Actualizado: 21/08/2019 5:32
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Castro-salud

Exiliados opinan que la imagen de Castro es la de un anciano enfermo y fuera de la realidad

Enviar Imprimir

La reaparición de Fidel Castro en la televisión cubana, la primera tras diez meses de convalecencia, retrata a un anciano "muy deteriorado" y ausente de la problemática real del país, opinaron en Miami el miércoles grupos del exilio, informó EFE.

Castro, apartado del poder desde el 31 de julio del año pasado por una enfermedad intestinal, transmitió en su reaparición televisiva la imagen de un anciano "enfermo" y "al margen de lo que sucede en el país", dijo Ramón Saúl Sánchez, líder del Movimiento Democracia.

Ha pasado de ser el "comandante de la revolución" a un "ciudadano enfermo y débil", con "problemas de concentración", al que se le "evitan las preocupaciones", señaló Sánchez.

Sobre la posibilidad de que pueda retomar sus cargos políticos, el exiliado se mostró incrédulo y afirmó que la operación con anestesia a la que se sometió el gobernante "le ha deteriorado su forma física de manera irreversible".

En ese sentido, Ninoska Pérez, directora del Consejo por la Libertad de Cuba, ironizó al afirmar que a Fidel Castro se "le ha echado a perder el disco duro".

A juicio de Pérez, la reaparición de Castro en una conversación de 50 minutos con el presentador del programa Mesa Redonda, de la televisión oficialista cubana, fue un "espectáculo grotesco".

"No sé cómo le han dejado salir así", es algo que demuestra "la desesperación de la cúpula" castrista por imponer una imagen de normalidad en el país, aseveró, al tiempo que aseguró que "Fidel Castro no regresará más nunca al poder".

"Él ha perdido su lucidez", subrayó.

Sylvia Iriondo, presidenta de Madres y Mujeres Anti-Represión (MAR por Cuba), coincidió en la opinión de que la aparición del gobernante fue un "espectáculo patético" y que se le vio como a un "dictador que no es parte ya ni del presente ni del futuro de Cuba".

Para Iriondo, el declinar de la vida de Fidel Castro, pese a que parecía algo más "recuperado" de salud en la entrevista, es un "capítulo cerrado".

En opinión de Tomás Rodríguez, director de Agenda Cuba, Fidel Castro es un "cadáver" balbuceante e "incoherente", incapaz de "concretar unas palabras sobre el pueblo cubano después de 48 años" de gobierno absoluto.

"Ha sido un fracaso para el gobierno cubano y, para la oposición, una afirmación de que hay que continuar trabajando a favor del cambio y la desobediencia civil", afirmó Rodríguez.