Actualizado: 27/05/2024 0:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Chile

La izquierda que no calla

La furia de La Habana contra el Senado chileno no causa sorpresa, pues 'forma parte de su autoritarismo'.

Enviar Imprimir

La moción que recientemente aprobó el Senado chileno para que La Moneda rechace toda forma de prisión por motivos políticos e ideológicos en Cuba y exija respeto a las recomendaciones de la ONU sobre derechos humanos, provocó, aunque tardíamente, una respuesta de la Asamblea Nacional de la Isla.

La Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Nacional del Poder Popular no desmintió con argumentos el proyecto de acuerdo. Como ya es hábito, respondió con términos que menoscaban la buena crianza propia del debate diplomático. Asegura la Comisión que el contenido del acuerdo chileno expresa "ignorancia supina", recomienda a los senadores que "empleen mejor su tiempo" y califica de "injerencista" lo aprobado por la cámara alta.

En conversación con Encuentro en la Red, el senador Roberto Muñoz Barra, del izquierdista Partido por la Democracia, señaló que la declaración de La Habana no le produce extrañeza, pues "forma parte de la institucionalidad autoritaria del gobierno cubano". "El documento —añadió— se concretó en el Senado chileno con el voto de parlamentarios de izquierda y de derecha".

Presidente por segundo año de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, entiende que lo existente en Cuba es una "dictadura claramente", y enfatiza que allí "hay un solo partido, al cual pertenece el señor Castro". Muñoz Barra dijo que la prensa en la Isla es una sola y recordó lo que llamó "famosos comandos de custodia de la revolución, de los cuales hay uno por manzana [por cuadra]".

Al gobierno de un país con tales características, "evidentemente no puede agradarle un documento donde rechazamos las detenciones de la disidencia, de aquellos que no piensan como ordena Fidel Castro".

Chávez y los derechos humanos

Opositor de la dictadura de Augusto Pinochet, Muñoz Barra pertenece a esa clase de políticos que, como el senador socialista Jaime Naranjo, irritan y desacreditan, por su consecuencia, a regímenes como los de La Habana y Caracas. Si según Muñoz Barra, Chile pidió la solidaridad del mundo durante el gobierno militar, hoy "tenemos que velar porque se respeten los derechos humanos en otros países".

En actitud opuesta a la que adopta La Habana frente a la crítica senatorial, Naranjo asumió ante la prensa santiaguina que no le "molesta que el Parlamento cubano se refiera a temas que son incómodos para nuestro país. Yo le encuentro toda la razón cuando dice que 'todavía tenemos problemas con la constitución de Pinochet'".

Sin embargo, el legislador aclaró que la intromisión en los asuntos internos "es el argumento que usan los violadores de los derechos humanos para que no se opine sobre lo que está ocurriendo en ese aspecto en su país".

En la conversación entre Encuentro en la Red y el senador Muñoz Barra, no podía estar ausente la situación en Venezuela, que ocupó la mayor parte de la moción citada y contra la cual, como acostumbra, Hugo Chávez desató sus agresiones y decibeles.

"Desde mi punto de vista, Chávez camina hacia un régimen similar al cubano" y "ha convertido a las fuerzas armadas en un partido político con adoctrinamiento marxista-leninista", indica el jefe de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, cuyo primer asiento en el Parlamento chileno se lo ganó en 1969.

Si es cierto que Chávez "llegó al poder democráticamente, hoy en día manipula la Constitución para ser presidente hasta que muera, como él mismo ha dicho".

En otra de las cada vez más numerosas comparaciones que personalidades de la izquierda chilena hacen entre el pinochetismo y los regímenes cubano y venezolano, afirmó Muñoz Barra que el señor Chávez ha sido capaz "de comprar el 75% de las entradas del actual campeonato de la Copa América de Fútbol en Venezuela, para evitar que la disidencia concurra al estadio a expresar su molestia".

Muñoz Barra recordó cómo los disidentes chilenos, durante el pinochetismo, "aprovechaban partidos de gran atracción y, ocultos entre la masa, planteaban a gritos su posición contraria a la dictadura".

Se suma Eduardo Frei

Ex presidente y uno de los más connotados personajes de la Concertación de partidos en el poder, para Eduardo Frei Ruiz-Tagle el régimen cubano pertenece a los que "ya desaparecieron". Es "de otro siglo, del pasado", y acota: "No entiendo nada de lo que pasa en el mundo".

También con respecto al documento del legislativo caribeño, dijo el actual presidente del Senado que "hace muchos años que en la Isla no hay elecciones libres", y llamó seudoparlamento el cubano, cuya declaración está "llena de adjetivos y descalificaciones", subrayó.

Por otra parte, el retiro de un relator de derechos humanos cuya entrada a la Isla, por cierto, estaba prohibida, "le resulta un tanto extraño" a Muñoz Barra. "Hay sectores de la disidencia que necesitarían que los organismos internacionales que velan por los derechos humanos puedan tener alguna iniciativa que haga un poco más soportable su situación, sobre todo de aquellos que llevan muchos años en la cárcel".

"No olvido —precisó— a los tres cubanos que fusilaron en 2003 por capturar una pequeña lancha. En 48 horas, en la justicia más rápida del mundo, fueron condenados y fusilados. De tal manera que me parece muy extraño que la ONU desproteja de veedores a lo que está aconteciendo en Cuba".