Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Mapa de la homofobia

Cronología de la represión y censura a homosexuales, travestis y transexuales en la Isla, desde 1962 hasta la fecha.

Enviar Imprimir

1962

El Ministerio del Interior ordena redadas policiales contra las prostitutas, proxenetas y "pájaros" —como se llama a los gays en Cuba —, en lo que se denomina "la noche de las tres P". Estas redadas se hacen también durante el día. Entre los tantos detenidos, figura el escritor Virgilio Piñera, quien duerme una noche en los calabozos de la prisión de El Príncipe.

1965

En enero, con motivo del premio Casa de las Américas, el poeta estadounidense Allen Gingsberg visita Cuba. Como disidente de toda ideología, Gingsberg aboga, entre otras cosas, por la legalización de la marihuana, y declara abiertamente su homosexualidad y un especial interés por conocer al "atractivo Che Guevara". Las autoridades cubanas se escandalizan y lo expulsan en un avión con destino a Praga.

En una entrevista concedida al periodista Lee Lockwood y publicada en el libro Castro's Cuba, Cuba's Castro, Fidel Castro dice: "Nunca hemos creído que un homosexual pueda personificar las condiciones y requisitos de conducta que nos permita considerarlo un verdadero revolucionario, un verdadero comunista. Una desviación de esa naturaleza choca con el concepto que tenemos de lo que debe ser un militante comunista (…) Pero sobre todo, no creo que nadie tenga una respuesta definitiva sobre la causa de la homosexualidad. Creo que debemos considerar cuidadosamente este problema. Pero seré sincero y diré que los homosexuales no deben ser permitidos en cargos donde puedan influenciar a los jóvenes".

El 19 de noviembre se crean las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), donde son confinados unos 25.000 hombres, básicamente jóvenes en edad militar, entre los cuales hay religiosos, homosexuales y disidentes, a los que se cataloga como parásitos, vagos y antisociales.

Durante una acción policial a gran escala por todo el país, miles de jóvenes son arrestados en sus casas y llevados por la fuerza en trenes, camiones y autobuses hasta la provincia de Camagüey, donde son concentrados en diversos estadios deportivos. Luego se les traslada hacia zonas agrícolas, para realizar trabajo forzado, sobre todo en el corte de caña. Se albergan en barracas insalubres, ubicadas en campamentos cercados con alambre de púas, que son custodiados por efectivos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

Entre los militares responsables de esos campos de concentración están los nombres de José Ramón Silva, Rogelio Acevedo, Víctor Drake, René de los Santos, Ramón Pardo Guerra, Israel Pardo Guerra, Quintín Pino Machado, Reinaldo Mora Pérez, Carlos Cabale Araujo y Felipe S. Guerra Matos.

1966

En marzo, un alto jefe de las UMAP, asegura que los integrantes de estas unidades "son militares y no presos políticos, como se ha querido pretender".

Raúl Castro, ministro de las FAR, declara en abril que en el "primer grupo de compañeros que han ido a formar parte de las UMAP se incluyeron algunos jóvenes que no habían tenido la mejor conducta ante la vida, jóvenes que por la mala formación e influencia del medio habían tomado una senda equivocada ante la sociedad y han sido incorporados con el fin de ayudarlos para que puedan encontrar un camino acertado que les permita incorporarse a la sociedad plenamente".

Las autoridades sacan de circulación la novela Paradiso, de José Lezama Lima.

1968

Ante las protestas de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de organismos internacionales y también de intelectuales extranjeros de renombre, son cerradas las UMAP. Según los ex confinados —que actualmente tienen una asociación de igual nombre en Miami—, allí ocurrió de todo: juicios sumarios, automutilaciones, suicidios y todo tipo de abusos por parte de los guardias. Se dice que la documentación sobre esos campos de concentración fue destruida.

El poeta Delfín Prats recibe el premio David de la UNEAC por su poemario Lenguaje de mudos. Por su marcado carácter homosexual, el libro no sale a la venta: será convertido en pulpa.

Aparece en Francia (Editions du Seuil) la novela El mundo alucinante, de Reinaldo Arenas. El libro ganó una mención en el premio Casa de las Américas, pero no fue publicado en la Isla debido a la negativa de su autor de suprimir referencia alguna a la homosexualidad.

En un discurso en la Plaza de la Revolución, Fidel Castro dice: "En nuestra capital, en los últimos meses, le dio por presentarse un cierto fenomenito extraño, entre grupos de jovenzuelos, y algunos no tan jovenzuelos (…) que les dio por comenzar a hacer pública ostentación de sus desvergüenzas. Así, por ejemplo, les dio por comenzar a vivir de una manera extravagante, reunirse en determinadas calles de la ciudad, en la zona de la Rampa, frente al hotel Capri…". Estas palabras son caldo de cultivo de las continuas redadas contra hippies, melenudos, prostitutas y homosexuales.


« Anterior1234Siguiente »