Actualizado: 01/12/2020 17:54
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Coronavirus, Trump

Curandero en jefe

El presidente de Estados Unidos se ha convertido en el vendedor ambulante de la desinformación médica más destacado del mundo

Comentarios Enviar Imprimir

Hace dos semanas, doctores franceses publicaron en una revista de microbiología que, en ausencia de un tratamiento conocido para COVID-19, los médicos habían experimentado con un potente fármaco conocido como hidroxicloroquina, según un reportaje de James Hamblin en The Atlantic.

Durante décadas, el medicamento se ha utilizado para tratar la malaria, que es causada por un parásito, no por un virus. En seis pacientes con COVID-19, los médicos combinaron hidroxicloroquina con azitromicina (conocida por muchos como “Z-Pak”, un antibiótico que mata bacterias, no virus) e informaron que después de seis días de este régimen, las seis personas dieron negativo para el virus.

El informe llamó la atención del médico Mehmet Oz, quien desde entonces apareció en Fox News para hablar sobre la hidroxicloroquina 21 veces. Como Oz le dijo a Sean Hannity, “este médico francés [Didier] Raoult, un especialista en enfermedades infecciosas muy famoso, había realizado un trabajo interesante en un estudio piloto que mostraba que podía deshacerse del virus en seis días en un 100 por ciento de los pacientes que trató”.

Raoult ha sido noticia en los últimos años como un provocador pandisciplinario; ha cuestionado el cambio climático y la evolución darwiniana. El 21 de enero, en el apogeo del brote de coronavirus en China, Raoult dijo en un video de YouTube: “El hecho de que la gente haya muerto de coronavirus en China, ya sabes, no me preocupa mucho”.

La semana pasada, Oz, quien ha estado asesorando al presidente sobre el coronavirus, describió a Raoult a Hannity como “muy impresionante”. Oz le dijo a Hannity que también había informado a la Casa Blanca.

Anthony Fauci no está entre los impresionados. El día que salió el estudio, Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas que asesora al grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, restó importancia a los hallazgos como “anecdóticos”. El informe no fue un ensayo clínico aleatorizado, uno en el que se realiza un seguimiento de muchas personas para ver cómo les va su salud, no simplemente si un virus es detectable. Y la interpretación del “100 por ciento” de Oz implica omisiones notables.

Según el estudio en sí, otros tres pacientes que recibieron hidroxicloroquina estaban demasiado enfermos para hacerse la prueba del virus en el día seis (fueron intubados en la UCI). Otro tuvo una mala reacción a la droga y dejó de tomarla. Otro no fue probado porque, para el día seis, había muerto.

No obstante, el día después de que se publicó el estudio de Raoult, Donald Trump tuiteó al respecto: “LA HIDROXICLOROQUINA Y LA AZITROMICINA, en conjunto, tienen una oportunidad real de ser uno de los mayores cambiadores de juego en la historia de la medicina”. En los días posteriores, Trump ha regresado repetidamente a este reclamo. El pasado sábado, dijo que el término cambio de juego ni siquiera describiría adecuadamente la droga: “Será maravilloso. Será tan hermoso Será un regalo del cielo, si funciona”.

Después de minimizar el valor de los ventiladores y el distanciamiento social, las medidas que los expertos están de acuerdo de manera abrumadora son necesarias para superar el virus, Trump dijo que el país obtendría 29 millones de dosis de hidroxicloroquina para un arsenal nacional. Dijo que podría comenzar a tomar la droga él mismo.

En el transcurso de estas dos semanas, el presidente de Estados Unidos se ha convertido en el vendedor ambulante de la desinformación médica más destacado del mundo. Si bien algunas pruebas muy tempranas han demostrado que la hidroxicloroquina puede influir en el curso de COVID-19, Trump está anulando a su principal asesor médico y minimizando los riesgos graves al alentar a los estadounidenses a probar el medicamento ahora mismo.

Esta descarada dispensación de consejos médicos del presidente es peligrosa en formas que van más allá del daño potencial de la droga misma. Un tiempo de estrictas directivas para el comportamiento personal y la higiene requiere una tremenda confianza en quienes dan las directivas, y comprender la realidad de que esta es una enfermedad sin una cura milagrosa. Pero en lugar de inspirar confianza, Trump ha pasado de minimizar el número de casos en Estados Unidos al truco extremadamente efectivo de los curanderos: promocionar un tratamiento no probado que atrae a las personas desesperadas con falsa confianza y mensajes confusos.

No está claro cómo funcionaría la hidroxicloroquina para tratar la COVID-19, pero el medicamento es uno de los muchos que se están estudiando con urgencia para el tratamiento de la enfermedad. Los medicamentos que se están probando incluyen aquellos que podrían bloquear la replicación viral, tales como el Remdesivir y otros que pueden atacar la forma en que el virus se une a las células humanas. Otras drogas apuntan a modular la respuesta inmune de una persona, entre ellas una clase de drogas conocidas como inhibidores de IL-6.

La hidroxicloroquina tiene el potencial teórico de afectar el virus en sí o la respuesta inmune. Además de tratar la malaria, la hidroxicloroquina es importante en el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus. En esas condiciones específicas, el medicamento efectivamente sirve para someter una respuesta inmune hiperactiva.

Sin embargo, ralentizar demasiado el sistema inmunitario podría hacer que las personas sean más susceptibles a la infección. Otras drogas que suprimen la inflamación, los esteroides y el ibuprofeno, inicialmente generaron cierto entusiasmo como métodos para controlar la respuesta inmune en COVID-19. Desde entonces han mostrado resultados mixtos y no son ampliamente recomendados.

Incluso en personas sin la enfermedad, los efectos potencialmente dañinos de la hidroxicloroquina varían desde vómitos y dolores de cabeza hasta casos de psicosis, pérdida de visión e incluso muerte súbita cardíaca. El medicamento se debe usar con precaución en personas con afecciones cardíacas y disfunción hepática, las cuales el coronavirus puede causar.

Con base en las limitadas pruebas realizadas hasta el momento, administrar hidroxicloroquina a las personas podría ser, como con la mayoría de los medicamentos que modulan el sistema inmunitario, de algún beneficio en algunas circunstancias.

Algunas personas se enfermarán más, según la fisiología subyacente, otros medicamentos que estén tomando, el momento y la dosis.

Identificando quién se beneficiará y por qué requiere datos, y se están llevando a cabo varios estudios controlados aleatorios de hidroxicloroquina.

Pero Trump se ha adelantado. El 28 de marzo, en medio de su entusiasmo constante, la FDA emitió una autorización de emergencia que permitía el uso de hidroxicloroquina para el tratamiento de COVID-19. Aún así, la agencia instó a que el medicamento se administre solo a pacientes “para quienes no hay un ensayo clínico disponible, o la participación no es factible”.

Algunos hospitales en EEUU, incluido el Hospital General de Massachusetts, han comenzado a incorporar hidroxicloroquina en los protocolos de tratamiento, a discreción de un especialista en enfermedades infecciosas. Otras instituciones han actuado con mayor precaución. En la Universidad de Washington, se aconseja a los médicos en la política de tratamiento oficial que, aunque se ha demostrado que el medicamento inhibe la replicación del virus en cultivos de células de riñón de mono, “no se ha demostrado que sea un antiviral efectivo” en organismos vivos. La Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan informa a sus médicos que “la literatura actual y la experiencia local no respaldan el uso rutinario de ningún régimen de tratamiento específico, incluida la hidroxicloroquina, para pacientes con infección confirmada por COVID-19”.

Conclusiones como estas se basan en el hecho de que el conjunto de pruebas sigue siendo pequeño y los resultados son mixtos. Un ensayo aleatorizado de 30 pacientes con COVID-19 en Shanghai no encontró diferencias en el virus detectable en el día siete, con o sin hidroxicloroquina. Otro estudio reciente sugirió que el medicamento puede ayudar con los síntomas de COVID-19, incluida la tos y la fiebre, pero solo incluyó a 62 personas con casos leves de la enfermedad, y excluyó a cualquiera con afecciones que podrían agravarse con la hidroxicloroquina. A mediados de marzo, investigadores italianos e israelíes concluyeron que había suficientes motivos para continuar investigando con el medicamento, pero que cualquier uso debería ser monitoreado de cerca. Los científicos desaconsejaron desatar ampliamente otra variable médica durante la pandemia.

En EEUU, Fauci continúa manteniendo la misma línea que el resto de la comunidad médica: optimismo cauteloso, con una estrecha vigilancia sobre los numerosos ensayos clínicos en curso. Trump, mientras tanto, se intensifica como vendedor ambulante. “¿Qué tienes que perder?” dijo el presidente en una conferencia de prensa el sábado. “Lo diré de nuevo: ¿qué tienes que perder? Tómalo. Realmente creo que deberían tomarlo. Pero es su elección. Y es la elección de su médico, o los médicos en el hospital”. En una sesión informativa ayer, interceptó una pregunta para Fauci sobre la hidroxicloroquina y le dijo al reportero que el médico no la respondería.

“¿Qué tienes que perder?” es un sentimiento oscuro de un presidente que maneja una crisis para la cual su administración no se preparó: no pudo desarrollar pruebas, no pudo comunicarse y no pudo tener máscaras faciales suficientes para los médicos. De hecho, hay mucho que perder. Los estadounidenses también necesitan hidroxicloroquina para tratar afecciones inmunes graves y enfermedades parasitarias.

Desde que Trump comenzó a promocionar la droga, la gente la ha estado acumulando y se ha agregado a la creciente lista de escasez de medicamentos. Hace dos semanas, en un intento de adquirir algo, una pareja de Arizona ingirió cloroquina, que se debe utilizar en tanques de peces. El hombre murió

En esos momentos, el atractivo de cualquier tratamiento que pueda ofrecer un rayo de esperanza es comprensible. Pero incluso si la hidroxicloroquina finalmente resulta ser segura y útil para algunas personas con la enfermedad, promocionarla constantemente distrae de las necesidades inmediatas de la crisis. Ahora no es el momento de abandonar los sistemas probados y verdaderos que mantienen a las personas seguras y crean orden. Es el momento de duplicar los sistemas desarrollados durante décadas para ayudarnos a encontrar los mejores tratamientos para las enfermedades y asegurarnos de que sean seguros y efectivos. “¿Qué tienes que perder?”, sigue la lógica de eliminar las señales tránsito de alto, colocadas en las calles, porque podrían retrasar a las personas que intentan llegar al hospital.

En sus respuestas caprichosas a esta pandemia, Trump ha dado pocas indicaciones de que respeta, o incluso comprende, las razones del proceso científico. La hidroxicloroquina podría terminar como parte del enfoque de tratamiento que un día salve vidas. Pero fuera de un proceso de prueba adecuado y mensajes claros, podría costar vidas. Dirigiéndose a un mundo en un estado colectivo de desesperación, Trump ofrece una esperanza y un fin exagerados


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.