Actualizado: 25/10/2021 18:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Bolivia

Analista: La tensión será aún peor a medida que se acerquen las elecciones presidenciales

Comentarios Enviar Imprimir

La polarización entre la oposición y el oficialismo en Bolivia, que se evidenció durante la aprobación de una ley electoral, será aún mayor a medida que se aproximen las elecciones presidenciales de diciembre, dijeron analistas, reportó la AFP.

 

El martes fue promulgada la ley electoral, que posibilita elecciones presidenciales y legislativas, tras un intenso forcejeo de seis días, que incluyó una huelga de hambre del presidente Evo Morales (levantada una vez que la ley fue aprobada), amenazas de cerco al Congreso para intimidar a los parlamentarios opositores y cruce de epítetos entre las dos bancadas.

 

Tras la promulgación de la ley, tanto el gobierno como la oposición salieron a celebrar su triunfo.

 

"La democracia le ganó a la dictadura, al cerco y a la imposición", dijo Rubén Costas, prefecto de Santa Cruz, considerado el principal opositor de Morales.

 

Mientras. el vicepresidente Álvaro García Linera calificó de "golpistas y fascistas" a sus adversarios y expresó su confianza de que "serán desplazados del poder" en las elecciones.

 

Para el analista político Carlos Cordero, la oposición política de derecha y de centroderecha que controla el Senado "logró casi todo lo que demandó", porque logró imponer al gobierno un nuevo padrón electoral pues considera que el sistema manual vigente de votantes es poco confiable y fácilmente manipulable.

 

Según Cordero, "la madre de todas las batallas será la elección de diciembre", en la que Morales intentará ganar por un nuevo período, de 2010 a 2015. Es muy probable que la oposición utilice todo tipo de estrategias para impedir su victoria, dijo.

 

Para el constitucionalista Jorge Lazarte, "la oposición ganó más que el Poder Ejecutivo. Los segundos grandes perdedores son los pueblos indígenas, que fueron objeto de la negociación y no pudieron impedir ser usados".

 

Esto, en referencia a que el gobierno debió ceder 7 de los 14 escaños que pedía en la Cámara Baja para circunscripciones indígenas.

 

Para el politólogo Jorge Kafka,"el gobierno tenía expectativas más elevadas con los escaños indígenas, aspecto que negoció y tiene un costo político, pero logró una victoria relativa con la votación de los bolivianos en el exterior. Se puede hablar de empate, cuyo desempate se dará en las elecciones de diciembre".

 

La discusión más importante fue la del padrón electoral, que el gobierno se negaba a revisar. Aunque sea una cuestión técnica, demoras en implementar el nuevo padrón o dudas sobre su eficiencia pueden volver a generar tensión política en el país.

 

El investigador social Roger Cortez dijo a la AFP que ese es un problema potencial ya que "presenta aparentemente muchas dificultades apiladas".

 

Cortez cree que en la medida en que se acercan las elecciones "tienden a aparecer por todos lados conflictos, porque existe la tendencia de varios sectores sociales de obtener ventajas" políticas.

 

Morales, que aplica una política de fuerte contenido estatista e indígena, lanzó el martes su candidatura presidencial, acompañado por obreros y campesinos que lo apoyan hasta el delirio.

 

Morales, quien llegó a la presidencial con una votación de 54%, aseguró que se podía ganar con el "60 a 70% de los votos".

 

La oposición, en cambio, no tiene candidato o candidatos que le hagan frente a Morales, pues su rol se asentó, principalmente, en el trabajo desperdigado de cuatro de los nueve prefectos de Bolivia, lo que ha producido líderes regionales pero sin proyección nacional.

 

El ex presidente conservador Carlos Mesa y el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas han anunciado intención de participar pero no la han oficializado.

Según analistas el juego mayor está en las legislativas, pues para el gobierno es crucial dominar el Senado, donde actualmente la oposición es mayoría y se ha convertido en freno a algunos proyectos del gobierno.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.