Actualizado: 25/10/2021 18:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Bolivia

Operación Morales

Castro y Chávez apuestan por el líder del Movimiento Al Socialismo, quien sigue al frente de las encuestas electorales.

Enviar Imprimir

A juzgar por el multitudinario acto realizado en La Paz, capital de Bolivia, la bolsa de Evo Morales para su campaña presidencial está bien abastecida y, desde hace mucho tiempo se sospecha que el dinero procede de Venezuela. El presidente Hugo Chávez está muy interesado en la elección del "dirigente indígena", para seguir afianzando su alianza "bolivariana" en la región.

Morales consiguió reunir aproximadamente a 10.000 personas en la céntrica plaza San Francisco, después de la llegada de columnas de miles de campesinos, mineros y obreros para apoyar al candidato y jefe del Movimiento Al Socialismo (MAS), quien ya recibió con anterioridad el beneplácito de Chávez y Fidel Castro. Una movilización de esta envergadura no se logra en un país tan empobrecido como Bolivia, sino es con algunos recursos económicos.

Ataviado con un casco de minero y un poncho, y blandiendo un cetro de mando característico de la cultura andina, Morales anunció que su propósito es "refundar" el país. Agregó que "pronto los quechuas, aimarás y guaraníes, la gente digna y sana, gozará del poder político en Bolivia, quitando el poder a las pocas familias que saquearon nuestros recursos por más de 500 años". No faltaron tampoco las reivindicaciones de los indígenas "frente al racismo y la invasión española".

Según el diario boliviano El Deber, apoyan a Evo Morales "izquierdistas clásicos que ven en el MAS una alternativa de resurrección. Igualmente, trotskistas, ex guerrilleros, 'estatistas' a ultranza, neopopulistas y sindicalistas de igual dirección. Todos se igualan en el mismo lenguaje antiimperialista, pero en cuanto a metodología se refiere, la imagen que ofrecen es la de una torre de Babel. Ni Evo ni su candidato a la vicepresidencia, a juzgar por lo que hacen y dicen, andan en la misma ruta programática. A la debilidad e incoherencia se agregará la imposibilidad de controlar una base social de estructura tan compleja como la que apoya al MAS, en la que hay sectores de intereses manifiestamente contrapuestos".

Con una población de 8,6 millones de habitantes, el cuadro demográfico de Bolivia se divide: 30 por ciento de quechuas, 30 de mestizos, 25 de aimarás y otros representan el 15 por ciento. El 70 por ciento de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Así que el discurso de Morales, ataviado de minero e indígena, tiene garantizado un auditorio receptivo.


« Anterior12Siguiente »