Ir al menú | Ir al contenido

Actualizado: 04/07/2022 9:21

Cuba, Turismo, Viajes

Una oferta muy peculiar

Lo que no menciona es que todos esos afrocubanos y activistas LGBT y los distinguidos sociólogos, economistas, politólogos e historiadores del arte son parte del aparato político del gobierno cubano

Recibí un email de The New Republic con una oferta muy peculiar: Un viaje a Cuba. El anuncio-propuesta comienza con una perogrullada: “Cuba es un país único en el mundo”, como si los demás países no fuesen únicos; lo que no señalan es que lo que hace a Cuba especialmente única es que padece de una tiranía de más de 60 años y que son capaces de sancionar a jóvenes adolescentes a ocho y más años de prisión por el simple hecho de expresar su desacuerdo con el sistema político impuesto en el país.

Esta oferta está organizada por Charles Bittner quien lleva más de veinte años organizando estos tours a Cuba e incluye un recorrido por La Habana, Cienfuegos y Trinidad donde proponen utilizar los servicios de los mejores “paladares”, el recorrido, de una semana de duración, incluirá: “funciones exclusivas en un afamado ballet y flamenco estudio privado del país; escuchar las historias de los afrocubanos y activistas LGBT”, además menciona reuniones “con distinguidos sociólogos, economistas y politólogos de grupos de expertos privados; visita museos con renombrados historiadores del arte; y disfrutar de la música cubana en conciertos privados con destacados artistas de jazz, música clásica y trova”.

Lo que no menciona es que todos esos afrocubanos y activistas LGBT y los distinguidos sociólogos, economistas, politólogos e historiadores del arte son parte del aparato político que mantiene subyugado al pueblo cubano, por ejemplo, en la búsqueda de más información encontré que en años anteriores en estos tours los conferencistas y guías incluyeron a Edel Bordón, pintor, miembro de la UNEAC el órgano oficial que reúne a artistas y escritores que mantienen una relación estrecha con el régimen; Sujatha Fernandes, de la cual desconocemos su nacionalidad excepto una referencia a que sus orígenes están en Mangalore al sur de India, actualmente es profesora de Sociología en la Universidad de Sydney, Australia, en un artículo de abril de 2019, deja en claro su simpatía hacia el régimen cubano cuando señala:

“En una era global, Cuba encontrará la manera de recrear y fomentar alianzas. En un momento en que el socialismo democrático ha regresado al lenguaje de los contendientes presidenciales y parlamentarios dominantes, y la gente está buscando una alternativa a los sistemas fallidos del capitalismo neoliberal, Cuba bien puede emerger una vez más como un faro.”[1]

De Charles Bittner, el organizador de estos eventos turísticos es poca la información que pudimos encontrar, es profesor de Sociología en St. John’s University, inexplicablemente para un profesor universitario no tiene ningún artículo, trabajo de investigación o estudio publicado al parecer su actividad fundamental se reduce a organizar estos viajes a Cuba. En 2015 promovía estos viajes por medio de The Nation[2] amparados por una licencia de OFAC[3]que no pudimos comprobar. En 2015 los tours eran más costosos que ahora e incluían estancias en hoteles como el Capri, y no se mencionaban las “paladares” y ningún establecimiento o “politólogos de grupos de expertos privados” como actualmente.

Tanto ahora cuando está patrocinado por The New Republic de corte de izquierda, como cuando lo fue por The Nation de igual tendencia, en esos tours no se incluyen contactos, conversaciones con la disidencia, ni se mencionan a los artistas en prisión por sus ideas, o a los ciudadanos que actualmente el régimen en amañados juicios condena a injustos encarcelamientos, por expresar sus ideas, en el alzamiento popular del 11 de julio 2021

No me fue fácil encontrar en cuál de las doce categorías autorizadas de viajes a Cuba[4] encajaba esta promoción, la que quizás más se acerca, es la número cuatro, pero en mi criterio no cubre todas las actividades que tiene programado el tour, tampoco sé si tienen o no la licencia de la OFAC y si cumple con las regulaciones de la OFAC del 24 de septiembre de 2020, que entre otras prohibiciones incluye: “hospedarse, pagar por hospedaje… para alojarse, en cualquier propiedad que el secretario de Estado haya identificado como una propiedad en Cuba que sea propiedad o esté controlada por el gobierno cubano; un funcionario prohibido del gobierno de Cuba… un miembro prohibido del Partido Comunista de Cuba… un pariente cercano… de un funcionario prohibido del gobierno de Cuba, o un pariente cercano de un miembro prohibido del Partido Comunista de Cuba”.

No parece muy fácil cumplir con estas prohibiciones, pero de seguro los clientes de Charles Bittner no van a dormir en el parque, ni bajo un puente, pero no sería mala idea que encontraran alojamiento en el barrio de San Isidro.


[1]https://nacla.org/news/2019/04/01/ship-adrift-cuba-after-pink-tide

[2]https://www.thenation.com/cuba-test/

[3] La Oficina de Control de Activos Extranjeros (‘OFAC’) del Departamento del Tesoro de EEUU administra y hace cumplir las sanciones económicas y comerciales basadas en la política exterior de EEUU y los objetivos de seguridad nacional.

[4]https://help.cbp.gov/s/article/Article-243?language=es

© cubaencuentro

En esta sección

Dilemas de la guerra

Rafael del Pino , EEUU | 13/04/2022

Comentarios



Rusia, la URSS y el petróleo

Alejandro Armengol , Miami | 04/04/2022

Comentarios


La madre de todas las conspiraciones (III)

Ariel Hidalgo , Miami | 31/03/2022

Comentarios


Sobre la guerra en Ucrania

Rafael del Pino , EEUU | 28/03/2022

Comentarios


Una opinión experta

Waldo Acebo Meireles , Miami | 23/03/2022

Comentarios


La madre de todas las conspiraciones (II)

Ariel Hidalgo , Miami | 21/03/2022

Comentarios


La calle del espía

Alejandro Armengol , Miami | 18/03/2022

Comentarios


La madre de todas las conspiraciones (I)

Ariel Hidalgo , Miami | 16/03/2022

Comentarios



Subir