• Registrarse
  • Iniciar sesión

Crónicas disidentes: Carta abierta de Heriberto Hernández

21 Comentarios Enviar Print

Cuba Inglesa inaugura con la carta a continuación, cortesía del escritor Heriberto Hernández, una “sub-sección” anexa a las crónicas habituales, y hasta a las alternativas: Crónicas disidentes. El hecho de no haberla abierto antes –oficialmente, se entiende- nos parece una omisión imperdonable. Pero, ya se sabe, el lector suele ser benevolente. Los dejo con la primera edición. Gracias Heriberto:

Crónicas disidentes: Carta abierta a los lectores de Cuba Inglesa

un texto de Heriberto Hernández

El irrespeto esencial por la oposición es la característica fundamental de las dictaduras. En mi caso específico, sólo soy un librepensador que no simpatizo particularmente con el orden (si se le puede llamar así) establecido en este islote por una minoría, aprovechando sus conocimientos cibernéticos y su acceso a los medios electrónicos apropiados.

Manifiesto mis ideas e interpreto la realidad según mis criterios personales y lo hago público en ejercicio de los derechos que me asisten como ciudadano legítimo de esta sociedad. Por suerte, el acceso al ciberespacio se está haciendo más común y el porcentaje de thamacunences que pueden emitir sus opiniones es cada vez mayor. Si esto es preocupante para el actual status de este Reducto, tendrán que acostumbrarse a la existencia de una cada vez más discrepante y cuestionadora oposición.

En cuanto al recurso (muy usado aún por la inteligencia castrista en la vecina y tenebrosa Cuba) de identificarme con la Sra. Rosa (apodada “La Gozadora”) y plantear que existe algún nexo entre nosotros o que somos “miembros de una agrupación cibernética nacionalista”, es una falacia que intenta desacreditarme. Es de todos conocido (según la versión oficial emitida por el llamado “Consejo de los Consejos”) que la Sra. Rosa (apodada “La Gozadora”), junto a las desaparecidas (sin que se conozca causa o destino) Maribel (apodada “Llama Viva”) y la ideóloga del grupo (o “grupúsculo”, como le llamaron en su momento los medios oficialistas), la Sra. Lutgarda (apodada “Garganta profunda”), fueron las líderes de un movimiento cívico opuesto a “el concepto del himeneo de la refundación”, que contrario a lo que dijeron los medios considero legítimo y pacífico.

Sus cuestionamientos a los parámetros oficiales que limitan la gestualidad, la verbalización de las emociones o incluso la emisión de sonidos guturales durante cualquier acto de connotación sexual, fueron ampliamente respaldados por la población, que en algunos lugares no sólo se limitó a respaldar sus reclamos. En algunos sitios se organizaron en grupos llamados “círculos meneistas”, que comenzaron a tener relaciones íntimas muy desinhibidas, explícitas y sazonadas con expresiones verbales y sonoras de gran exuberancia. Bajo el lema “Without movement there is no fun” amenazaban con hacer una marcha hacia la sede del “Consejo de los Consejos” para exigir sus derechos. La revuelta era inminente cuando dos de sus líderes desaparecieron misteriosamente y la Sra. Rosa (apodada “La Gozadora”) apareció, de un modo muy extraño, en acto público, llamando a la razón a sus simpatizantes y abjurando de sus “desatinadas ideas”, que ponían en peligro “la estabilidad de la familia thamacunence”.

No sé si resucitar esta figura sea otra maniobra para intentar confundir a los lectores y evitar cualquier asomo de discrepancia en este medio. El caso es que, aunque simpatizo con cualquier manifestación que implique la defensa de los derechos individuales del ser humano, no tengo ningún nexo con esta señora y no hay nada más alejado de mis lealtades doctrinarias que el nacionalismo en cualquiera de sus manifestaciones (nazismo, fascismo, falangismo, comunismo, etcétera).

Sin otro asunto que dilucidar, estimados lectores, me disculpo por haberles robado su valioso tiempo y les animo a manifestar sus ideas y aspiraciones como demanden sus apetencias y necesidades, ya sea comentando acá o del modo y en el lugar que estimen.

A Ud. Sr. Añel, agradezco su comprensión y este derecho de réplica que me ha concedido tan amablemente. Gracias.

Cortesía http://laprimerapalabraque.blogspot.com/



Buscar en este blog

Sobre este blog

El Reducto que los ingleses se negaron a canjear por la Florida

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Armando Añel

Armando Añel

Escritor, periodista y editor. Reside en Miami, Florida.
letrademolde@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930