Actualizado: 20/11/2019 9:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía

Números en pugna

Los resultados económicos son la manzana de la discordia. Unos los tachan de inciertos y otros, viceversa; pero a la mayoría les importa un comino.

Enviar Imprimir

En Cuba, nada se parece más a la economía que sus propios precios: ambos están por las nubes.

Muchos creen que para 2007 las estadísticas podrían ser tan delirantes como ahora y que el estado de cosas será más o menos un calco. Es imposible —ripostan— cotejarlas por medios independientes.

"Cuba no falsea sus estadísticas, ni las manipula", alega el ministro de Economía, José Luis Rodríguez, al poner en blanco y negro el crecimiento del producto interno bruto de la Isla en 2006: 12, 5 por ciento.

La cifra encarama a la economía cubana "a la cabeza del crecimiento mundial", desplazando así a China, que hace cuatro años mantiene crecimientos superiores al diez por ciento y que se tiene como la economía más arrolladora del planeta.

"Las imprecisiones, los datos inexactos, enmascarados consciente o inconscientemente no pueden continuar", acotó tronante el general Raúl Castro ante el parlamento, poco después de escuchar el informe de Rodríguez.

¿Una podrida para el ministro? La pregunta suena chocante, pero en la calle la gente cuestiona hasta la saciedad los indicadores. Los números van por un lado, la vida por otro.

Comerse un cable

"Pueden decir lo que les dé la gana. El papel es el animal más fuerte: aguanta todo lo que le pongas", asegura riendo una ex maestra de educación primaria. "Realmente no les presto atención, son números al fin y al cabo".

Se dedica a repasar a una docena de muchachos de segunda enseñanza en su casa, "para que aprendan lo elemental que no le dan en la escuela". Cobra diez pesos por sesión de dos horas. Al mes obtiene un salario superior a los quinientos pesos, unos 20 convertibles.

"Aquí lo único que crece es la producción de cable. Esa no falla nunca", dice alguien a quien apodan el "pichao" —demente— por sus atrevidos comentarios de esquina. "Comerse un cable", en norma cubana, significa padecer penuria.

El espectacular "aumento" del PIB cubano se sustenta, según la CEPAL —Comisión Económica para América Latina— en la ampliación de las relaciones comerciales con Venezuela y China y, al igual que en 2005, en el crecimiento de la venta de servicios profesionales, especialmente de salud, a más de una treintena de naciones.


« Anterior123Siguiente »