Actualizado: 11/11/2019 11:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Elecciones en EE UU

Hablan los ciudadanos

Con la mente puesta en Cuba y en los problemas locales, la Florida vota en unas elecciones históricas.

Comentarios Enviar Imprimir

Estas elecciones en la Florida se llevaron muy en serio. Tan en serio que ya votaron más de dos millones de floridanos. O sea, el 20% de los electores registrados. La semana pasada hubo filas de votación que dieron la vuelta a la manzana y mucha gente tuvo que esperar más de dos horas para poder votar. Como explicaba el domingo, con cierta filosofía, Manuel Domínguez, en una larga fila frente a la biblioteca de Kendal, al sur de Miami, "mejor votar ahora por McCain, que tener que levantarse temprano el martes".

Es que el interés por estas elecciones aumentó en la misma proporción en que la campaña se fue calentando. Según fuentes de la gobernación del estado de la Florida, se rompieron récords de votación anticipada. Fue precisamente esa afluencia temprana lo que llevó al gobernador Charlie Crist a ampliar a 12 horas el horario, por primera vez en la historia del estado.

En Miami-Dade, donde el 41% de los electores se registraron como demócratas y 37% como republicanos —el restante 21% son independientes—, la economía no es la única preocupación del electorado. Cuba también está en el pensamiento. Y, principalmente, lo que haría el candidato Barack Obama al respeto. El demócrata ha dicho que no tiene problemas en conversar con adversarios de Estados Unidos, con algunas condiciones previas, pero la idea en sí ha asustado a muchos.

"Me preocupa que nos venda un socialismo encima, como el que dejamos en Cuba, si gana Obama", dijo María Lourdes Roseño, una cubanoamericana ama de casa, que aguantó estoicamente bajo un sol inclemente, por hora y media, para poder depositar su voto. No dijo por quién lo hizo. "El voto es secreto, pero pensé en Cuba", explicó.

Papeletas cubanoamericanas

Ha sido precisamente el tema de Cuba lo que radicalizó la campaña. Los republicanos se aferraron firmemente a la política implantada por el presidente George W. Bush el año 2004, que incrementó las restricciones de viajes y el envío de remesas, y dieron su apoyo irrestricto al candidato presidencial John McCain. Y los demócratas, sin abdicar del embarco económico, hicieron del levantamiento de restricciones su caballo de batalla. Los tres aspirantes se unieron en bloque detrás de la candidatura de Obama a la Casa Blanca.

"No tengo por qué arrepentirme de luchar por la libertad de Cuba. Lo que cuenta es mi expediente de servicio", ha dicho en muchas ocasiones el representante Lincoln Díaz-Balart.

Su oponente, el alcalde de Hialeah, Raúl Martínez, tampoco cree que él tenga que arrepentirse de eso. "El problema es que todos estos años que ha estado en Washington, sólo habla de Cuba, y por eso el distrito está como está, y Castro sigue allí en el poder. Nosotros no estamos aquí para ser candidatos a distritos en Cuba, sino en Estados Unidos. Hay que resolver los problemas de nuestra gente aquí", dijo Martínez a CUBAENCUENTRO.com.

En esta contienda, los demócratas se lanzaron con fuerza para desbancar a los congresistas republicanos Ileana Ros Lehtinen y los hermanos Lincoln y Mario Díaz-Balart. Postularon a Martínez, Joe García y Annette Taddeo. E, inesperadamente, en la recta final de la campaña, la fuerza e influencia política de todos ellos fue puesta a prueba cuando dos huracanes azotaron la isla de Cuba, y en el sur de la Florida comenzó un movimiento espontáneo de envío de ayuda a las víctimas del desastre natural.

No dio muchos resultados. Si por un lado La Habana se negó a recibir ayuda de Estados Unidos, por otro ni demócratas o republicanos lograron ponerse de acuerdo para usar el mecanismo de las remesas familiares para enviar ayuda. Desde el inicio, los republicanos argumentaron que si el gobierno de La Habana no quería recibir ayuda, pues que no fuera enviada. Los demócratas propusieron la concesión de licencias especiales para permitir el envío de dinero directo, pero apenas lo lograron, parcialmente, cuando el Departamento del Tesoro otorgó a la Fundación Nacional Cubano Americana, una licencia especial para el envío de $250.000, pero no la renovó. Y el tema cayó en el olvido.

Hasta el domingo, cuando Juan Suárez —un joven de 24 años, cubanoamericano, que llegó a Miami en 1995— se aprestaba a votar anticipadamente en la biblioteca de Kendall, y no ocultaba sus intenciones ni razones. "Voy a votar por Obama porque los demócratas dejaran que yo vaya a ver a la vieja o enviarle dinero", dijo, refiriéndose a su mamá, que vive en la provincia de Matanzas.

Al son de Albita

En las últimas 36 horas, los republicanos trajeron la batalla al sur de la Florida. McCain estuvo en tres puntos del estado, incluyendo Miami —donde el domingo por la noche hizo esperar a unos 1.000 partidarios durante 5 horas, mientras la cantante Albita los entretenía a pleno pulmón—, lo que, según el senador cubanoamericano Bob Menéndez, es un indicio de fragilidad.

""El simple hecho de que se preocupen con la Florida, demuestra que nuestra campaña aquí va bien, porque si no, no estarían dando batalla en un estado donde han ganado dos presidenciales seguidas", dijo Menéndez a CUBAENCUENTRO.com.

El fin de semana pasado, cada vez que se le preguntaba a los republicanos por eso, la respuesta del portavoz Carlos Curbelo era invariablemente la misma: "El martes [hoy] hablaran los votantes". Pero no más que eso.

Electores registrados en la Florida Cantidad %
Demócratas 4.453.008 41%
Republicanos 3.954.889 37%
Independientes 2.336.198 22%
Electores registrados en Miami-Dade Cantidad
Demócratas 523.721
Republicanos 373.025
Independientes 290.040

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.