Actualizado: 21/10/2019 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Reportaje

¿Héroe o terrorista?

Washington, Posada Carriles y el exilio en Miami: Una polémica con muchas aristas.

Enviar Imprimir

El caso Posada Carriles, desde hace tiempo encallado en una suerte de limbo político-judicial, estaría a las puertas de un desenlace el próximo primero de febrero, cuando el juez federal Philip Martínez decida si las evidencias presentadas por el Departamento de Seguridad Territorial de Estados Unidos (DHS) son lo suficientemente concluyentes como para justificar el encarcelamiento indefinido del anticastrista.

En octubre de 2006, Washington presentó un recurso en el que aseguraba que la liberación de Posada ocasionaría a Estados Unidos "serias implicaciones en términos de política exterior". Una formulación inédita en el contexto de las relaciones entre la Casa Blanca y el exilio cubano, sobre todo si se tiene en cuenta que gobierna el Partido Republicano.

Desde mayo de 2005, cuando fue detenido, los cargos contra Posada han ganado en número y complejidad. Ahora mismo, el gobierno estadounidense lo acusa de naturalización fraudulenta, a lo que se adicionan otros seis cargos de falsos testimonios durante su proceso de ciudadanía. El anticastrista había iniciado dichos trámites en septiembre de 2005, amparado en su historial de "servicios distinguidos a la nación".

Precisamente, dicho historial constituye uno de los argumentos que sectores del exilio cubano han venido esgrimiendo a la hora de criticar, cada vez más vigorosamente, el papel de Washington en el caso.

Una naturalización complicada

El pasado viernes 19 de enero varias decenas de exiliados cubanos se manifestaron junto al monumento a la Brigada 2506, en la Calle Ocho de La Pequeña Habana, para pedir la liberación de Posada.

Carteles alusivos a la posición de la Casa Blanca, como el de "Con amigos así no quiero enemigos", mostraban la inconformidad de los presentes ante lo que consideraban un "giro incomprensible" en la política exterior estadounidense.

"El exilio cubano considera injusto el encarcelamiento de Posada Carriles", declaró a Encuentro en la Red Rodolfo Frómeta, dirigente de los Comandos F-4 por la Libertad de Cuba. "Posada peleó en la guerra de Vietnam a favor de esta gran nación, incluso estuvo trabajando para la CIA… ¿Por qué no lo consideraron un ilegal entonces?".

"Lo mantienen detenido para complacer al régimen castrista, para complacer a Hugo Chávez", abundó Frómeta. "Según la constitución de Estados Unidos, le corresponde la ciudadanía a todo aquel que haya ido a la guerra defendiendo la bandera estadounidense, que es el caso de Posada Carriles".

"El argumento de que mintió en el proceso de naturalización es un absurdo. A Posada ni siquiera debían haberlo llevado a la cárcel. Dado que le corresponde la ciudadanía norteamericana, él puede entrar y salir cuantas veces estime de territorio estadounidense".

El Comandante Frómeta, quien en la página web de los Comandos F-4 le recuerda a George W. Bush que como presidente no ha defendido Estados Unidos "repartiendo flores ni caramelos", asegura que cualquiera puede cometer un error, incluso miembros del Partido Republicano.

"En cualquier partido hay personas que se dejan confundir, tontos útiles", adicionó el activista en referencia a los cargos de Washington contra Posada. "Cuánta injusticia no se comete a diario… ¿La policía a veces no golpea a un hombre, y después no ha habido que expulsar a ese policía que abusó de su cargo?".


« Anterior12Siguiente »