Actualizado: 20/11/2017 9:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Disidencia, Oposición, UNPACU

“Who’s who” en la oposición

¿Dónde está “el liderazgo y activismo real, visible y que en verdad avanza entre el pueblo” cubano? La disidencia dentro de la disidencia continúa en aumento

Comentarios Enviar Imprimir

El líder de UNPACU, José Daniel Ferrer, acaba de reconocer en West Palm Beach que, “por nuestro más o menos defectuoso trabajo”, los opositores cargan con su tanto de culpa en la continuidad de la dictadura castrista tras la desunión post-soviética.

Luego de discernir que unos actúan con mucho amor, pero pocos conocimientos y mala o defectuosa información, mientras otros tienen muchos conocimientos y buena información, pero actúan con poco amor, Ferrer sube la parada con que algunos fingen firme compromiso, pero en vez de motivar y animar a la gente a sumarse, desprestigian la lucha por la democracia en Cuba con acciones que se orientan a emigrar a Estados Unidos.

Sin embargo, Ferrer deja todo en abstracto y se apea con que “no hace falta graduarse en psicología y sociología en Harvard, para saber quiénes son unos y quiénes los otros”. De ahí pasa a descargar otro tanto de culpa sobre entidades y personas que, fuera de la Isla, “sobredimensionan el liderazgo de activistas cuyo potencial es mínimo o inexistente y no ven, o ven y no apoyan debidamente el liderazgo y activismo real, visible y que en verdad avanza entre el pueblo”.

Un seguroso en la azotea

No hay que graduarse de nada para percatarse de que dar por sabido algo tan delicado es pura intriga en medio del pugilato por “la ayuda”. Luego de insistir —sin dar un solo nombre— en que para separar los buenos de los malos no se precisa tampoco haberse graduado en Yale, Ferrer añade: “ni trabajar para la CIA o el Mossad [ni] para el MI6 del Reino Unido o el FSB de Rusia [ni] el CNI de España”.

No en balde ensalza su organización con que “tiene activistas, activismo, patriotismo, valor, programa, estrategia, tácticas, proyectos”, amén de llevar a cabo “labor de inteligencia y contrainteligencia”. Solo que el único indicio a este último respecto dejó mucho que desear: el 27 de noviembre de 2014, Ferrer advirtió que, “según fuentes del MININT consultadas por UNPACU, Raúl Castro habría dado la orden de liquidar, por todos los medios, a la oposición más activa, UNPACU y Damas de Blanco, en un período de tres meses”.

Lista negra

A contra-corriente de la contra-inteligencia del anticastrismo barato, que se desfoga en lisonjas ante cualquier disparate de la oposición, Ferrer arremete contra quienes:

  • Dentro de Cuba, “inventan e inflan proyectos y activismo, y los hay bastante, para recibir apoyo económico e ir viviendo, viajar al extranjero, o ir construyendo su imagen…”
  • En el exilio, “no son capaces de donar desinteresadamente una hora de su trabajo a los verdaderos patriotas que luchan dentro, pero sí nos tratan de hipnotizar como serpiente a su víctima para pedir, en nuestro nombre, algún grant (subvención).

Como si todo el mundo supiera de quienes está hablando y sin tener en cuenta que la desesperación y el embullo forjan ilusiones en el exilio con gente que “hasta el bobo de la yuca puede darse cuenta que no van a resolver nada”, Ferrer transfigura su renuencia a hablar claro en culpa de los demás: “Nadie me pregunte quiénes son. Quien no sepa quiénes son o diga que no sabe, es porque no quiere saberlo o finge que no está enterado”.

Disidencia en la disidencia

De este modo opaco Ferrer aboga por “la unidad con mayúsculas” y repite aquello de que “cada vez estamos más cerca de la libertad y la dictadura más cerca de su fin”, pero sin darnos indicios racionales de que así sea.

Todo parece indicar que sus declaraciones traen su causa del enésimo episodio de fisura en la oposición, que saltimbanquis de la blogósfera cubiche se apresuraron a minimizar con jueguitos lingüísticos.

UNPACU se levantó de la Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD) y lo mismo hicieron el Frente Anti-totalitario Unido (FANTU), el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) y la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA). Así continúa la rima de desunión que dio cuenta ya de Espacio Abierto, Agenda para la Transición y otras tantas coaliciones de grupos disidentes que tiran cada cual para su lado. Ferrer asevera que la mayúscula unidad se alcanzará con opositores que sean “realistas y justos, patriotas conscientes y desinteresados”, pero ya de esa idea solo queda su enemigo.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

El opositor cubano José Daniel FerrerFoto

El opositor cubano José Daniel Ferrer.