Ir al menú | Ir al contenido

Actualizado: 04/07/2022 9:21

Turismo, Pandemia, República Dominicana

Varadero – Punta Cana

¿Qué habría pasado si en lugar de ir a Punta Cana, en un momento de locura total se me hubiese antojado ir a Varadero?

Hace casi exactamente tres años escribí un artículo con un título muy similar a este[1] el cual recibió una notable acogida a la cual contribuyó activamente aquel troll habitual en estas páginas hoy en día totalmente desaparecido. Releí lo que en aquel momento escribí y lo comparé con mi experiencia hace una semana cuando venciendo mis lógicos temores visité nuevamente Punta Cana junto a mi esposa y dos nietas.

Lo que señalaba en aquel momento se mantiene y en realidad ha mejorado notablemente, por ejemplo, me encontré un aeropuerto aún más eficiente, con unos aduaneros menos intrusivos y ya no cobran los $10 que por pasajero cobraban a su llegada, son mejoras sin lugar a duda, pero lo que me llamó la atención fueron las medidas sanitarias de obligatorio cumplimiento tanto por turistas como por el personal del aeropuerto, todo muy sensato sin grandes aspavientos.

Para entrar a República Dominicana los requisitos de ingreso son: los viajeros ya no necesitan proporcionar una prueba PCR o covid-19 negativa a su llegada, en los aeropuertos y otros puertos de entrada realizarán una prueba de aliento rápida y aleatoria a entre el 3 % y el 15 % de los pasajeros y todos aquellos que presenten síntomas a su llegada[2].

A mi llegada al hotel encontré que lo que ya había observado en el aeropuerto era cumplimentado en el mismo, todo el personal con mascarilla y con una sumamente cortés exigencia a que los turistas usaran las mismas en zonas como el lobby, la parte de los restaurantes donde se seleccionaban los alimentos y donde se pedía también manera muy cortés, pero firmemente, el uso de los desinfectantes para las manos. En las piscinas y otros lugares al aire libre no había ninguna exigencia para el uso de las mascarillas, aunque la empleomanía la usaba continuamente.

La demanda de la aerolínea de que se presentasen pruebas de no estar infectado con la covid-19 efectuadas con un máximo de tres días antes de tomar el avión de regreso estaba perfectamente organizada por la administración del hotel y los resultados nos fueron entregados digitalmente y en documentos oficiales a las 48 horas de efectuada la prueba. A mi pregunta de qué pasaría si alguien diese positivo la respuesta fue que el hotel tenía habitaciones preparadas para una cuarentena de 10 días para esos casos y el hotel corría con todos los gastos de alojamiento, alimentación y atención médica.

Qué habría pasado si en lugar de ir a Punta Cana, en un momento de locura total se me hubiese antojado ir a Varadero, algo muy diferente: en primer lugar, al llegar al aeropuerto de Varadero hubiese tenido que sufrir los rigores de unos aduaneros resentidos y en búsqueda de recibir algún ‘estímulo’ para mejorar su disposición hacia el turista, que generalmente es alguien, en especial si es de origen cubano, en el cual descargar su pequeñísima cuota de poder. Pero en realidad el problema de caer bajo el control de un sistema surrealista comienza cuando la primera exigencia es que: “Para arribar a Cuba es obligatorio poseer un resultado negativo de prueba RT-PCR de diagnóstico de la covid-19, realizado 72 horas antes del viaje, y certificado por laboratorios de su país de origen”[3].

Pero ello no es suficiente debe contar además con póliza de seguro que cubra la COVID-19 y como colofón para desestimular cualquier interés turístico: “Para los viajeros por turismo individual y los cubanos residentes o no, es obligatorio realizar un periodo de “cuarentena” de 6 noches y 7 días; excepto para quienes arriben por los aeropuertos de La Habana y Santiago de Cuba, los cuales permanecerán aislados por un periodo de 5 noches y 6 días.”[4]

En que mente cabe pensar que estas medidas pueden convertir los polos turísticos en Cuba en una proposición competitiva y atractiva para el turista; ahora habría que sumarle las restricciones para el uso del dólar, es algo salidos de las mentes de los pacientes más activos e incurables de un hospital psiquiátrico. Cómo explicar esta diferencia en cuanto al tratamiento del turismo, no es posible culpar a la pandemia ya que Republica Dominicana con 10,7 millones de habitantes ha presentado 318.368 casos y 3.769 muertes; mientras que Cuba con 11,3 millones de habitantes informa de 170.854 casos casi la mitad y 1.180 muertes menos de la mitad que Republica Dominicana.[5]

A todas las medidas tomadas por el desgobierno cubano en aras de controlar y de paso asfixiar la economía se le une estas tomadas para hacer más desestimulante este sector tan importante para la economía como es el turismo y mientras tanto siguen ejecutando inversiones en hoteles que jamás podrán ver con una ocupación habitacional que justifique los recursos invertidos. Es algo inexplicable e inconcebible para una mente medianamente cuerda, es la economía más absurda y alejada de la realidad que se pueda crear, es una economía surrealista.


[1]https://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/punta-cana-varadero-333266

[2]https://viajerodigital.mitur.gob.do/

[3]https://www.mintur.gob.cu/protocolos-sanitarios-para-viajeros/

[4] Idem

[5]https://www.arcgis.com/apps/dashboards/bda7594740fd40299423467b48e9ecf6

© cubaencuentro

Relacionados

Punta Cana – Varadero

Waldo Acebo Meireles , Miami | 06/07/2018

Comentarios

Subir


En esta sección

Un Mariel silente

Waldo Acebo Meireles , Miami | 13/04/2022

Comentarios


La «Batalla Comunicacional» (I)

Francisco Almagro Domínguez , Miami | 11/04/2022

Comentarios


Cuba, tan cerca Rusia, tan lejos de Ucrania

Francisco Almagro Domínguez , Miami | 29/03/2022

Comentarios


¡Cuba derrota a Venezuela!

Waldo Acebo Meireles , Miami | 28/03/2022

Comentarios


La segunda dictadura de Batista

Carlos Espinosa Domínguez , Aranjuez | 11/03/2022


Cuba sin encanto

Alejandro Armengol , Miami | 24/02/2022

Comentarios



Rectificaciones a Silvio Rodríguez

José Gabriel Barrenechea , Santa Clara | 21/02/2022

Comentarios


Boicotean a la mujer del presidente cubano

Vicente Morín Aguado , La Habana | 17/02/2022

Comentarios


Dictadura y lenguaje (II)

Francisco Almagro Domínguez , Miami | 09/02/2022

Comentarios


Participar en el referendo es legitimar al régimen continuista

José Gabriel Barrenechea , Santa Clara | 07/02/2022

Comentarios


Subir