Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Corea del Norte, Trump

Entre locos

La “Teoría del loco” ha resurgido en medio de la confrontación, hasta ahora verbal, entre Estados Unidos y Corea del Norte

Comentarios Enviar Imprimir

Estás loco. No, el loco eres tú. Bajo acusaciones mutuas de locura, el presidente estadounidense Donald Trump y el gobernante norcoreano Kim Jong-un esgrimen un argumento que, en última instancia, podría estar actuando en favor del contrario en ambas partes. Para complicar aún más el asunto, el mandatario venezolano Nicolás Maduro ha entrado en esa danza de recriminaciones, donde la psiquiatría no es más que la política por otros medios. Pero, ¿algunos de ellos o todos están realmente locos o simplemente utilizando una vieja táctica, no exenta de grandes riesgos?

Algunos expertos sospechan que Trump se vale de la “Teoría del loco” (Madman theory) contra Corea del Norte como un instrumento persuasivo. De ser así, la acusación de “mentalmente desquiciado”, que le lanzó el mandatario de ese país, quizá fue un logro para él.

La idea básicamente consiste en mostrarse frente a los enemigos como alguien demasiado impredecible o dispuesto a ir al combate, para disuadirlos de actuar contra los intereses propios, informa la BBC.

Las conjeturas de que Trump podría actuar de ese modo en política exterior surgieron desde antes que asumiera la presidencia en enero.

Él mismo reivindicó la carta de la imprevisibilidad a lo largo de su campaña electoral.

“Tenemos que ser impredecibles”, respondió el año pasado cuando el diario The Washington Post le preguntó cómo actuaría ante el expansionismo chino.

“Somos totalmente predecibles. Y lo predecible es malo”.

Las sospechas de que Trump está empleando la “Teoría del loco” crecieron desde el mes pasado, cuando sorpresivamente advirtió que respondería con “fuego y furia” si Corea del Norte amenazaba a Estados Unidos.

Continuaron cobrando fuerza la pasada semana, cuando sacudió a sus homólogos de todo el mundo reunidos en la Asamblea General de las Naciones Unidos al amenazar con “destruir totalmente” a Corea del Norte.

Y el sábado se incrementaron las tensiones luego de que bombarderos B-1B y aviones de caza estadounidenses volaron cerca de la costa este de Corea del Norte como una demostración de fuerza, según comunicó el Pentágono.

Entonces, ¿realmente busca Trump que Pyongyang lo vea como un demente? ¿Y cuál sería el riesgo de hacer eso frente a un régimen tan cerrado que posee armas nucleares?

El primer presidente estadounidense al que se le atribuyó el uso de la “Teoría del loco” fue Richard Nixon (1969-1974), supuestamente para intimidar a la Unión Soviética y a Corea del Norte.

H. R. Haldeman, quien fue jefe de gabinete de Nixon, escribió que este le habló de esa teoría cuando le dijo que quería que los norvietnamitas pensaran que “podría hacer cualquier cosa” para parar la guerra de Vietnam y que recordaran que tenía en sus manos “el botón nuclear”.

Trump se ha encargado de recalcar que controla el mismo botón, y lo hizo al día siguiente de su comentario del mes pasado sobre “fuego y furia”, palabras que desde su propio Gobierno describieron como espontáneas.

Mientras su secretario de Estado, Rex Tillerson, tranquilizaba a aliados negando que hubiera una amenaza inminente de Corea del Norte, Trump usó su cuenta de Twitter para decir que su primera orden como presidente fue “renovar y modernizar” el arsenal nuclear de EEUU.

“Esperemos que nunca tengamos que usar ese poder, pero nunca habrá un tiempo en que no seamos la nación más poderosa del mundo”, agregó de inmediato el 9 de agosto.

Diversos analistas estadounidenses han planteado abiertamente desde entonces la posibilidad de que Trump esté haciendo algo similar a Nixon, en este caso para amedrentar a Corea del Norte.

“Podría ser que piensa que la teoría del loco es la teoría correcta aquí”, dijo David Brooks, columnista del diario The New York Times, en el programa PBS Newshour. “Creo que puede ser muy eficaz, siempre y cuando no estés realmente loco”.

Sin embargo, por tratarse de una estrategia que debería seguirse sin anunciarla expresamente, siempre habrá dudas sobre la “Teoría del loco”.

Es probable que Trump no se ande con vueltas y quiera advertir de veras al mundo sobre el riesgo de una guerra devastadora con Corea del Norte si EEUU “se ve obligado a defenderse o a defender a sus aliados”, como dijo en la ONU.

Sin embargo, otros analistas se interrogan si el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, se comporta de forma tan impredecible como parece.

Joan Hoff, una historiadora que ha publicado libros sobre Nixon y política exterior de EEUU, sostuvo que ni siquiera hay una confirmación de que el expresidente haya empleado la “Teoría del loco” como dijo Haldeman.

“Siempre se usa sobre Nixon, pero Nixon sabía demasiado sobre política exterior como para suscribir un enfoque tan simplista”, dijo Hoff a BBC Mundo.

No obstante, opinó que “probablemente es cierto cuando se aplica a Trump, porque no sabe nada sobre política exterior”.

Ante la duda, han surgido varias advertencias de que la propia imprevisibilidad puede ser peligrosa.

“Puede haber (…) algún mérito en la Teoría del loco hasta que te encuentras en una crisis”, dijo David Petraeus, general retirado de EEUU, en una discusión que tuvo lugar en la Universidad de Nueva York hace algunos días.

“No quieres que el otro lado piense que puedes ser lo suficientemente irracional como para conducir un primer ataque o hacer algo, ya sabes, lo que se llama ‘impensable’”, advirtió.

También muchos creen que el líder norcoreano Kim Jong-un utiliza la “Teoría del loco” para hacerse respetar en su región y por EEUU.

El propio Trump lo definió el viernes vía Twitter como “un loco al que no le importa morir de hambre o matar a su pueblo”.

Sin embargo, otros lo ven de forma diferente.

“Kim Jong-un no es un loco, es muy calculador… Lanzan comunicados que son muy rimbombantes y militaristas, pero él no ha tirado misiles hacia Guam, Estados Unidos o sobre Corea del Sur”, dijo Howard Stoffer, un experto en seguridad nacional que trabajó durante 25 años en el servicio exterior estadounidense.

A su juicio, hablar duro y mostrarse impredecible cuando se tiene un cargo de tanta responsabilidad es contrario a los intereses globales.

“Es lógica de calle, eso funciona cuando eres un chico en el barrio y hay pandillas. No funciona en la diplomacia internacional”, dijo Stoffer a BBC Mundo. “El mundo funciona si tiene estabilidad y todos son previsibles”.

Para los cubanos, el mejor ejemplo que conocen de un uso eficiente de la “Teoría del loco” está representado por el fallecido gobernante Fidel Castro.

Todo el historial de Castro se define, desde sus inicios políticos, por una conducta volátil, de apariencia impredecible, volcánica y sin medir riesgos.

El calificativo de “loco” siempre fue recurrente no solo entre los enemigos de Castro. También sus aliados, con supuesta o real admiración, se referían a dicho atributo, aunque por supuesto en un tono admirativo.

En realidad, Castro actuó siempre de una manera calculadora —calificativo que en igual sentido puede valorarse de forma positiva o negativa— y con una completa evaluación de los riesgos que asumía. Sus “locuras” por lo general estuvieron relacionadas con planes económicos, cuyos fracasos terminaban afectando la vida de los cubanos, pero no colocando su poder en riesgo.

El elemento irracional, en la conducta de un político, y en especial de los dictadores, ha jugado un papel determinante en la historia. Pero vale la pena parafrasear aquello de que, aunque todos los dictadores “locos” han resultado similarmente perjudiciales para sus pueblos, algunos han sido menos iguales que otros: Hitler y Stalin, para citar el caso más recurrente. En estos casos, quizá lo peor no se limite al loco, sino a las ocasiones en que en el loco y el idiota coinciden en el mismo déspota.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.