Actualizado: 30/01/2023 18:55
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Crónicas

Ideas sueltas en La Habana

En el 'debate' auspiciado por Raúl Castro, la gente ha empezado a hablar de algo que daba miedo: la palabra 'amnistía'.

Comentarios Enviar Imprimir

TEMA: Un 'debate' por decreto

Todavía en estos días finales de septiembre la prensa cubana no ha dicho cuáles son los planteamientos que están teniendo lugar en las reuniones convocadas por el Partido para discutir el discurso de Raúl en Camagüey, el pasado 26 de julio, pero alguna gente en la calle supone (quiere creer, digamos) que allí se está planteando todo lo que tiene trabado al país, que de allí saldrá un nuevo socialismo.

Esta esperanza, por lo que oigo, irrita a algunos que temen eso precisamente: un nuevo socialismo que no dejaría de ser el socialismo que conocemos. Un remiendo por aquí y otro por allá, dicen, y allá te va eso como algo nuevo o muy renovado salido de la enjundia de la masa durante un profundo y fraternal debate que recogiera las ansias de la nación y que presentarían ante el mundo como un inobjetable referéndum democrático.

"En la práctica, de hecho, un contra-proyecto Varela", decía con mucha virulencia en el agromercado de 26 y 39 una vieja gorda que parece saber más de cuatro cosas.

Dos tarimas más allá, un chofer que había detenido su ómnibus para comprar unas libras de yuca, declaraba muy seguro, refiriéndose a la larguísima lista de cosas que ha oído decir que se plantearían en la famosa discusión, que allí con sólo plantearse y acordarse una cosa, una sola cosa, todas las demás caerían solas, bajarían por su propio peso, y esa cosa, señores, tiene un nombre: "transición hacia la democracia", dijo ya con su cartucho de yuca en la mano, mirando hacia el ómnibus de donde lo estaban urgiendo los pasajeros con chiflidos y hasta insultos.

Pues la gente, que empezó a soñar con cierta timidez, ha terminado envalentonándose. En La Habana, al menos en cualquier esquina, hallará uno, dos o más tipos hablando de lo que urge cambiar. Incluso ha empezado a hablarse de algo que hasta el momento era en la Isla una palabra olvidada o que, cuando menos, daba miedo mencionarla: la palabra "amnistía".

Por lo que se dice, hay en las cárceles cubanas cientos de presos que no han cometido actos de sabotaje ni atentados —ni los han planeado— y sobre los que, sin embargo, pesan condenas más largas que las que les fueron impuestas a los asaltantes al Moncada en 1953. Cubanos que, en muchos casos —alegan los entusiastas de la amnistía—, fueron sentenciados por criticar medidas que hacen el casi ciento por ciento de las cosas cuya anulación sería planteada ahora en la discusión famosa.

En momentos, resumía uno de estos heraldos, en que el gobierno ha emprendido una campaña mundial para obtener la libertad de los cinco presos en Estados Unidos bajo cargos de espionaje, limpiar las cárceles de la Isla mediante una amnistía amplia, como la que en 1955 conocieron los moncadistas, sería un gran impulso para la mencionada campaña. Además de una elocuente presentación de credenciales del nuevo socialismo con espacio para la opinión ajena que se pretende, a la vez que liquidaría las comparaciones que sobre las condiciones de vida de los presos de la Isla y de los cinco ha venido haciendo a la prensa extranjera y en las que tan mal parado suele salir el gobierno.

Claro está que de esa discusión hay mucha gente que no espera nada, pero después de tantos años de silencio, ahora que la han autorizado a opinar, no sabe cómo callarse. Y usted la oye despachándose, con el entusiasmo con que lo hacían los muchachos hablando de los Reyes Magos cuando todavía existían aquí.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.