Actualizado: 20/09/2019 11:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Polonia

Chicos malos de Varsovia

Los gemelos Kzczynski pretenden ganar voz y voto en una Europa que no entienden.

Enviar Imprimir

Polonia estuvo a punto de quedar aislada durante la última Cumbre de la Unión Europea, al tratar de imponer su interés nacional por encima de las normas diplomáticas establecidas. Los analistas consultados por Encuentro en la Red afirman que la culpa es del gobierno de los desconfiados gemelos Kzczynski, a quienes falta visión europeísta.

La canciller alemana Ángela Merkel, quien presidió la reunión, reconoció públicamente al finalizar la cita que las discrepancias más agrias y graves, en las discusiones para alcanzar el acuerdo final, fueron con los polacos, aunque británicos y holandeses también defendieron sus intereses.

Por ejemplo, Londres consiguió a través de sus negociadores que se mantuviera en el nuevo Tratado de la Unión el control nacional sobre política exterior, justicia e interior. Ámsterdam, por su parte, quedó satisfecha con el fortalecimiento de los parlamentos nacionales y la inclusión en el documento del criterio de ingreso para nuevos países.

Pero el asunto se trabó con Polonia, cuando su presidente, Lech Kzczynski, amenazó con vetar el documento si no se mantenía su poder actual de voto en la organización. Precisamente el nuevo sistema, que había sido aceptado en principio en Niza hace un año, fija el poder de veto en una llamada "mayoría doble" del 55% de los países miembros con el 65% de población total de la UE.

Polonia tiene ahora casi el mismo poder que Alemania, que, sin embargo, tiene el doble de población. Ante este argumento, el premier polaco en Varsovia, el gemelo Jaroslaw, llegó a decir a la radio local que si los alemanes no hubiesen matado a tantos polacos durante la II Guerra Mundial ahora Polonia tendría 66 millones.

Obsesión con el 'interés nacional'

¿Por qué los hermanos Lech y Jaroslav Kzczynski van contracorriente en las reuniones de la UE?

"Quieren ganar voz y voto en una Europa que no entienden. No comprenden que hay que entablar alianzas, buscar consensos, para aprobar proyectos comunes. En vez de hacer esto, se mantienen obsesionados en un interés nacional que no saben identificar más allá de su posición jerárquica (poder de voto), aunque no saben para qué utilizar ese mismo voto".

El que habla para Encuentro en la Red es Maciej Stasinski, especialista del influyente diario polaco Gazeta Wyborcza, quien agrega: "Estos personajes son desconfiados con Europa, nacionalistas, cerriles, acomplejados y frustrados. Miran al pasado y se encierran en sí mismos".

Y sigue: "Los gemelos Kaczynski temen a Alemania y, al mismo tiempo, están celosos de su poderío. Por eso cuando discuten el tema de la votación, recurren a argumentos como aquel de que si no hubiera sido por la II Guerra Mundial, Polonia tendría ahora 66 millones de habitantes".

En el fondo, explica por su parte Bogumila Ratajczak, quien dirige una agencia financiera en Varsovia, "los hermanos Kzczynski se sostienen en el poder al frente de una frágil coalición de centroderecha nacionalista, que según las últimas encuestas perdería unas elecciones frente a la izquierda socialdemócrata unificada. Lo que hicieron fue agarrarse de la Cumbre de la UE para ganar votos".

Ratajczak dice estar en contra de la manera en que el gobierno negoció en la UE. "No fueron diplomáticos. Aunque logramos lo que queríamos, no podemos actuar como si fuésemos los únicos europeos, no podemos actuar solos". Y concluyó: "Nuestro gobierno polaco no comprende bien qué es la UE".

Finalmente, el dúo radical, el presidente Lech y el premier Jaroslaw Kzczynski, arrancaron una concesión al futuro tratado, con el aplazamiento de la puesta en marcha de la mayoría doble hasta 2017. Y aunque el estilo nacionalista negociador ha ayudado esta vez a la nación ex comunista a ganar al menos una tregua, lo cierto es que también Polonia se ha ganado la desconfianza de sus socios en Bruselas.

Porque si bien es cierto que aproximadamente un 60% de los polacos calificó de "éxito" los resultados alcanzados por su país en esa reunión, también temen perder todas las ventajas que provienen de Bruselas, ya que este es el país postcomunista que más recursos financieros recibe de las arcas de la Unión, algo más de 65.000 millones de euros durante el ejercicio 2007/2013.

"Somos un país independiente y nadie tiene que decirnos cómo portarnos", concluye Stasinski. "Pero todo el mundo, incluso los polacos, estamos hartos de esta pandilla de gobernantes que estorban, molestan y nunca proponen nada constructivo a los demás, más allá de defender sus complejos".

Acuerdos clave del nuevo texto del Tratado de la Unión

- Sistema de doble mayoría de voto pospuesto hasta 2017

- Habrá un "alto representante" para las Relaciones Exteriores

- Menos poder de veto para las naciones

- Más poder para el parlamento europeo