• Registrarse
  • Iniciar sesión

El pollo, el huevo y la gallina

15 Comentarios Enviar Print

El dilema de la cubanidad se reproduce una vez más, metafóricamente hablando, en una noticia de Prensa Latina (PL) fechada ayer, a la que accedí a través de Penúltimos Días. Produjeron en su momento la vaca que daba más leche en el mundo (Ubre Blanca), y ahora no pueden comerse tranquilamente el huevo más grande del planeta (según se dice). Salen a agitarlo como una bandera.

¿Qué es primero, lo cubano o su supervivencia? Sin ser, lo cubano no puede sobrevivir, pero para sobrevivir –para avanzar, única forma de sobrevivir decentemente- necesita dejar de ser lo que ahora mismo es. Convertirse en algo más flexible, humilde, moderno, acumulativo. ¿Luego entonces qué es primero, el huevo o la gallina?

Reproduzco la nota completa, cortesía de http://www.penultimosdias.com/

Textual: Gallina cubana pone el huevo más grande del mundo

La Habana, 8 jul (PL) Una gallina cubana puso un huevo de 171 gramos, considerado el más grande del mundo y probable Record Guinnes, de ser homologado, anunció hoy una radioemisora local.

La campeona supera en 31 gramos la marca nacional impuesta en el 2004 por una gallina criolla de la oriental ciudad de las Tunas que murió en el intento al poner un huevo de 148 gramos.

La nueva recordista cubana, que salió viva del intento, también superó en un gramo a una plumífera de Lanzarote, España, actualmente registrada en el libro británico con un huevo de 170 gramos, logrado en noviembre del pasado año.

Según los especialistas, un huevo de gallina se considera extra grande si alcanza un peso de 75 gramos.

El super huevo de la nueva reina cubana se halla expuesto al público en la televisora Solvisión, ubicada en la ciudad de Guantánamo, la más oriental del país, donde se espera por especialistas que homologuen al mundo la nueva marca.

Algunos vecinos especulan que la gallina que hoy centra la atención de los guantanameros probablemente tuvo amoríos con un avestruz, dado el tamaño del histórico huevo.

De cómo comerse el pollo

un texto de Idamanda Rosael

Desde la más remota antigüedad, la cuestión de cómo comerse el pollo ha desafiado la imaginación de generaciones de hombres. En su momento, en Cuba Inglesa el debate trascendió los mentideros políticos para saltar a las urnas, democratizándose.

A escala internacional, de haberse aprobado socialmente –formalmente- la figura del pollo que se come con la mano, hoy muchos podrían chuparse los dedos sin mayores sobresaltos.

Ello trae a colación una interrogante adicional. La de cómo comerse el pollo sin chuparse los dedos. Asunto enrevesado, y arduo, donde los haya.

Enigma entre dos aguas: cómo no chuparnos los dedos luego de comernos el pollo con la mano. Un enigma resuelto desde hace mucho tiempo en Cuba Inglesa.

“Que el pollo se pueda, y se deba, comer con la mano” (Decreto 68, de febrero de 1965). Es decir, coger con la mano y comer con la boca.

Que en el restaurante, uno sea uno. La persona auténtica, incombustible, apetecible. Como el pollo mismo.

Como el pollo a la jardinera.



Buscar en este blog

Sobre este blog

El Reducto que los ingleses se negaron a canjear por la Florida

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Armando Añel

Armando Añel

Escritor, periodista y editor. Reside en Miami, Florida.
letrademolde@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30