Actualizado: 12/08/2020 10:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Reportaje

El periódico de la cárcel

Autoagresiones, homicidios y desesperanza: Historias del inframundo carcelario cubano.

Enviar Imprimir

Manuel Fiallo "se cortó las venas" en reclamo de asistencia médica. "La policía de la prisión lo metió herido en la celda de castigo y lo esposó a la reja (…) lo dejaron morir desangrado (…) Reclusos testigos en celdas cercanas testimoniaron que los gritos de Fiallo llamando a los guardias eran desgarradores. No lo auxiliaron, lo recogieron muerto. ¿Quién paga esto?".

Así denuncia El Vigía, 'periódico' clandestino publicado por los presos de la cárcel habanera "1580", lo que según ellos sucede —puertas adentro— en varias penitenciarías de la Isla.

Estamos ante un folleto rústico, breve y dibujado a mano, pero estremecedor. El número de septiembre de 2005, al que tuvo acceso Encuentro en la Red, da cuenta de una realidad particularmente cruda: el inframundo de las cárceles cubanas, las autoagresiones de los reclusos y el trato que reciben los internos por parte de las autoridades.

A Boris Luis Péres Caldero "le sacaron un ojo" durante una golpiza. "El guardia llamado Preval, de un bastonaso (sic) le sacó el ojo. Esta golpiza la ordenó el actual jefe de la Delegación [del Ministerio del Interior] de Ciego de Ávila, coronel Miguel Daniel. Este caso ha quedado impune", añade El Vigía en referencia a hechos ocurridos en la prisión avileña de Canaleta. Dice además que "Boris Luis sigue en la celda, sin ojo, y con tuberculosis".

Las quejas sobre hechos de este tipo no dejan de circular en Cuba, a pesar del silencio oficial acerca de la vida carcelaria.

"Claro que sí, conocemos de esto. Es rara la semana que no llega una denuncia sobre estos casos", confirma el líder disidente Elizardo Sánchez Santacruz, que preside la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN).

Datos ofrecidos por esta organización cifran la población penal entre 80.000 y 100.000 reclusos, en alrededor de 250 prisiones y campos para prisioneros.

"En Cuba, el 0,9% de la población está en la cárcel. Esa es una explicación de por qué hay tantas irregularidades. Eso, unido a que el gobierno no respeta las normas mínimas de la ONU para el trato a presos y detenidos que se encuentran en prisiones o en otros centros de detención —como estaciones de policía, centros de investigaciones—, donde reina la más absoluta falta de garantías jurídicas hacia la persona", alega el activista.

El delito de enfermarse

El Vigía es pródigo en ejemplos. Dice que "enfermarse es un delito", por lo que algunos reclusos se autogreden en protesta ante la violación del derecho a la asistencia médica. Estos extremos son confirmados por ex presos políticos como Raúl Rivero y Oscar Espinosa Chepe, integrantes del grupo de los 75, detenidos en la primavera de 2003 y encarcelados junto a presos comunes.

"En la cárcel de Kilo 8, en Camagüey, Alexander Amat Companioni se cortó la mano derecha con un bisturí y se la tiró a un guardia en el pecho", afirma Rivero, exiliado hoy en España tras haber recibido una licencia extrapenal en noviembre de 2004.

Varios de los casos que el poeta y periodista conoció los incluirá en un futuro libro.


« Anterior123Siguiente »