Actualizado: 03/12/2021 11:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Pablo Neruda, Chile, Pinochet

Chofer de Neruda afirma que el poeta fue asesinado por el régimen de Pinochet

La Fundación Pablo Neruda ha desmentido la versión del chofer a través de un comunicado de prensa en el que aclara que no hay prueba alguna que sustente esa versión

Comentarios Enviar Imprimir

El chófer y asistente personal de Pablo Neruda ha despertado nuevamente la controversia en torno a la muerte del famoso poeta chileno, al desmentir públicamente la versión de que el motivo de su fallecimiento se debió a un cáncer y aseguró que fue “asesinado” por el régimen de Augusto Pinochet (1973-1990).

Neruda, militante comunista, falleció en Santiago el 23 de septiembre de 1973 a los 69 años, apenas doce días después de que Pinochet asumiera el poder tras el derrocamiento de Salvador Allende --amigo del poeta--, cuya muerte está siendo objeto de una investigación judicial en Chile, ante la denuncia de varios grupos políticos y familiares que sostienen que también fue asesinado.

Manuel Araya, asistente personal y chófer del poeta, aseveró que Neruda “no murió de cáncer de próstata sino que fue asesinado con una inyección para que no se exiliara y se convirtiera en un importante opositor al régimen de Augusto Pinochet”.

Neruda tenía un salvoconducto para viajar a México “por invitación del (entonces) presidente Luis Echeverría, que lo mandó a buscar y le puso un avión a su disposición”, indicó Araya. El día antes, el escritor chileno llamó a su chófer para comentarle: “Estando yo durmiendo, entró un médico y me puso una inyección”.

Cuando Araya regresó a Santiago junto a la esposa del poeta, Matilde Urrutia, Neruda “estaba afiebrado y rojizo y volvió a decir que le pusieron una inyección en el estómago”, según explica Araya en declaraciones a la web La Estrella de Valparaíso.

El médico pidió a Araya comprar unos medicamentos para Neruda, pero en el camino fue interceptado por supuestos oficiales del régimen que le dispararon en la pierna, le golpearon y lo trasladaron al Estadio Nacional, un centro de detención. Ese mismo día, 23 de septiembre, el afamado escritor chileno falleció.

“Neruda no estaba para morirse porque tenía un cáncer de próstata, pero estaba controlado. Él estaba hospitalizado por seguridad, porque podían matarnos en la casa; fue el embajador de México quien se consiguió ese lugar”, explicó.

Araya cree que fue el propio Pinochet quien ordenó la muerte del poeta chileno, miembro del Partido Comunista, porque “no le convenía que se fuera” de esa nación sudamericana. “Pablo Neruda era un peso muy grande en el mundo. Él quería llamar a los intelectuales y a los presidentes del mundo para que lo ayudaran devolverle la democracia al país”, insistió.

La Fundación Pablo Neruda ha desmentido la versión de Araya a través de un comunicado de prensa en el que aclara que “no existe evidencia alguna ni pruebas de ninguna naturaleza” que demuestren que el escritor chileno “haya muerto por una causa distinta del cáncer avanzado que lo aquejaba desde hacía tiempo”.

De esta manera, confirma la versión oficial de que el estado de salud de Neruda había empeorado. “El golpe militar del 11 de septiembre de 1973, la muerte de su amigo, el presidente Salvador Allende y la persecución desatada contra otros de sus amigos, agravó su estado de salud, hasta el punto que, en las difíciles condiciones creadas por la represión de esos días, tuvo que ser trasladado de emergencia desde su casa de Isla Negra a la Clínica Santa María, el 19 de septiembre”, señala el texto divulgado por La Estrella de Valparaíso.

La fundación considera que no es “razonable construir una nueva versión de la muerte del poeta, sólo sobre la base de las opiniones de su chofer” el cual “viene insistiendo en este asunto sin más prueba que su parecer”.

“Nos parecen mucho más serios y confiables los testimonios de las personas que estuvieron junto a Neruda en sus últimos días de vida, especialmente el de su viuda, Matilde Urrutia, quien en su libro Mi vida junto a Pablo, entrega una versión que consideramos fidedigna sobre la muerte del poeta”, concluye el comunicado.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.