Actualizado: 24/11/2020 19:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Caridad, Religión, Santería

Cubanos celebraron sus deidades, pese a rebrote de covid-19

Las imágenes fueron sacadas a la puerta de sus respectivos templos para recibir a los devotos, a quienes no se les permitió entrar a los edificios debido a las medidas por la pandemia

Comentarios Enviar Imprimir

Cientos de cubanos salieron el lunes y martes a las calles de La Habana pese a un rebrote del nuevo coronavirus para pedirles salud y prosperidad a las vírgenes de Regla y de la Caridad, que también representan a poderosas deidades afrocubanas, informa la agencia noticiosa Associated Press.

Aunque las procesiones fueron suspendidas y no hay transporte público, la gente llegó la víspera hasta el poblado costero de Regla, en las afueras de la ciudad, para saludar a la patrona del lugar y en el caso de los creyentes de la santería homenajear a Yamanyá con ofrendas arrojadas al mar.

El martes, en tanto, muchos fieles se congregaron en la Iglesia de la Caridad, donde se agasaja a Ochún en la tradición yoruba, una serie de creencias y tradiciones espirituales originadas en África Occidental.

En ambos casos las imágenes fueron sacadas a la puerta de sus respectivos templos para recibir a sus devotos, a los que no se les permitió entrar a los edificios.

Según expertos, el 70 % de la población cubana realiza algún tipo de práctica religiosa afrocubana —un sincretismo entre la religión de los blancos conquistadores y los esclavos negros— en sus diferentes variantes como la santería o la Abakuas.

“Hay muchas familias separadas, que la virgen las una y cure todos los males”, dijo a The Associated Press José Joaquín Rondón, un ingeniero mecánico de 23 años que llegó caminando hasta la Iglesia de la Caridad desde Santos Suárez, un barrio popular a unos 10 kilómetros.

“En la religión yoruba se celebra a Ochún, en la católica a la Caridad”, agregó Rondón vestido con una sudadera amarilla, el color que identifica a los devotos de esta deidad. “Es la misma (santa) y es el fundamento de la cultura cubana, de la tradición (mestiza) de nuestro país”.

En la reja de hierro forjado de la Iglesia de la Caridad se agolparon fieles con girasoles en sus manos y collares de cuentas o cruces —en el caso de los católicos—. Todos llevaban cubrebocas, de uso obligatorio en Cuba, mientras algunos llamaban a a la gente a mantener la distancia. Funcionarios del gobierno local se acercaron al templo para exhortar a las personas a que se cuiden.

Desde la calle podían escucharse rezos y música sacra provenientes del templo que mantuvo sus actividades hasta las cuatro de la tarde. En La Habana, donde la situación epidémica es compleja, rige un toque de queda a partir de las siete de la tarde.

Las autoridades permitieron que la misa de la Iglesia de la Caridad del Cobre en Santiago, a unos 1.000 kilómetros de La Habana y adonde se encuentra la imagen original de la virgen, sea transmitida por televisión.

Quienes no pudieron ir al templo, sobre todo los creyentes en la santería, instalaron altares en sus hogares.

“Tengo coronado Ochún en la religión yoruba hace cuatro años. Y siempre la pongo junto con Yemanyá porque ayer fue su día”, explicó a la AP Ariadna Arregoitía, de 34 años, mostrando el altar con las imágenes de ambas santas colocadas en lo que fue el mostrador de su restaurante y que desde marzo está cerrado por la pandemia. “Espero que todo esto acabe... uno quiere que todo regrese a la normalidad y salir adelante”.

A la llegada de la COVID-19 había unos 600.000 emprendedores —una cifra récord desde que el entonces presidente Raúl Castro aprobó unas tímidas reformas en 2010— de los cuales, en el mes de abril, según las últimas cifras oficiales disponibles, al menos 139.000 habían entregado temporal o permanentemente sus licencias y otros miles habían cerrado.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) la economía de la isla podría caer un 8 % este año por el cese del turismo y las pérdidas de las remesas.

Además, Cuba debe lidiar con las sanciones estadounidenses que fueron dramáticamente incrementadas bajo la administración del presidente Donald Trump.

El martes el director de Epidemiología, Francisco Durán, reportó 25 casos del nuevo coronavirus para un total acumulado de 4.377 contagios y 104 fallecidos.

Cuba logró controlar relativamente el virus en julio y algunas provincias no han reportado casos desde hace más de un trimestre, pero a partir de la flexibilización de las restricciones se produjo un rebrote en La Habana y sus zonas aledañas.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Creyentes con mascarillas rezan durante una misa católica transmitida por radio en honor a la Virgen de la Caridad del Cobre en su fiesta en La Habana, Cuba, el martes 8 de septiembre de 2020Foto

Creyentes con mascarillas rezan durante una misa católica transmitida por radio en honor a la Virgen de la Caridad del Cobre en su fiesta en La Habana, Cuba, el martes 8 de septiembre de 2020.