Actualizado: 26/02/2024 13:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Kissinger, China

Henry Kissinger (1923-2023)

Fue el único estadounidense que trató con todos los líderes chinos, desde Mao hasta Xi Jinping

Comentarios Enviar Imprimir

Pocos diplomáticos han sido celebrados y vilipendiados con tanta pasión como Henry Kissinger. Considerado el secretario de Estado más poderoso en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, fue aclamado alternativamente como un ultrarrealista que reformuló la diplomacia para reflejar los intereses estadounidenses y fue denunciado por haber abandonado esos valores estadounidenses, particularmente en el ámbito de los derechos humanos, si él pensaba que ello servía a los propósitos de la nación, escribe David E. Sanger en el extenso obituario de The New York Times, de quien también fuera asesor político y académico.

Kissinger aconsejó a 12 presidentes (más de una cuarta parte de los que han ocupado el cargo), desde John F. Kennedy hasta Joseph R. Biden Jr.

Con una comprensión académica de la historia diplomática, el impulso de un refugiado judío alemán para triunfar en su tierra de adopción —un profundo pozo de inseguridad y un acento bávaro de toda la vida que a veces añadía un elemento indescifrable a sus pronunciamientos— transformó casi todas las relaciones globales que tocó. En un momento crítico de la historia y la diplomacia de Estados Unidos, ocupó el segundo lugar en el poder solo después del presidente Richard M. Nixon.

Kissinger se incorporó a la Casa Blanca de Nixon en enero de 1969 como asesor de seguridad nacional y, tras su nombramiento como secretario de Estado en 1973, conservó ambos títulos, una rareza. Cuando Nixon renunció, permaneció bajo el gobierno del presidente Gerald R. Ford.

Las negociaciones secretas de Kissinger con lo que entonces todavía se llamaba la China Roja llevaron al logro de política exterior más famoso de Nixon. Concebido como un paso decisivo de la Guerra Fría para aislar a la Unión Soviética, abrió el camino hacia la relación más compleja del mundo, entre países que a la muerte de Kissinger constituyen la mayor economía del mundo (Estados Unidos) y la segunda economía más grande, completamente entrelazados y, sin embargo, constantemente en desacuerdo a medida que se avecina una nueva guerra fría.

Durante décadas siguió siendo la voz más importante del país en la gestión del ascenso de China y los desafíos económicos, militares y tecnológicos que plantea. Fue el único estadounidense que trató con todos los líderes chinos, desde Mao hasta Xi Jinping. En julio, cuando tenía 100 años, se reunió con Xi y otros líderes chinos en Beijing, donde lo trataron como a un miembro de la realeza visitante, incluso cuando las relaciones con Washington se habían vuelto conflictivas.

Involucró a la Unión Soviética en un diálogo que se conoció como distensión, que condujo a los primeros tratados importantes de control de armas nucleares entre las dos naciones. Con su diplomacia itinerante, sacó a Moscú de su posición como potencia importante en Medio Oriente, pero no logró negociar una paz más amplia en esa región.

A lo largo de años de reuniones en París, negoció los acuerdos de paz que pusieron fin a la participación estadounidense en la guerra de Vietnam, logro por el que compartió el Premio Nobel de la Paz de 1973. Lo llamó “paz con honor”, pero la guerra estaba lejos de terminar y los críticos argumentaron que podría haber hecho el mismo trato años antes, salvando miles de vidas.

En dos años, Vietnam del Norte había invadido al Sur antes respaldado militarmente por Estados Unidos. Fue un final humillante para un conflicto que desde el principio Kissinger había dudado que Estados Unidos pudiera alguna vez ganar.

Para sus detractores, la victoria comunista fue la conclusión inevitable de una política cínica cuyo objetivo era crear un espacio entre la retirada estadounidense de Vietnam y lo que vendría después. De hecho, en los márgenes de las notas de su viaje secreto a China en 1971, Kissinger garabateó: “Queremos un intervalo decente”, sugiriendo que simplemente buscaba posponer la caída de Saigón.

Pero cuando terminó ese intervalo, los estadounidenses habían abandonado todas las expectativas respecto a Vietnam: ya no estaban convencidos de que los intereses estratégicos de Estados Unidos estuvieran vinculados al destino de ese país.

Como resultó en el caso de Vietnam, la historia ha juzgado parte del realismo de Kissinger durante la Guerra Fría bajo una luz más dura de lo que generalmente se consideró en ese momento.

Con la mirada fija en la rivalidad entre las grandes potencias, a menudo Kissinger estaba dispuesto a ser crudamente maquiavélico, especialmente cuando trataba con naciones más pequeñas a las que a menudo consideraba peones en la batalla mayor.

Fue el arquitecto de los esfuerzos de la administración Nixon para derrocar al presidente socialista democráticamente elegido de Chile, Salvador Allende.

También Kissinger fue acusado de violar el derecho internacional al autorizar el bombardeo secreto de Camboya en 1969-70, una guerra no declarada contra una nación aparentemente neutral.

Su objetivo era erradicar a las fuerzas procomunistas del Vietcong que operaban desde bases al otro lado de la frontera en Camboya, pero el bombardeo fue indiscriminado: Kissinger dijo a los militares que atacaran “cualquier cosa que vuele o se mueva”. Al menos 50.000 civiles murieron.

Cuando el ejército de Pakistán, respaldado por Estados Unidos, estaba librando una guerra genocida en Pakistán Oriental, ahora Bangladesh, en 1971, él y Nixon no solo ignoraron las peticiones del consulado estadounidense en Pakistán Oriental para detener la masacre, sino que aprobaron envíos de armas a Pakistán, incluido el traslado aparentemente ilegal de 10 cazabombarderos desde Jordania.

Kissinger y Nixon tenían otras prioridades: apoyar al presidente de Pakistán, que servía como conducto para las entonces secretas propuestas de Kissinger hacia China. Una vez más, el coste humano fue terrible: al menos 300.000 personas murieron en Pakistán Oriental y 10 millones de refugiados fueron expulsados a la India.

En 1975, Kissinger y el presidente Ford aprobaron en secreto la invasión de la antigua colonia portuguesa de Timor Oriental por parte del ejército indonesio respaldado por Estados Unidos. Después de la pérdida de Vietnam, hubo temores de que el gobierno izquierdista de Timor Oriental también pudiera volverse comunista.

Kissinger le dijo al presidente de Indonesia que la operación debía tener éxito rápidamente y que “sería mejor si se hiciera después de nuestro regreso” a Estados Unidos, según documentos desclasificados de la biblioteca presidencial de Ford. Más de 100.000 timorenses orientales fueron asesinados o murieron de hambre.

Kissinger desestimó a los críticos de estas medidas diciendo que no tuvieron que encarar el mundo plagado de malas decisiones que le tocó a él. Pero sus esfuerzos por sofocar las críticas con frases sarcásticas solo las inflamaron.

“Lo ilegal lo hacemos de inmediato”, bromeó más de una vez. “Lo inconstitucional tarda un poco más”.

Más información:


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.