Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 18/04/2014 20:19
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Borges, Literatura

Como Jorge Luis Borges “intertextualizó” una narración de Napoleón

Un conquistador, militar y emperador famoso, que a su vez fue un escritor frustrado, le proporciona un tema a otro narrador, que era un hombre pacífico, tranquilo y refugiado en la biblioteca

Comentarios Enviar Imprimir

En abril de 1789, el subteniente de artillería Napoleón Bonaparte escribió en el cuartel de Auxonne, donde estaba asignado, una narración corta titulada Le Masque Prophète (La máscara profeta). Ambicionaba ser escritor.

Se trataba de un falso profeta. Sin saberlo, prefiguró a uno similar con el que tuvo que enfrentarse como conquistador de Egipto diez años más tarde. El mahdi que sufrió el general Bonaparte llamó a la Jihad, recorría desnudo el delta del Nilo, se alimentaba solamente de la humedad de la leche en sus labios, y prometía a sus seguidores que las balas de los franceses caerían a sus pies sin tocarlos. Sólo que las balas alcanzaron en pleno rostro a los incautos que creyeron en el supuesto descendiente de Mahoma, los franceses terminaron con la sedición pero el mahdi desapareció y nunca fue encontrado.

Aseveraba Napoleón en su noveleta: “En el año 160 de la Hégira, Mikadi reinaba en Bagdad. (…) Temido y respetado por sus vecinos, hacía florecer las ciencias y acelerar el progreso, cuando la tranquilidad fue alterada por Hakem, quien, desde el fondo del Korassan, comenzó a procurarse seguidores provenientes de todas las partes del Imperio. Hakem (…), de alta estatura, se decía enviado de Dios; preconizaba una moral pura que complacía a la multitud; la igualdad de rangos y fortunas era el texto ordinario de sus sermones. El pueblo se colocaba bajo su mando. Hakem tuvo un ejército. El califa y los grandes comprendieron la necesidad de sofocar una insurrección tan peligrosa; pero sus tropas fueron vencidas muchas veces, y Hakem adquiría cada día una nueva preponderancia. No obstante, una enfermedad cruel, consecuencia de las fatigas de la guerra, arribó para desfigurar el rostro del profeta. Ya no era el más bello de los árabes. Sus rasgos nobles y severos, sus grandes ojos llenos de fuego estaban desfigurados; Hakem había enceguecido. Este cambio hubiese podido apagar el entusiasmo de sus partidarios. (…) Convenció (a sus seguidores) con que si llevaba la máscara era para impedir que los hombres fueran cegados por la luz que salía de su figura”.

En 1935, Jorge Luis Borges incluyó su relato El tintorero enmascarado Hákim de Merv en Historia universal de la infamia. Comienza Borges: “Si no me equivoco, las fuentes originales de información acerca de Al Moqanna, el Profeta Velado (o más estrictamente, Enmascarado) del Jorasán, se reducen a cuatro: a) las excertas de la Historia de los jalifas conservadas por Baladhuri, b) el Manual del gigante o Libro de la precisión y la revisión del historiador oficial de los Abbasidas, ibn abi Tair Tarfur, c) el códice árabe titulado La aniquilación de la rosa, donde se refutan las herejías abominables de la Rosa oscura o Rosa escondida, que era el libro canónico del Profeta, d) unas monedas sin efigie desenterradas por el ingeniero Andrusov en un desmonte del Ferrocarril Trascaspiano”.

Sin duda, Borges leyó el “original” de su texto: el del joven Napoleón, de 19 años. Hakem se convierte en Hákim, Korassan (en francés) es Jorasán. Donde Napoleón dice “en el año 160 de la Hégira”, Borges le quita cuarenta: “A los 120 años de la Hégira y 736 de la Cruz, el hombre Hákim, que los hombres de aquel tiempo y de aquel espacio apodarían luego El Velado, nació en el Turquestán.”

Con la división dentro del relato que tituló El profeta velado, la referencia a lo escrito por Bonaparte es directa. Y con anterioridad a esta parte, Borges dice: “Alguien había traído un leopardo —tal vez un ejemplar de esa raza esbelta y sangrienta que los monteros persas educan. Lo cierto es que rompió su prisión. Salvo el profeta enmascarado y los dos acólitos, la gente se atropelló para huir. Cuando volvieron, había enceguecido la fiera. Ante los ojos luminosos y muertos, los hombres adoraron a Hákim y confesaron su virtud sobrenatural”.

Continúa el escritor argentino argumentando que el historiador oficial de los Abbasidas narra sin entusiasmo los progresos de Hákim el Velado en el Jorasán, una provincia que “abrazó con fervor la doctrina de la Cara Resplandeciente y le tributó su sangre y su oro”.

Lo que fundamentalmente difiere entre ambos, es el fin de Hakem/Hákim. En el cuento de Napoleón, tras una derrota propinada por las tropas del califa, fue asediado y Hakem se inmola junto a sus últimos fieles por medio del fuego. Solamente sobrevivió la amante de Hakem. En el relato de Borges, los partidarios comienzan a sospechar que el profeta enmascarado no es sino un leproso, y cuando lo constatan, lo atraviesan con lanzas. Pero, también como en Napoleón, el final del falso profeta ocurre cuando es asediado “por el ejército del jalifa”, escribe Borges. Y si para Napoleón, la amante de Hakem fue la única sobreviviente entre los sectarios, para Borges es una mujer adúltera del harén la que, al ser estrangulada por los eunucos, grita que a la mano derecha del profeta le faltaba el dedo anular y que carecían de uñas los otros. Lo cual indicó la pista de la lepra.

Puede considerarse que lo escrito por Borges, a partir del original de Napoleón, es otro ejercicio intertextual suyo. Eso sí, el relato borgiano es notablemente mejor que el del joven Bonaparte, en quien se siente una cierta prisa, o algunas frases muy radicales, como esa de “la igualdad de rangos y fortunas” u otra que apunta al “ furor de la ilustración”. Lo que no puede determinarse es si a su vez Napoleón realizó otro “ejercicio intertextual”, lo que en su época no se denominaba así. O sea, es probable que se haya basado en el texto de otro autor, o en varios, y lo haya acomodado a su guisa. (Tampoco puede descartarse que haya sido un producto de su sola imaginación, porque le gustaban esos inventos fantasmagóricos de máscaras y velos.)

Preferiría conjeturar, sin embargo, que Borges no leyó lo escrito por el entonces teniente de artillería. Porque así, el tema de la asombrosa concordancia, más borgiano no puede ser: los textos y sus variantes que se contienen en uno solo.

Hay, no obstante, una huella que sugeriría que Borges leyó el relato de Napoleón. Es la del escritor francés León Bloy (1840-1917).

La deuda de Borges con Bloy era grande. En el prólogo a Artificios (que forma parte de Ficciones, 1944), lo menciona en su corta lista de siete autores a los que siempre releía. Con posterioridad, le dedicó el ensayo El espejo de los enigmas (en Otras inquisiciones, 1952).

Borges parte de que el pensamiento de la Sagrada Escritura posee un valor simbólico, además del literal, el cual “no es irracional y es antiguo”. La “historia del universo”, que incluye “nuestras vidas y el más tenue destello de nuestras vidas”, tiene un “valor inconjeturable, simbólico”, el cual no es un “trecho infinito”: “Muchos deben haberlo recorrido; nadie, tan asombrosamente como León Bloy”.

Según Borges, Bloy “no imprimió a su conjetura una forma definitiva”, pero ésta se desprende en “versiones o facetas distintas”. Son seis (y no espera agotarlas, advierte). La sexta es la de 1912, con El alma de Napoleón (libro de Bloy que inspiró el filme de Abel Gance), “cuyo propósito es descifrar el símbolo Napoleón (cursivas de Borges), considerado como precursor de otro héroe —hombre y simbólico también— que está oculto en el porvenir.” Borges cita dos pasajes de Bloy. Retengo un fragmento de uno: “La historia es un inmenso texto litúrgico donde las iotas y los puntos no valen menos que los versículos o capítulos íntegros, pero la importancia de unos y de otros es indeterminable y está profundamente escondida”.

Si se cambia historia por literatura en la frase de Bloy, el sentido borgiano es cabal. Alguien como Napoleón, quien, pese a que algunos entusiastas lo catalogaron el mejor escritor francés del siglo XIX por la concisión de sus proclamas al ejército, no fue sino un escritor frustrado, le proporcionó un tema casi íntegro a un Jorge Luis Borges.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.