Actualizado: 29/05/2020 12:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Trump, Coronavirus

Y de pronto, Trump descubrió las medidas «socialistas»

El último enfoque presidencial difiere de la aproximación que por largo tiempo han priorizado los republicanos: recurrir a las políticas fiscales —y solo a estas— al enfrentar estos problemas

Comentarios Enviar Imprimir

El presidente Donald Trump ahora está presionando para enviar a los estadounidenses cheques de cuatro cifras, establecer amplios programas de rescate corporativo y prestar miles de millones de dólares a pequeñas empresas para que puedan seguir pagando sus facturas.

Este enfoque difiere de la aproximación que por largo tiempo han priorizado los republicanos. Recurrir a las políticas fiscales —y solo a estas— al enfrentar problemas de esta categoría.

Un cambio radical para un Partido Republicano que hace solo unas semanas estaba criticando al socialismo.

La nueva serie de propuestas adopta filosofías popularizadas por un campo de candidatos presidenciales demócratas, como dar a la población dinero del gobierno e imponer condiciones estrictas sobre el bienestar corporativo, informa Politico.

“Tanto la Casa Blanca como los demócratas tienden a creer que ayudar a los trabajadores afectados por el cierre con pagos directos en efectivo es la mejor y es la estrategia correcta”, dijo el senador demócrata Tim Kaine de Virginia. “Aunque no a todos los republicanos les gusta esa idea”.

La Casa Blanca espera que acciones de este tipo ayuden a rehabilitar a Trump, en momentos en que es fuertemente atacado por su vacilante enfoque del nuevo coronavirus en los últimos dos meses y su incapacidad para solucionar, problemas que continúan hasta la fecha: Estados Unidos aún no tiene suficientes kits de prueba para conocer la gama completa de estadounidenses potencialmente infectados por el coronavirus; la pandemia se ha extendido a los 50 estados y la falta de confianza en los esfuerzos de la administración, combinada con el cierre de empresas, escuelas y restaurantes, ha provocado fuertes caídas en el mercado de valores, que Trump siempre ha visto como fundamental en cualquier votación y juicio sobre su presidencia. Trump ha tratado una amenaza urgente como si fuese un problema de relaciones públicas, combinando la negación con frenéticas acusaciones a los demás.

Durante su visita a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Trump dijo que tenía un don natural para comprender la ciencia de las pandemias, porque su tío era un físico nuclear en el MIT. Una declaración como para que ningún estadounidense duerma tranquilo por un buen tiempo.

Algo parecido a la formulación de Rush Limbaugh a sus radio-escuchas, de que el coronavirus “no era más que un resfriado común”.

El objetivo de la administración esta semana incluye impulsar a través del Congreso otro paquete de estímulo económico que probablemente supere los $1,3 billones, cuya pieza central serán los cheques enviados directamente a millones de estadounidenses.

Los pagos directos han recibido una recepción mucho mejor en el Congreso que la propuesta anterior del presidente, de recortar o suspender el impuesto sobre la nómina, una medida que habría ayudado tanto a los empleados como a los empleadores.

Otros $50 mil millones en préstamos apoyarían a las aerolíneas. La administración Trump apoya los límites para aumentar la compensación ejecutiva y reducir el servicio, pero los demócratas están presionando por disposiciones más estrictas.

La industria de las aerolíneas es un ejemplo de las grandes corporaciones que, desde la llegada de Trump a la presidencia, se han estado beneficiando con las políticas del mandatario. Al igual que otras, los ejecutivos de aviación no destinaron los grandes ingresos recibidos tras la reforma fiscal trumpista en la ampliación y mejoras de sus empresas, sustanciales beneficios para sus empleados y acumulación de un fondo de reserva. A lo que dedican este dinero fue a comprar acciones y dedicarse al juego bursátil.

Al igual que en otros casos, esta situación llevó a un considerable aumento del volumen y los valores en el mercado bursátil, algo que en los últimos años Trump se ha dedicado a exaltar hasta el cansancio, y los fanáticos que lo siguen a gritar desde las gradas.

Sin embargo, han bastado poquísimas semanas para barrer toda esa euforia sobre la Bolsa.

Al no especificar la propuesta del Tesoro qué industrias podrían acceder a ese fondo de $150 mil millones, se ha desencadenado una feroz lucha de cabildeo entre hoteles, cruceros, la industria del turismo y los minoristas, todos los cuales han estado en contacto cercano con la Casa Blanca sobre las repentinas y bruscas caídas en sus negocios.

Mientras las negociaciones continuaban el jueves entre bastidores, el Departamento de Trabajo de Estados Unidos publicó estadísticas preocupantes sobre el mercado del empleo en medio de la pandemia, informa la AFP.

Los pedidos semanales de subsidios por desempleo aumentaron fuertemente (+70.000) como consecuencia del impacto económico de la pandemia, hasta las 281.000 nuevas solicitudes en datos corregidos por variaciones estacionales en la semana que terminó el 14 de marzo.

Se trata del nivel más alto desde septiembre de 2017, precisó en un comunicado.

La cifra supera las proyecciones de los analistas, que esperaban 220.000 nuevas inscripciones a este seguro.

El aumento es “claramente atribuible a los impactos” del coronavirus, señaló el ministerio, que añadió que en numerosos estados hubo un aumento de los despidos vinculados a la pandemia, especialmente en los sectores de la hotelería, los restaurantes y el transporte.

Medidas como el cierre de bares o restaurantes, la cancelación de vuelos, eventos y viajes por turismo para contener la expansión del mal llevan a muchos sectores a una caída de actividad.

En Estados Unidos, muchos empleos del sector servicios son precarios, pagados por día o semanalmente. Cuando la coyuntura se deteriora son las primeras víctimas, pues no existe una red de seguridad social como ocurre en Europa o en países de América Latina.

En algunos estados, como Nueva York, Oregón y Nueva Jersey, hubo un flujo tal de personas que pidieron subsidios por internet, que los sistemas se bloquearon, según la radio pública NPR.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.