Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Obama, Visita, Trump

Detalles de una visita

Donald Trump dijo que Raúl Castro no tiene respeto por el presidente Barack Obama al no salir a recibirlo a la pista del aeropuerto de La Habana

Comentarios Enviar Imprimir

El gobierno estadounidense descartó que haya sido ofensivo que el presidente cubano Raúl Castro no haya recibido a Barack Obama a su llegada al aeropuerto de La Habana.

Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, dijo que “nunca se contempló ni se discutió” que Castro estaría en el aeropuerto. Agregó que las autoridades cubanas piensan realizar una ceremonia hoy lunes por la mañana con Obama y Castro que represente un acto oficial de bienvenida.

Varios dignatarios acudieron al aeropuerto, entre ellos el ministro cubano del Exterior, Bruno Rodríguez, y el embajador cubano para Estados Unidos, José Cabañas.

La ausencia de Castro generó críticas del precandidato republicano a la presidencia Donald Trump, quien a través de Twitter consideró que era una falta de respeto. Raúl Castro hace muy pocas apariciones públicas, aunque sí recibió en el aeropuerto al papa Francisco cuando viajó a Cuba en septiembre y al patriarca ruso Kirill el mes pasado.

Trump dijo que el gobernante Castro no tiene respeto por el presidente Barack Obama al no salir a recibirlo a la pista del aeropuerto de La Habana. En su cuenta de Twitter, Trump comentó: “Wow, el presidente Obama acaba de aterrizar en Cuba, algo muy importante, y Raúl Castro ni siquiera estaba ahí para saludarlo. Él salió a saludar al papa y a otros. Falta de respeto”.

Trump señaló que de ser elegido presidente habría negociado algo mejor como parte del deshielo entre las dos naciones, pero agregó que estaba “bien” que Estados Unidos haya cambiado su estrategia. Su principal rival e hijo de padre cubano, Ted Cruz, declaró que se oponía a esa política.

Como parte de su recorrido por la Vieja Habana, la familia Obama visitó la Catedral bajo una fuerte lluvia, todos cubriéndose con paraguas negros. La primera dama Michelle Obama sostuvo la mano de su madre cuando caminaban cuidadosamente sobre las piedras resbaladizas en la plaza frente a la iglesia. Cientos de personas que se reunieron en la plaza aplaudieron y gritaban el nombre del presidente Barack Obama mientras la familia avanzaba hacia la Catedral. El mandatario estadounidense se detuvo durante unos cuantos minutos saludando a algunos de los presentes antes de entrar al recinto.

La esposa e hija del fallecido jugador de béisbol Jackie Robinson se encuentran entre las personas que el presidente Barack Obama llevó a la Isla en su viaje presidencial. Rachel Robinson, viuda de la estrella del béisbol, y su hija Sharon Robinson fueron pasajeras del Air Force One, el avión presidencial. Robinson, que fue el primer pelotero negro en la liga de béisbol estadounidense, jugó en Cuba en 1947 con los Dodgers de Brooklyn cuando hicieron su entrenamiento de verano en la Isla.

Salvo el partido de béisbol, los eventos en los que va a participar Obama tendrán lugar en sitios del Gobierno cubano, con una lista de invitados muy pequeña y controlada, o en la residencia del embajador estadounidense en funciones en Cuba. Algunos cubanos se quejaron de que no van a tener la oportunidad de ver o interactuar con el presidente estadounidense.

El secretario de Estado John Kerry se reunirá con representantes de la guerrilla colombiana de las FARC durante su visita a Cuba, a fin de verificar el estado del proceso de paz que el grupo armada negocia con el Gobierno colombiano. La reunión con los insurgentes, que han sido considerados parte de una organización terrorista por Estados Unidos, está programada para el lunes. Eso, de acuerdo con uno de los negociadores del proceso de paz que pidió que su identidad se mantuviera en el anonimato porque no estaba autorizado a hablar con los medios. El Gobierno de Colombia, apoyado por Estados Unidos, ha estado sosteniendo negociaciones de paz con las Fuerzas Revolucionaras de Colombia desde 2012.

Los negociadores de las FARC y el Gobierno colombiano fueron invitados para ver, junto con el presidente Obama y Raúl Castro, un partido amistoso de béisbol entre los Rays de Tampa Bay y la selección de béisbol cubana.

Manifestantes progubernamentales y policías interceptaron y rompieron una protesta disidente en La Habana, unas horas antes de que Obama arribara en una visita histórica. Cerca de 300 personas rodearon a unos 60 miembros y seguidores del grupo disidente las Damas de Blanco, en su mayoría mujeres, a quienes lanzaron gritos a favor del gobierno.

Las disidentes fueron trasladadas entonces por mujeres policías hacia autobuses del transporte público, en una operación que duró cerca de 10 minutos. En esos casos, los manifestantes suelen permanecer algunas horas detenidos y luego liberados.

El número de manifestantes, tanto opositores como a favor del gobierno, y el de policías en el lugar parecieron ser similares a ocasiones anteriores.

La líder de las Damas, Berta Soler, dijo antes de que fueran interceptadas que le gustaría decirle a Obama que “cuando se hace negocios, ambas partes ponen condiciones, y cuando se hacen negocios con un gobierno totalitario hay que poner condiciones”. Soler dijo que recibió una invitación para el encuentro planeado entre Obama y disidentes. A diferencia del pasado, cuando rechazó acudir a un encuentro con el secretario de Estado, John Kerry, dijo que en esta ocasión sí tiene pensado asistir a la reunión con Obama.

Casi 40 legisladores estadounidenses y casi una docena de empresarios acompañan al presidente Obama en su histórica visita a Cuba. La Casa Blanca informó que ocho senadores y 31 representantes viajaron a la Isla junto con el mandatario. La mayoría son demócratas como Obama, pero hay también algunos republicanos, entre ellos el senador Jeff Flake de Arizona y Mark Sanford de South Carolina. La Casa Blanca organizó un avión adicional para poder trasladar a los legisladores. Pero algunos legisladores viajaron en el avión presidencial Air Force One, entre ellos Flake, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, el senador por Illinois Dick Durbin y el senador por Vermont Patrick Leahy. Todos son partidarios de las gestiones de Obama para normalizar relaciones con Cuba. Viajaron también los directores ejecutivos de Xerox, Marriott, PayPal y otras empresas. También está un ejecutivo de CleBer, que ha sido autorizada para inaugurar la primera fábrica estadounidense en Cuba desde la revolución de 1959. El Aeropuerto Internacional José Martí está mostrando evidencias de deterioro. Periodistas y funcionarios estadounidenses que estuvieron en un vuelo fletado experimentaron el deterioro personalmente. El avión tuvo que permanecer en el aire cerca de una hora luego que se le informó al piloto que el aeropuerto había cerrado temporalmente. En el aeropuerto, el servicio para teléfonos celulares es irregular. Se estima que los vuelos comerciales entre Estados Unidos y Cuba se reanudarán este año tras un acuerdo alcanzado por las partes. El acuerdo abarca unos 20 vuelos diarios a La Habana, además de otros a aeropuertos más pequeños.

A unas horas de la llegada del presidente Obama a La Habana, Cuba llamó a las autoridades de EEUU a no discriminar a las empresas estatales y permitirles acceder a su mercado nacional. El ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, dijo en rueda de prensa que las medidas tomadas hasta ahora por el gobierno estadounidense como parte de la búsqueda de normalización de relaciones “han mantenido un cerco discriminatorio hacia empresas del sector público”, cuando son el corazón de la economía cubana. El gobierno de Obama anunció recientemente medidas que buscan facilitar que compañías estadounidenses hagan negocios con el incipiente sector privado en Cuba. Malmierca reconoció la importancia de algunos cambios como el levantamiento de la prohibición para el uso de dólares en transacciones, pero dijo que “la efectividad de las medidas debemos comprobarlas en la práctica”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.