Actualizado: 10/07/2020 19:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Amnistía Internacional

Amnistía Internacional: Sin mejoras los derechos civiles y políticos en Cuba

El gobierno mantuvo 'un control estricto sobre sus críticos y detuvo a varios defensores de los derechos humanos y disidentes políticos', dijo la organización.

Enviar Imprimir

La situación de los derechos civiles y políticos no registró mejorías en Cuba durante 2005 y el régimen mantuvo las restricciones a la libertad de expresión, asociación y circulación, dice Amnistía Internacional (AI) en su último informe anual, presentado este lunes en Londres, informa EFE.

La organización subrayó que cerca de 70 presos de conciencia permanecieron encarcelados en la Isla durante el pasado año y apuntó que no se realizó ninguna ejecución, aunque se mantiene la cifra de unos 30 condenados a muerte.

El gobierno cubano, añadió AI, mantuvo "un control estricto sobre sus críticos y detuvo a varios defensores de los derechos humanos y disidentes políticos".

No obstante, la organización destacó que la opositora Asamblea para Promover la Sociedad Civil (APSC) —que según sus líderes agrupa a unos 350 grupos— realizó en mayo una reunión nacional sin precedentes en Cuba.

"Continuaron las detenciones y condenas de personas por la expresión pacífica de sus convicciones profundas, por lo que se las consideró presos de conciencia", agregó AI, que apuntó que otros disidentes salieron de prisión por razones de salud, como Mario Enrique Mayo Hernández, condenado a 20 años en 2003, y excarcelado con una licencia extrapenal el 1 de diciembre.

Entre las detenciones de disidentes, la organización se refiere a la de René Gómez Manzano, uno de los líderes de la APSC, arrestado cuando supuestamente se disponía a participar en una manifestación en julio pasado, y quien continúa a la espera de juicio junto a otras ocho personas.

También en julio, la policía detuvo a una veintena de personas en La Habana cuando participaban en un acto para conmemorar el hundimiento del remolcador 13 de Marzo, ocurrido en 1994, en el cual perdieron la vida unas 40 personas.

Seis de los 20 detenidos permanecieron recluidos sin cargos y otro fue condenado a un año de prisión por "peligrosidad predelictiva", es decir, por lo que los tribunales del gobierno consideraron "proclividad" para cometer delitos y conducta "en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista".

AI dijo en su informe que "se hostigó e intimidó a activistas de derechos humanos, disidentes políticos y sindicalistas", y los defensores de los derechos humanos "se enfrentaron a intimidaciones y detenciones arbitraria por motivos políticos".

"Frecuentemente, estas agresiones las llevaron a cabo unos grupos casi oficiales, las brigadas de respuesta rápida, que presuntamente actuaron en connivencia con miembros de las fuerzas de seguridad", afirmó AI.

La organización señaló que los periodistas independientes "estuvieron expuestos a sufrir intimidaciones, acoso y detención" y recordó que Reporteros Sin Fronteras sitúa en 24 la cifra de periodistas que estaban presos en Cuba al concluir 2005.

Los disidentes continuaron sufriendo restricciones para viajar al extranjero, como las Damas de Blanco, el grupo de mujeres familiares de disidentes presos, que no pudo enviar una representación a Estrasburgo (Francia) en diciembre pasado para recoger el Premio Sajarov, concedido por el Parlamento Europeo.

El embargo estadounidense, añadió el informe, mantuvo un efecto negativo sobre los derechos humanos, mientras que la situación económica se deterioró y el gobierno trató de suprimir la iniciativa empresarial privada al tiempo que lanzó una "enérgica campaña" para abordar el problema de la economía informal y la corrupción.