Actualizado: 16/10/2019 8:52
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Gran Bretaña

Tony Blair pone fecha a su partida

El actual ministro de Finanzas, Gordon Brown, es el favorito para hacerse con el liderazgo del Partido Laborista, según dicen expertos.

Enviar Imprimir

El primer ministro británico, Tony Blair, anunció este jueves que dejará su cargo el 27 de junio, tras gobernar durante 10 años, informó la AFP.

"Hoy anuncio mi decisión de abandonar el liderazgo del Partido Laborista. El partido va a elegir un nuevo líder. El 27 de junio entregaré mi renuncia del cargo de primer ministro a la reina" Isabel II, anunció Blair en un discurso impregnado de emoción.

El anuncio, pronunciado en un pequeño pueblo del noreste de Inglaterra, puso fin a meses de especulaciones y abrió el camino para la batalla por el liderazgo del gobernante Partido Laborista, que todos los analistas apuestan será ganada por el ministro de Finanzas, Gordon Brown.

"He sido primer ministro de este país por algo más de 10 años. En este cargo, en el mundo actual, creo que es tiempo suficiente para mí, pero especialmente para el país", admitió Blair durante su discurso en el club laborista de Trimdon (noreste de Inglaterra) donde en junio de 1994 lanzó su campaña por el liderazgo laborista.

"He regresado aquí, a Sedgefield, mi circunscripción, donde empezó mi viaje político y donde pienso que es conveniente que termine", dijo Blair, que empezó su discurso con un tributo a su esposa Cherie, a la que calificó de "excepcional amiga y compañera".

Blair defendió el balance de sus diez años en el poder, destacando sus logros económicos y sociales, aunque reconoció que el veredicto final está en manos de los británicos.

"Evidentemente se harán juicios sobre mi mandato, y en última instancia son ustedes que los harán. Pero les pido que acepten una cosa: con la mano en el corazón, yo hice lo que pensé era lo correcto", afirmó Blair, que dejó en esos momentos deslizarse una lágrima.

Tras el anuncio, en Washington, la Casa Blanca saludó a Tony Blair como un "dirigente extraordinario", un "amigo y aliado" del presidente George W. Bush.

Blair informó el jueves por la mañana a su gabinete de sus intenciones de abandonar el cargo en una reunión en Downing Street antes de tomar un avión rumbo a Sedgefield, donde se convirtió en diputado en 1983, dando inicio a su fulgurante trayectoria política.

Se prevé que Brown lance el viernes su candidatura al cargo de Blair, para lo cual necesita el respaldo de 44 diputados. Se espera también que el primer ministro, que no mencionó a Brown en su discurso, le brinde su apoyo.

El anuncio de Blair "es el pistoletazo para que Gordon (Brown) se afirme como un líder independiente", afirmó Patrick Dunleavy, de la London School of Economics. "Es un cambio de época en la política británica", subrayó el analista.

Si bien varios laboristas han anunciado que postularán al cargo que deja vacante Blair —entre ellos John McDonnel y Michael Meacher, del ala izquierda del partido—, todos coinciden en que, salvo imprevistos, Brown será el próximo líder.

Al obtener la corona del partido, al término de un proceso que durará unas siete semanas, Brown se convertirá automáticamente en primer ministro, hasta las próximas elecciones generales, que se prevé tendrán lugar en el 2009 ó 2010.

"Hay ahora 600.000 puestos vacantes en la economía. En realidad, hay ahora uno más, tras los recientes anuncios", bromeó un sonriente Gordon Brown el jueves en el Parlamento.

La única duda que queda es quién será el sucesor del viceprimer ministro John Prescott, que partirá al mismo tiempo que Blair.

Aunque el gobierno de Blair logró un incuestionable desempeño económico e impulsó la pacificación de Irlanda del Norte, su partida del poder será acompañada de pocos aplausos, principalmente por su decisión de aliarse con Estados Unidos para invadir Irak.

En el pequeño pueblo donde inició Blair su larga despedida del poder, un grupo de manifestantes lo atacó el jueves por su decisión de enviar tropas británicas a la guerra de Irak.

"¡La policía ha rodeado el edificio, salga con las manos en alto, usted es buscado por crímenes de guerra!", gritó uno de los manifestantes.

Un sondeo publicado el jueves por el periódico The Guardian indicó que un 60% de los británicos considera que Blair fue una fuerza de cambio en Gran Bretaña, aunque sólo un 44% de ellos opina que su acción benefició al país.