Actualizado: 20/10/2021 13:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Pesadillas virtuales

Si ahora el 'debate' es sobre el rock y el maltrato a los homosexuales, ¿habrá que esperar veinte años para abordar la censura a internet?

Comentarios Enviar Imprimir

TEMA: Un 'debate' por decreto

Ramiro Valdés sueña todas las noches con Bill Gates. Son pesadillas. Se imagina estrangulándolo, con sus propias manos. Valdés maldice una y mil veces la maldita red de redes que tanto desatino ha causado en Cuba en los últimos años.

Según él, no es justo que la paz y el control se vean interrumpidos por "esa plaga de lacayos al servicio del imperialismo que aprovechan cualquier nimiedad para convertirla en un globo noticioso". Valdés está realmente preocupado, porque la situación de hoy no se parece en nada a la que vivió en su época de ministro del Interior, cuando unos cuantos bofetones o alguna tuberculosis implantada en los alimentos, bastaban para callar a los contestatarios.

Ahora no es lo mismo. Los adolescentes comienzan a tocar un mouse y en poco tiempo ya quieren internet y conocer otras realidades. Cuando se asoman a la libertad de la red global, comienzan los problemas.

Postbase de Lourdes

Una de las decisiones de Fidel Castro en los últimos años fue transformar la antigua base de Lourdes en una escuela para graduar a "decenas de miles y hasta millones de informáticos". Encima, le colocó el letrero de "Ciudad virtual" a la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI).

Sin embargo, la gente chotea esta idea. Muchos no quieren graduarse en la UCI, ya que una vez en la calle no tienen derecho a adquirir computadoras, ni mucho menos conectarse a internet. La pregunta que se hacen es: ¿para qué tantos informáticos?

Uno de los escándalos que más se recuerdan es el originado tras la apertura de la UCI. Varios estudiantes se fotografiaron en poses eróticas y pornográficas, para luego distribuir el botín en internet. Según se conoció a través de informes de la prensa independiente, pretendían encontrar una vía para salir del país. El resultado fue la expulsión del sistema educacional de todos los adolescentes involucrados.

En días recientes, cuando parecía que las aguas habían tomado su nivel, el presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón, fue puesto en ridículo por parte de estudiantes de la UCI, quienes reclamaron mejoras indiscutibles para el cubano de a pie: incrementos salariales, posibilidad de viajar, y acceso a internet y correo electrónico.

Además de hacerse el ignorante, en temas que deben ser de dominio cotidiano para tan importante dirigente, ha orquestado toda una campaña para silenciar el escándalo. Y como premio a tan ridícula actuación, se le ratifica al frente de la Asamblea Nacional.

En este contexto, los medios oficialistas no han dudado en criticar las posiciones contestatarias manifestadas en la sociedad, pero la realidad es que casi todo lo que se cuestiona tiene una raíz verdadera.

Aquí no pasa nada

Un reciente artículo publicado por Juventud Rebelde, titulado "El fantasma de la tontería «informa» sobre Cuba", considera que es tonto criticar la insalubridad del sistema de salud, la ineficiencia de la educación, la falta de libertad de movimiento, y así tantas cosas que se supone son parte indispensable de la vida de cualquier persona.

Un periodista de una emisora nacional, que pidió mantenerse en el anonimato, afirma que "se prepara una campaña para 'desacreditar' y negar todas las manifestaciones de crítica que han surgido en diversos sitios del país. Pero, sin lugar a dudas, la divulgación clandestina del vídeo de Alarcón con los estudiantes de la UCI, ha sido el catalizador del proceso".

Por su parte, las organizaciones oficialistas han comenzado a orientar a sus afiliados "detener todos los rumores de inestabilidad con que el enemigo pretende desestabilizarnos", según consta en el mensaje difundido por el Partido Comunista.

"Ahora se preocupan por el debate, cuando se nos ha secado la lengua de mantenerla a buen recaudo, cuando sabemos que cualquier ministro puede destruir su sector y sólo recibe un 'movimiento de cuadro' hacia esferas donde refresca por un tiempo", dice un intelectual que tiene que conformarse con criticar la crisis económica de Estados Unidos o el "maltrato" de los inmigrantes en Europa.

Debate extemporáneo

Existe una actitud que se va convirtiendo en práctica común: provocar planteamientos para "resolver" los problemas, pero cuando la sangre pretende llegar al río, enseguida se suspenden las conversaciones. Ha sucedido siempre, desde la censura de PM hasta la catarsis que ahora hace el gobierno con estudiantes de la UCI, quienes de pronto se convierten en exegetas del sistema impuesto por Fidel Castro.

Los ciudadanos se han tenido que conformar con analizar los problemas sociales con veinte años de diferencia. Ahora se revisan los "excesos" con los homosexuales ocurridos en los años setenta, se organizan eventos para debatir el rock que se escuchaba en los sesenta y hasta Graziella Pogolotti publica el libro Polémicas culturales de los 60.

Con un poco de paciencia, y sin intentar acceder a Yahoo ni formar "grupúsculos" en las esquinas, ni mucho menos pretender agobiar a los sabios dirigentes con "tonterías" sobre la ineficacia del transporte, la vivienda, la alimentación, la salud, la educación y las libertades ciudadanas, en 2028 nos responderán las dudas de este momento que vivimos.

Entonces los ciudadanos podrán acceder a internet y ver el vídeo de la UCI —el que detonó el escándalo—. De mantenerse el actual statu quo, las autoridades culparán a los mandos intermedios de no haberlo emitido en el noticiero de televisión.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.