• Registrarse
  • Iniciar sesión

Una entrevista con Luis de la Paz

6 Comentarios Enviar Print

El Ateje, la página digital editada por Luis de la Paz y Jesús Hernández, anuncia su cierre. Mientras se editó, cumplió un rol clave en la difusión de la cultura cubana, fundamentalmente de la asentada en el sur de la Florida. Dio vida a la obra de numerosos escritores exiliados, esto es, los hizo públicos. Fue, en fin, una página de referencia y consulta.

Ahora, como aseguran sus editores en la web, “ El Ateje ( http://www.elateje.com/ ) concluye la labor que inició en el verano del 2001. Han sido largas jornadas de trabajo y satisfacciones. A lo largo de siete años, preparamos 21 números, en los que más de 150 autores colaboraron, la mayoría de ellos cubanos. Se publicaron 762 textos en las categorías de poesía, ensayo, narrativa, teatro y entrevista, así como reseñas de libros y secciones especiales. Se homenajearon a figuras de las letras cubanas como Lydia Cabrera, Virgilio Piñera, Lino Novás Calvo, Reinaldo Bragado Bretaña, Roberto Valero, José María Mijares, Guillermo Cabrera Infante y Carlos Victoria. Se prepararon entregas dedicadas a la narrativa, el teatro, el ensayo y las traducciones.

“Los editores de El Ateje se sienten gozosos de haber servido de puente generacional y puerta para los escritores cubanos exiliados que en muchas ocasiones no tienen oportunidad de publicar. Y el resultado se puede medir también en cifras. Cerca de medio millón de entradas se registraron”.

No obstante, la página continuará abierta al público, con la totalidad de los números publicados online. A propósito, el narrador y crítico Luis de la Paz tuvo la gentileza de conceder a Cuba Inglesa la siguiente entrevista. Que la disfruten.

Una entrevista con Luis de la Paz

Usted ha decidido cerrar El Ateje, que se había convertido en una especie de tradición en Miami, una suerte de punto de encuentro de los escritores cubanos vía Internet. ¿No le parece una decisión precipitada?

Como ya se sabe, “para cada cosa hay su tiempo”. Hubo un tiempo de abrir una revista literaria que fue El Ateje, y otro tiempo para cerrarla. Creo que lo importante es estar a punto con lo que demanda el momento.

El Ateje apareció en circunstancias muy particulares, cuando los escritores, sobre todo los cubanos exiliados, no tenían casi ningún lugar para publicar. Hoy día los avances tecnológicos, y la facilidad que ofrecen los blogs, hacen que muchos autores abran sus propios espacios y descarguen en ellos su literatura. Entonces pensé que ya El Ateje no cumplía con su misión inicial.

Por cierto, lo cerré contra los deseos de mi querido Jesús Hernández, que me ha acompañado en este batallar literario con ahínco y dedicación.

¿Cuál ha sido su mayor satisfacción a lo largo de estos años al frente de El Ateje?

Creo que ha sido la revista misma, los 21 números que sacamos, los cientos de textos que publicamos y la calidad literaria. Los homenajes que se le rindieron a figuras de las letras cubanas de distintas generaciones, como Lydia Cabrera, Virgilio Piñera, Lino Novás Calvo, Reinaldo Bragado Bretaña, Roberto Valero, José María Mijares, Guillermo Cabrera Infante y Carlos Victoria, además de las entregas dedicadas a la narrativa, el teatro, el ensayo y hasta las traducciones.

La ausencia de un proyecto cultural de envergadura en Miami se echa todavía más en falta con la desaparición de El Ateje. ¿Qué opina de la actualidad intelectual cubana, y en general de las instituciones y proyectos culturales, en la capital del exilio?

Pienso que para que un proyecto cultural funcione debe partir de una iniciativa privada y debe mantenerse lo más alejado posible de las contribuciones oficiales. Quien paga manda, por lo tanto reclama y supervisa. Incluso el público se siente en el derecho de exigir cuando se usan fondos públicos, por lo tanto mientras más privado y cerrado sea un proyecto más posibilidades de éxito tiene.

El Ateje éramos Jesús y yo, ambos trabajamos en armonía y concretamos un propósito cultural firme en Miami, y por lo tanto en la capital del exilio. Sobre esto hay varios ejemplos.

¿Tiene en planes algún proyecto cultural alternativo tras cerrar la revista?

Cuando abrí El Ateje, hacía poco tiempo había concluido con Nexos, que hice con Carlos Sotuyo y que constituyó el cimiento de lo que luego fue El Ateje. De momento no he concretado nada. Pero como me conozco y siento que tengo un deber personal con la cultura cubana, sé que eventualmente haré algo nuevo o me involucraré en un proyecto que sirva para seguir impulsando la labor de los escritores cubanos exiliados, que somos ninguneados por el aparato cultural de poder en Cuba y por las instituciones culturales en muchas partes.

De momento estoy vinculado con el Instituto Cultural René Ariza (ICRA), cuya misión es la promoción y divulgación, a través de lecturas dramatizadas y presentaciones, del trabajo de los dramaturgos cubanos. Te prometo que cualquier nueva iniciativa te la haré saber. Por lo pronto mil gracias a los colaboradores y lectores de El Ateje.



Buscar en este blog

Sobre este blog

El Reducto que los ingleses se negaron a canjear por la Florida

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Armando Añel

Armando Añel

Escritor, periodista y editor. Reside en Miami, Florida.
letrademolde@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
   1234
5      
 67891011
12      
 131415161718
19      
 202122232425
26      
 2728293031