semestre de 2005 y la brutalidad contra la disidencia adquiere tintes nunca antes observados.

Por otro lado, los opositores, en consonancia con la gravedad de los hechos y ante la inamovilidad del régimen y la distancia de la comunidad internacional, han acudido a fórmulas desesperadas para llamar la atención sobre lo que sucede en la Isla, desde ayunos totales hasta coserse los labios. En el primer caso aparecen actualmente los nombres de Guillermo Fariñas, Noelia Pedraza, José Ramón Gabriel Castillo, Juan Carlos Herrera y Jorge Luis García Pérez (Antúnez). En el segundo, Léster Sánchez, quien renunció a continuar autoflagelándose por problemas de salud y por el silencio de la prensa extranjera sobre su protesta.

En este escenario, y a propósito del tercer aniversario de la ola represiva de marzo de 2003, Encuentro en la Red acude a Oswaldo Payá Sardiñas, coordinador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), para pulsar la situación política del país.

A día de hoy, ¿en qué fase estamos?

Ya hacen tres años de aquella jornada que se ha mantenido. Porque no fue un evento que terminó en aquel momento, sino que se ha extendido hasta ahora, puesto que nuestros compañeros están en prisión. No se puede hablar de eso como pasado, sino como un presente que sigue siendo cruel. Ahora, hay que hablar de la represión también hacia todo el pueblo de Cuba.

En primer lugar, porque estamos en un momento de regresión y en los últimos meses se han recrudecido los actos de repudio, es decir, esos actos fascistas comunistas donde se aterrorizan familias y se golpea.

Además, las visitas de la Seguridad del Estado, casa por casa, a todos los firmantes del Proyecto Varela, para amenazarlos con expulsarlos del trabajo, con negarles salidas del país y con todo lo que pueda amenazar el totalitarismo. Y presionarlos para que se retracten. También sobre los miembros del MCL; creo que no queda casi ninguno —especialmente en las provincias— que no haya sido visitado por comisiones de terror para amenazarlos de muerte, de cárcel, con asaltarles la casa, con declararlos enemigos públicos.

A algunos, especialmente a mujeres, las han golpeado en la calle, las han literalmente arrastrado cientos de metros; a otros les han hecho actos de repudio colocándole bocinas frente a la casa durante horas; les han dicho que tienen que irse del pueblo, como ocurrió en Puerto Padre, Las Tunas, hace sólo unos días.

Es una represión para asfixiar y liquidar al movimiento cívico cubano, recordando también lo que ha ocurrido en la provincia de Villa Clara contra mujeres y otros activistas.

En una situación como ésta, ¿qué habría que pedir a la comunidad internacional?

Hay que pedirle movilización, no solamente a los gobiernos y diputados de los partidos políticos, sino a la sociedad civil, los estudiantes, trabajadores, comunidades religiosas, ciudadanos, que se sensibilizan con otros sucesos o con otras situaciones que consideran injustas en el mundo, pero que, sin embargo, frente a esta situación en Cuba, frente al hecho de que hayan prisioneros políticos, personas que están presas sólo por defender los derechos humanos, permanecen en silencio o indiferentes.

Lo que hay que pedir a la comunidad internacional es que apoye la liberación de los presos políticos cubanos, que la pida, que la demande en las calles, en actos públicos —especialmente a los artistas—, y que apoye las alternativas de cambio pacífico en Cuba, porque el régimen está cerrando las puertas del futuro. Le está dando sólo como opción: o permanecer en esta situación, o la muerte. Eso es lo que dice la frase "socialismo o muerte".

Pedimos solidaridad y más coherencia moral. ¿O es que a Cuba la van a seguir viendo sólo a través de un frente ideológico?


« Anterior1234Siguiente »