Actualizado: 03/06/2020 20:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Cambio de sexo: ¿La otra revolución?

La Habana se prepara para erradicar la homofobia… por decreto.

Enviar Imprimir

Como es lógico, el doctor y todo el equipo médico debió ser llamado a consulta, investigado y sancionado. La operación no fue ilegal en sí, dada la ausencia de una legislación que prohibiera el cambio de sexo. J.C.R. me lo contó en una sala del Hospital Manuel Fajardo, pero me pidió que no publicara nada. Lo hago ahora, más de diez años después, sabiendo que del caso se ha hablado públicamente.

"Las autoridades decidieron suspender las operaciones hasta que se explicara adecuadamente el fenómeno a la población", dijo la sexóloga a La Jornada. Y parece que las explicaciones del fenómeno llegarán ahora, 18 años después.

Castro Espín calificó la represión a los travestis de hace dos años con estos términos: "todo el mundo entró en la misma bolsa", los policías actuaron "desde la ignorancia y desde el prejuicio", "su actitud no respondía ni a la política ni a la ley, porque ésta no penaliza a una persona que se disfrace de otro sexo".

Una anécdota: en 1994, 13 hombres y 5 mujeres crearon la Asociación Cubana de Gays y Lesbianas, que se reunió periódicamente en un parque habanero hasta 1997, cuando desapareció —la agrupación, no el parque—.

En una de las típicas concentraciones de multitudes, de esas que tienen lugar cada 1º de mayo, el grupito salió a desfilar, portando la bandera del arcoiris, el más internacional de los símbolos homosexuales, y que es también el de la tolerancia. Después de que los aguerridos cubanos que los rodeaban descubrieron el significado de aquel estandarte y que en realidad se trataba de "invertidos" —perdónese el uso de la jerga homófoba—, comenzaron los insultos y hasta los golpes.

El mundo hoy

Para Cuba, según el mapa geopolítico al uso, el mundo comienza en Venezuela: allí, los avances del colectivo gay, lésbico, transexual y bisexual (GLTB) han sido notables en los últimos años.

Heisler Vaamonde, al frente del Movimiento Gay Revolucionario, fundado en 2002, asegura que "ya no se persigue en los locales de ambiente, se nos tiene en cuenta, se apoya el Día Internacional contra la Homofobia y el Orgullo Gay. Sin embargo, seguimos siendo rechazados socialmente porque la homofobia es muy grande en Venezuela… Es evidente que nuestra orientación sexual quiere ser parte de este cambio, y que desde luego, no la contradice. Es la hora de que la revolución haga que de la homofobia se pase al respeto a todas las orientaciones sexuales".

El activista dijo recientemente a El Periódico Gay, de circulación gratuita en España, que entre las propuestas llevadas al Parlamento están la presentación de un proyecto de ley para la igualdad y no discriminación por orientación sexual, la creación de la defensoría GLBT y una reclamación de laicidad del Estado, aunque descartó que por el momento la legalización de uniones entre personas del mismo sexo fuera prioridad.

"Tenemos el apoyo explícito del presidente Chávez y de los partidos de izquierda. No estar en la Asamblea Nacional nos resta capacidad de presión, pero ya no hay excusa: toda la cámara es de izquierdas y tienen el deber moral y electoral de cumplir con nosotros", refirió Vaamonde, quien se presentó como candidato al Parlamento en las elecciones del 4 de diciembre pasado.

Los funcionarios cubanos deben haber tomado nota para no parecer retrógrados. Aunque no hay constancia de que lo hayan hecho. Deberían también mirar hacia el resto del mundo, donde hay varios países que legalizaron las uniones entre personas del mismo sexo y la adopción (Holanda, Bélgica, Canadá y España, en éste último se emplea el término legal de matrimonio, con los mismos efectos tanto para homosexuales como heterosexuales), y otros que reconocen las uniones (Noruega, Alemania, Inglaterra, Argentina, Colombia, algunos estados de Estados Unidos), así como otros donde se avanza y seguramente pronto se legislará (Sudáfrica e Israel).


« Anterior1234Siguiente »