Actualizado: 21/07/2019 2:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Iglesia Católica, Jaime Ortega, Cambios

“Espacio Laical” defiende a Jaime Ortega y arremete contra opositores cubanos y autoridades de la Isla

La publicación hace un llamado “a todas las fuerzas patrióticas de la nación” que desean “una Cuba serena y conciliada, justa y soberana, democrática e inclusiva, próspera y equilibrada” a unirse y trabajar en pos de ese objetivo

Comentarios Enviar Imprimir

La revista Espacio Laical, el órgano de prensa del Consejo de Laicos de la Arquidiócesis de La Habana, en su editorial más reciente defiende el trabajo político del cardenal Jaime Ortega y arremete contra grupos opositores de la Isla y del exilio, así como contra algunas autoridades que se oponen al diálogo nacional.

En su comunicado, la Redacción de Espacio Laical resalta la propuesta de diálogo entre todos los cubanos que ha ido elaborando la Iglesia católica cubana desde hace más de 30 años, “como metodología imprescindible para avanzar hacia una mayor concordia nacional”.

En ese trayecto, “siempre crispado y zigzagueante”, el cardenal Jaime Ortega representa una personalidad clave, subraya el texto.

“Teniendo claro que se trata de un camino largo, y haciendo gala de la paciencia y la moderación que le son habituales, el Cardenal se ha consagrado a la construcción de una hoja de ruta que prefigura un camino de cambio gradual, pacífico, inclusivo, sin traumas para el país”, señala el comunicado.

Desde la Arquidiócesis de La Habana, Ortega ha asumido una “posición de liderazgo” tras desarrollar “una agenda de diálogo amplia”, que ha incluido a “muchos ciudadanos, intelectuales, académicos, grupos de la sociedad civil, otras denominaciones religiosas, miembros del Gobierno cubano y del cuerpo diplomático acreditado en nuestro país, la Santa Sede , gobiernos de otros países, la Iglesia que peregrina en Cuba y en otras partes del mundo, así como con actores sociales y políticos cubanos situados en el exilio de Miami y en otras regiones del mundo”.

Esta labor, añade el editorial, ha rebasado el trabajo eclesiástico para convertirse en “una propuesta de transformación ordenada y gradual del orden nacional”.

Espacio Laical considera que no existe otro actor social dentro del espectro nacional más comprometido con “la construcción de una alternativa global de cambios positivos para Cuba”.

En este contexto, el comunicado subraya la postura crítica de la Arquidiócesis, y en la persona de Jaime Ortega, tanto hacia grupos opositores de la Isla y del exilio, que suelen “caracterizarse por criticar, condenar e intentar aniquilar, sin proyectos claros y universales para el destino de la nación”; como hacia algunas autoridades del Gobierno de La Habana que “han expresado públicamente que no consideran la posibilidad de gestionar transformaciones políticas encaminadas a canalizar la pluralidad existente en la nación”.

Sobre la oposición, el editorial expresa que “Desde su amor indiscutible a Cuba libre y soberana, la Iglesia no puede comulgar con proyectos monitoreados y acoplados, en muchos casos, a agendas dictadas desde fuera de la Isla y sin un distanciamiento crítico claro sobre las medidas de bloqueo contra nuestra Patria”.

Para la publicación, “la solución definitiva para Cuba” debe pasar por “una metodología política signada por el encuentro, el diálogo y el consenso”, lo que no es aceptado por “muchos que, cargados de odio, de prejuicios y en algunos casos hasta de escasísima inteligencia política, prefieren derrocar al actual Gobierno y conseguir un triunfo que nuevamente excluya a los adversarios”.

Esta solución que, admite el comunicado, podría conducir a la Isla hacia un cambio político y económico, no conseguiría “el necesario equilibrio nacional de inspiración martiana”, dado que sus promotores con frecuencia “parecen empecinados en excluir a todos aquellos que de alguna manera apoyan o han apoyado a la dirigencia de la Revolución”, lo que carece de “un verdadero contenido democrático y reconciliador.

Por otro lado, Espacio Laical critica asimismo la “rémora del Gobierno, particularmente de algunos de los funcionarios de la burocracia estatal-partidista, en implementar cambios necesarios de mentalidad y para el bienestar de la nación toda, y que son de amplio consenso nacional.”

Alude además a la lentitud y el corto alcance de las reformas y recrimina a “algunas autoridades” que “no consideran la posibilidad de gestionar transformaciones políticas encaminadas a canalizar la pluralidad existente en la nación” y que por tanto se oponen a desarrollar mecanismos para la realización del “diálogo nacional que reclama nuestra angustiosa crisis”.

El editorial denuncia que “ciertas facciones han urdido una estrategia que tiene el propósito de eliminar al Cardenal y deshacerse de la línea política que éste ha promovido”.

Atacan, explica la nota, no solo a la figura del Arzobispo de La Habana, sino también a proyectos “que desde la Iglesia intentan darle cuerpo” a la línea pastoral trazada, “que posee implicaciones políticas y sociales” y “que aspira a cambios positivos y serenos, graduales e incluyentes, ordenados y pacíficos, que logren articular un renovado modelo sociopolítico para Cuba”.

Denuncia también, que desde la alta burocracia político-partidista, algunos dirigentes y sobre todo el aparato ideológico del Partido Comunista (único) han desatado una campaña contra espacios del Arzobispado de La Habana que tiene como objetivo “bloquear la participación en los mismos de muchos académicos e intelectuales cubanos”, mientras algunos opositores critican “irresponsablemente” también estos espacios al definirlos como “progubernamentales” y “afines al oficialismo”.

El editorial recuerda el trabajo en pos del diálogo entre todos los cubanos llevado a cabo por la Iglesia católica a lo largo de los últimos 30 años y pone como ejemplo, entre otros, “la Carta Pastoral El amor todo lo espera, los cientos de pronunciamientos de los Obispos cubanos, la labor desplegada por el laicado desde varias publicaciones eclesiales”, así como las visitas de los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI a la Isla.

También recuerda que, desde la Iglesia, el cardenal Ortega fue la única voz que condenó “el fusilamiento del general Arnaldo Ochoa y de otros oficiales de las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior, el hundimiento del remolcador 13 de Marzo, los ataques del comandante Fidel Castro contra monseñor Pedro Meurice y los llamados actos de repudio, entre otros ejemplos”. Ortega, además, “ha intercedido anónimamente por la liberación de miles de presos políticos y comunes que no forman parte de esta última oleada conocida públicamente”.

Por otro lado, Espacio Laical, “desde hace ocho años”, trabaja “para impulsar el encuentro, el diálogo y el consenso entre cubanos con posiciones políticas disímiles”

“Aspiramos a que se profundicen las reformas económicas y sociales en curso y, además, abogamos por una reforma del Estado nacional que permita a la ciudadanía consensuar un proyecto inclusivo de país donde tengan cabida todos los cubanos”, explica.

Así, la publicación, que ha brindado sus páginas “a cubanos de la Isla y de la Diáspora, de la izquierda, del centro y de la derecha del espectro político nacional”, continuará “aunando esfuerzos con actores y proyectos de la nación” consensuar “reformas políticas, institucionales, económicas, jurídicas y sociales, entre otras, capaces de conseguir un verdadero bienestar general”.

Los que no han estado presentes en este esfuerzo, señala el editorial, ha sido porque no asumen una labor y “un discurso bien fundamentado, sereno, propositivo e inclusivo”.

Espacio Laical declara que no renunciará “al respeto y la transparencia, el diálogo y el consenso” y que se opone a otras políticas que prefieren “lo contencioso y divisivo”, puestas en práctica durante décadas “tanto desde el Gobierno como desde la oposición” y que no han conseguido la transformación del país.

“Gracias a Dios Cuba es hoy más plural y policéntrica que nunca”, añade el comunicado, por lo que Espacio Laical se opone asimismo a “los mesianismos políticos, oficiales y opositores, que pretenden autoproclamarse únicos portavoces de la sociedad civil y la vida política nacional”.

Espacio Laical hace un llamado “a todas las fuerzas patrióticas de la nación” que desean “una Cuba serena y conciliada, justa y soberana, democrática e inclusiva, próspera y equilibrada” a unirse y trabajar en pos de ese objetivo.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.