Actualizado: 29/06/2022 10:50
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía

Viaje con retraso

Agricultura: Si ya la prensa oficial reconoce tímidamente algunos errores, lo que urge es implementar los cambios pedidos a gritos.

Comentarios Enviar Imprimir

TEMA: Un 'debate' por decreto

"Viaje al centro de la tierra", un artículo publicado recientemente en Juventud Rebelde, ¿constituye una señal de la pérdida de terreno que comienza a sufrir el inmovilismo en Cuba?

El intento de desarrollo económico desde el monopolio estatal de la propiedad, elemento característico del socialismo totalitario, terminó en el camino de las reformas. En Rusia, la Revolución de Octubre en 1917, después del fracaso de la cooperativización forzosa, optó por la Nueva Política Económica, que, por su carácter coyuntural, constituyó uno de los factores del fracaso definitivo del socialismo soviético.

En China, el régimen instaurado en 1949 realizó un intento similar que condujo al hambre generalizada. Luego, desde 1979, emprendieron reformas hasta convertirse en uno de los motores de la economía mundial.

En Vietnam, la generalización del sistema de economía planificada sumió al país en la miseria hasta que en 1986 comenzó la llamada "Renovación Vietnamita", con la cual se logró un aumento sostenido de la producción y la productividad; al punto que desde 1993 Estados Unidos dejó de oponerse a la concesión de créditos, suspendió el embargo y estableció relaciones diplomáticas.

En Cuba, la propiedad de la tierra transitó de los latifundios coloniales a los republicanos, y de aquí al monopolio del Estado, impidiendo la diversificación de la propiedad, el interés por los resultados productivos y el sentido de pertenencia de los ciudadanos. Esto condujo al país al estancamiento económico, que ha intentado paliarse con reformas coyunturales.

Las transformaciones iniciadas en 1993, al situar en primer plano los intereses del poder, en vez de profundizar las medidas iniciales, dieron paso a una contrarreforma bajo la decisión de "coger al toro por los cuernos" para impedir la formación de una clase media. El resultado es harto conocido: la Isla se convirtió en importadora de azúcar.

Reconocimiento del fracaso

El denominador común en los cuatro casos mencionados radica, entre otros factores, en la imposibilidad de aumentar la producción y la productividad sin la introducción de mecanismos de mercado, la autonomía de los productores, el derecho de propiedad y la correspondencia de los salarios con el costo de la vida.

En sintonía con el resurgimiento del "debate", convocado para analizar el discurso de Raúl Castro en julio de 2007 —cuya médula radica en la declaración de cambiar todo lo que deba ser cambiado—, en la prensa oficialista han aparecido tenues manifestaciones de críticas a la ineficiente gestión estatal.

En ese contexto, Viaje al centro de la tierra, al tocar, aunque sea con omisiones, el tema de las ineludibles reformas en la agricultura, merece ser comentado. Una síntesis de los planteamientos realizados por campesinos, dirigentes y especialistas entrevistados, ilustra el giro del artículo citado:

-La conversión de tierras estatales en Unidades Básicas de Producción Cooperativas (UBPC) en 1993 no respondió a un proyecto de socialización, sino a la crisis de la economía. Por esa razón, surgieron endeudadas y con limitaciones para el empleo del poco dinero disponible. Aunque para su creación se tomó como referencia las Cooperativas de Producción Agropecuarias (CPA), las UBPC nacieron sin la gestión de compra.

-La necesidad de "ofrecerle a la gente que habita en el campo condiciones para que viva" constituye un reconocimiento de las insuficiencias, que van desde los salarios hasta la ausencia de libertades para producir.

-La necesidad de la "autonomía territorial", un planteamiento que apunta contra el centralismo burocrático que ha asfixiado la economía agrícola durante décadas.

-El reconocimiento de que los sectores cooperativo y campesino, con el 35% de la tierra cultivable del país, aportan más del 60% de la producción; mientras las UBPC, junto con las granjas estatales, dueñas del 65% de las tierras, sólo contribuyen con un 35%, se une a la afirmación de que las UBPC constituyen el peor rostro de las entidades visitadas durante las entrevistas.

-La confirmación de que Cuba, nación agrícola por excelencia, mantiene el 50% de sus tierras ociosas, deficientemente explotadas y/o infectadas de marabú, razón por la cual hay que destinar miles de millones de dólares para importar alimentos.

-En relación con el vital problema de la propiedad agraria, algunos entrevistados expresaron que al campesino no le importa si el suelo es o no suyo, que lo importante es que lo dejen producir tranquilo o que "el sentido de pertenencia es imprescindible para todo, mucho más para atender la tierra". Sobre el tema, el propio Lugo Fonte, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, reconoce que la adjudicación de tierras ha estado marcada por miles de ilegalidades de todo tipo, así como la imperiosa necesidad de comenzar a distribuir más tierras, en un proceso "inteligente", para evitar la "explotación del hombre por el hombre", aunque introduce la disposición de permitir trabajadores contratados.

-En relación con la comercialización, el reconocimiento de que se pierde el 30% de la producción, entre otros factores, porque no hay envases, camiones o neumáticos. A lo que se suma la ineficiencia de la Unión Nacional de Acopio —monopolio encargado de la compra, transportación, venta y pago a los agricultores.

Lo que resta ahora

Si lo primero para iniciar las transformaciones en la maltrecha economía agrícola es el conocimiento de las causas, los reconocimientos citados parecen apartarse del hábito de culpar al "enemigo" o de criticar a otros países por producir alimentos para combustibles.

En su lugar, pone luz sobre las causas internas que señalan al obsoleto e inviable modelo de control absoluto del Estado. Entonces, si existe un paquete de reclamos populares surgido del "debate" promovido por el planteamiento de Raúl Castro de "cambiar todo lo que deba ser cambiado", lo que urge ahora es voluntad política y las correspondientes medidas para iniciar las transformaciones que la agricultura demanda a gritos.

¡Ojalá el esperado viaje acabe de producirse!


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.