Actualizado: 11/12/2019 10:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Hermanos al Rescate, avionetas, José Basulto

Hermanos al Rescate cree que no se ha hecho justicia 10 años después del derribo de las avionetas

Enviar Imprimir

El derribo de dos avionetas del grupo Hermanos al Rescate por aviones del ejército cubano hace 10 años es una de tantas cuentas pendientes que el exilio cubano tiene con el régimen de La Habana y con el gobierno estadounidense, al cual acusan de no haber hecho justicia, informó la AFP.

"Si el tiempo ha probado algo es que no existe la voluntad de hacer justicia con lo que pasó, que lo que hemos estado pidiendo nosotros por 10 años aparentemente no va a suceder", dijo a la AFP José Basulto, fundador de Hermanos al Rescate y sobreviviente de aquel trágico 24 de febrero de 1996, cuando cuatro miembros del grupo perdieron la vida en dos avionetas derribadas por cazas MIG cubanos.

Una década después del hecho, y con 1,75 millones de dólares que le otorgó un tribunal estadounidense por daños emocionales, que aún no ha podido cobrar, Basulto no se da por vencido en sus reclamos.

El año pasado puso el dinero a disposición de quien pudiera abrir un proceso criminal contra Raúl Castro, jefe de las Fuerzas Armadas de Cuba.

"Cuando hablo de justicia me refiero al encausamiento criminal de Fidel y Raúl Castro, los autores intelectuales, los que dieron las órdenes" para derribar las avionetas, afirmó Basulto, quien sostiene que el gobierno estadounidense también les ha negado justicia, y que oculta información sobre los hechos de ese día.

Según Basulto, las autoridades estadounidenses tenían cazas listos en Florida para ahuyentar a los MIG que los atacaron, pero nunca despegaron.

"Nosotros mantenemos que esa orden vino de la Casa Blanca y lo que estamos tratando es de que alguien tenga la debida vergüenza y mande a desclasificar todas esas cosas que han mantenido secretas durante 10 años", dijo el exiliado.

"Desafortunadamente en este país un gobierno cubre a otro en todo lo que sean cuestiones de política exterior", y ni las administraciones demócrata ni republicanas han querido seguir con el tema, añadió.

Lo "sorprendente es que el gobierno de Estados Unidos no reaccionó" al derribo, declaró a la AFP Jaime Suchlicki, director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami.

El endurecimiento del embargo contra Cuba mediante la ley Helms-Burton "no fue suficiente para castigar este tipo de crimen", precisó Suchlicki, para quien el gobierno "podría haber hecho un enjuiciamiento internacional, pudo haber tomado una postura más fuerte" abriendo un proceso por lo menos contra Raúl Castro.

Familiares de tres de los fallecidos demandaron civilmente al gobierno cubano en Miami y obtuvieron más de 90 millones de dólares por las muertes, y un espía cubano fue condenado a dos cadenas perpetuas por entregarle a La Habana el plan de vuelo de las avionetas.

Pero los familiares de los muertos aparentemente se separaron por disputas tras ganar la demanda, y "la división hizo posible (…) que no haya habido justicia", dijo Basulto.

Las tres avionetas de Hermanos al Rescate salieron de Florida a media tarde del 24 de febrero de 1996 y se desviaron de sus rutas planeadas hacia Cuba, donde fueron interceptadas por los MIG, que derribaron dos de los aparatos en aguas internacionales, según un informe sobre el incidente de la Organización Internacional de la Aviación Civil (ICAO).

De acuerdo con el reporte, La Habana había advertido a Washington de que el grupo había violado el espacio aéreo cubano por lo menos siete veces entre 1994 y 1995, en una ocasión sobrevolando a baja altura la capital de la Isla para lanzar volantes anticastristas.

Según la ICAO, tras esos incidentes el régimen cubano dio instrucciones a su defensa antiaérea para "no tolerar más violaciones al espacio aéreo" e "interceptar" o "derribar" a los violadores si era necesario.

Sin embargo, las avionetas de Hermanos al Rescate fueron derribas en aguas internacionales, lo que provocó una condena del Consejo de Seguridad de la ONU, y el endurecimiento del embargo con la ley Helms-Burton.

"Sería estúpido hacer algo que uno sabe que tiene este costo, pero es que 10 años atrás nosotros no sabíamos que se estaba planeando una emboscada, y el gobierno de Estados Unidos sí lo sabía", dijo Basulto.