Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 23/04/2014 11:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sistema Penitenciario, Derechos Humanos

Las leyes cubanas “aseguran” el respeto a los derechos individuales de los reclusos, señala “Granma”

“Puedo afirmar con responsabilidad que Cuba cuenta con un sistema permanente para la revisión, supervisión y control sistemático de los centros penitenciarios y lugares de detención que ha demostrado efectividad”, indicó la jefa de Control de la Legalidad en las cárceles cubanas

Comentarios Enviar Imprimir

Desde 1959 las leyes cubanas garantizan el respeto a los derechos individuales de los presos cubanos, a diferencia del sistema penitenciario anterior, “caracterizado por la corrupción judicial y el trato inhumano a los sancionados”, aseguró este sábado el rotativo oficialista Granma.

El órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC, único) publica hoy, “a propósito del Día de los Derechos Humanos” celebrado cada año en todo el mundo el 10 de diciembre, una entrevista a la Fiscal Jefa de la Dirección de Control de la Legalidad en Establecimientos Penitenciarios de la Isla, Hortensia Bonachea Rodríguez, donde la funcionaria asevera que “los derechos” de los presos, “consignados” en la legislación cubana, “tienen concreción práctica en la obra de la Revolución”.

Según el rotativo, fue en “la etapa revolucionaria” que la política penitenciara se “transformó” para “garantizar una atención integral y digna de la condición humana”, lo que quedó refrendado en la Constitución de 1976, “uno de los ejercicios más democráticos realizados por el pueblo cubano”.

En la entrevista titulada “Dignidad, igualdad y no discriminación en los derechos humanos”, Bonachea Rodríguez manifiestó que “a pesar de múltiples crisis económicas y el acecho y amenazas a que hemos estado sometidos, podemos hablar de dignidad, de no discriminación y también de igualdad, no solo la teórica ante la Ley, sino de una igualdad real en la sociedad”.

Añadió que la legislación encargada de regular las penas y medidas privativas de libertad “se aplican de manera imparcial sin hacer distinción de raza, color, sexo, origen nacional, creencias religiosas y cualquier otra lesiva a la dignidad humana”.

La funcionaria citó como “logros del sistema penitenciario” cubano la creación de un “subsistema educacional” en las cárceles de la Isla, así como “la incorporación voluntaria” de los presos al trabajo con remuneración salarial.

Indicó que la política penitenciara “armoniza con las normas internacionales” y facilita “la ayuda económica” a familiares de reclusos que la requieran, “previa solicitud” de presos o sus familias.

Subrayó como “particularidad” del sistema carcelario cubano el “derecho” de los presos a “progresar de régimen”, es decir, a la reducción de la sanción de 60 días por año cumplido, a la libertad condicional o a la suspensión de la condena “siempre que hayan cumplido los requisitos de término y conducta previstos en la Ley y en el Reglamento del Sistema Penitenciario”.

Apuntó también como “logro” la garantía de la asistencia religiosa individual y colectiva a los presos que la soliciten.

Otros “avances” mencionados por Bonachea Rodríguez son la reclusión de las mujeres en cárceles solo “para ellas”, que son atendidas por personal femenino, así como el “tratamiento diferenciado” a los reclusos más jóvenes ya sea en “establecimientos para esa categoría” o en secciones separadas dentro de las prisiones de adultos.

La Fiscalía General de la Isla se ha propuesto, según la funcionaria, reducir el período de investigación de las reclamaciones de los reclusos y dar “siempre que sea posible” una respuesta personal a los presos, cuyos derechos, aseguró, están protegidos por el sistema penitenciario cubano.

El organismo comprueba “el cumplimiento de la legalidad en los centros penitenciarios” a fin de “garantizar el respeto a los derechos individuales de los reclusos”, sobre todo en lo que respecta a “la legalidad en la ejecución de las penas”, cuyo cumplimiento debe asegurar “una autoridad” independiente de la Administración Penitenciaria, subrayó.

“Puedo afirmar con responsabilidad que Cuba cuenta con un sistema permanente, de alcance nacional y con estructuras territoriales para la revisión, supervisión y control sistemático de los centros penitenciarios y lugares de detención que ha demostrado efectividad”, indicó la funcionaria.

Granma sostiene que “la Revolución” ha protegido los principios sustentados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, firmada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, al adoptar “como Ley primera, la dignidad plena del hombre”.

Por su parte, Bonachea Rodríguez, concluyó que la institución que dirige persevera en “garantizar una mayor protección a los derechos de los ciudadanos”.

La legislación cubana no reconoce a los presos por causas políticas, que son acusados de “mercenarios al servicio del imperio” y deben someterse a las mismas condiciones carcelarias que los reclusos por delitos comunes, lo que ha sido denunciado en numerosas ocasiones por organismos internacionales y organizaciones disidentes de la Isla.

A principios de año la organización Amnistía Internacional responsabilizó al Gobierno cubano de la muerte del opositor Wilman Villar Mendoza, tras una huelga de hambre que se extendió a casi dos meses, en protesta por su encarcelamiento.

Por su parte, la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea, Catherine Ashton, lamentó profundamente la muerte de Villar Mendoza, según Europa Press, y consideró que este caso planteaba “dudas” sobre el sistema judicial y penitenciario cubano.

También en 2010, otro preso de conciencia, Orlando Zapata Tamayo, falleció en prisión después de varias semanas en huelga de hambre.

El pasado mes de junio, una asociación de organizaciones disidentes presentó un documental sobre la tortura a la que son sometidos miles de cubanos en las cárceles de la Isla.

Con el título de Las prisiones de Cuba, secuencia del terror, el material expone testimonios de cuatro ex prisioneros políticos que denuncian cómo “se usa la tortura física y psicológica”, así como las condiciones del confinamiento solitario, la falta de atención médica, la mala alimentación y la violencia en las prisiones cubanas.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.