Actualizado: 21/11/2019 17:15
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

cinco espías, red avispa

Fiscales y defensores iniciaron sus alegatos en la revisión del caso de los cinco espías

Los fiscales pidieron al Tribunal de Apelaciones del Undécimo Circuito que deniegue el pedido de un nuevo juicio.

Enviar Imprimir

Fiscales y abogados defensores iniciaron este lunes en Atlanta la presentación de sus alegatos en un proceso para determinar si los cinco agentes cubanos condenados por espionaje en 2001 tuvieron un juicio justo en Miami, informó la AP.

Los fiscales pidieron al Tribunal de Apelaciones del Undécimo Circuito que deniegue el pedido de un nuevo juicio porque no existen pruebas de que los miembros del jurado que los condenó, en el que no figuraban cubanoamericanos, tuvieran prejuicios.

"Nada indica que algún miembro del jurado fuese influenciado por lo que sucedía afuera", en la ciudad, dijo el fiscal federal David Buckner.

La defensa argumentó que el caso del niño balsero Elián González exaltó a la comunidad cubanoamericana en Miami y que era imposible, en el momento en que se realizó el proceso contra los cinco espías cubanos, que un jurado fuese imparcial en un caso relacionado con la Isla.

El niño fue hallado en noviembre de 1999 en el mar, aferrado a un neumático después de que la embarcación cargada de cubanos que intentaban llegar a Estados Unidos naufragó.

Su madre murió en ese naufragio y, tras una batalla judicial librada por sus parientes en Miami, Elián fue entregado por el gobierno estadounidense en 2000 a su padre, residente en Cuba.

Los cinco agentes cubanos fueron condenados en Miami en 2001 por ser agentes extranjeros sin autorización, intentar espiar bases militares estadounidenses y penetrar organizaciones del exilio.

Tres jueces del Tribunal de Apelaciones revocaron las sentencias en agosto, al considerar que la publicidad anterior al juicio combinada con el sentimiento anticastrista predominante en Miami excluía la posibilidad de un proceso justo. La Fiscalía federal del sur de la Florida pidió al tribunal en pleno, integrado por 12 jueces, que reconsiderara el fallo.

"Creo que este tribunal no convertirá la 'tormenta perfecta' del prejuicio en un día brillante y soleado de neutralidad", declaró el abogado defensor Leonard Weinglass a la prensa, aludiendo al lenguaje usado por el Tribunal de Apelaciones.

Los cinco cubanos han reconocido que eran agentes de La Habana, pero dijeron que no espiaban a Estados Unidos sino a grupos de exiliados que planificaban supuestas acciones terroristas contra el gobierno de Fidel Castro.

Los acusados —Gerardo Hernández, René González, Antonio Guerrero, Fernando González, y Ramón Labañino— permanecen en la cárcel y fueron condenados a penas de entre 15 años y cadena perpetua.

Hernández, supuesto cabecilla del grupo, también fue condenado por conspiración para cometer asesinato, en el caso de la muerte de cuatro pilotos de la organización de exiliados Hermanos al Rescate, cuyas avionetas fueron derribadas por cazas del ejército cubano en 1996.

Otro abogado defensor, Richard Klugh, dijo que los jurados del proceso en Miami tenían miedo de emitir un veredicto de inocencia en una comunidad que se había rebelado tras el regreso de Elián a Cuba, con su padre. Agregó que los fiscales encendieron las pasiones al hacer hincapié en que los espías se proponían perjudicar a los exiliados.

"No hay nada más ofensivo. En el proceso entraron en juego otras cosas, aparte de los delitos [imputados] y el espionaje", sostuvo Klugh.

Añadió que ahora tal vez sea posible hacer un juicio justo, pero que la defensa no descarta pedir un nuevo proceso afuera de Miami.

El fiscal Buckner insistió en que el juicio fue justo, porque se tomaron "vigorosas medidas" para seleccionar y aislar a los jurados, ninguno de los cuales era de ascendencia cubana.

Afirmó que el hecho de que tuviesen mala opinión de Fidel Castro no implica que no pudieran juzgar imparcialmente.

"Todo gira en torno a los jurados. Y ninguno expresó opinión alguna sobre la culpabilidad de los acusados", dijo Buckner.