Actualizado: 19/06/2024 16:42
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión

Hostigamiento contra el activista de derechos humanos Juan Carlos González Leiva

'La vivienda del opositor permanece rodeada por los carros patrulleros de la Seguridad del Estado y de la Policía Nacional'.

Enviar Imprimir

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos ha expresado "seria preocupación por los graves y permanentes actos de hostigamiento" contra el opositor invidente Juan Carlos González Leiva.

Un comunicado difundido este miércoles por la organización, refiere que "desde el 16 de marzo de 2007", la vivienda de González Leiva "permanece rodeada por los carros patrulleros de la Seguridad del Estado y de la Policía Nacional, acompañados de varias decenas de las turbas paramilitares de las Brigadas de Acción Rápida".

Agrega asimismo que estas personas "impiden salir de su casa" al abogado, lo mismo para "ir a comprar alimentos" que "despedir a visitantes".

El Observatorio señala "que no es la primera vez" que González Leiva, presidente de la Fundación Cubana de Derechos Humanos, "es víctima de actos hostigamiento o de repudio" y menciona que "después de su liberación, el 10 de marzo de 2006, de una prisión domiciliaria que duró cuatro años, fue víctima de constantes actos de repudio durante todo el año".

La entidad, programa conjunto de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), describe que el acoso "incluye la puesta de altavoces cerca de las ventanas y puertas del domicilio (de González Leiva) para impedirle dormir", así como "centenas de personas que rodearon su casa y cometieron actos de vandalismo, golpeando también a los visitantes".

Según el Observatorio, el hostigamiento ha consistido además en "la prohibición" al padre de González Leiva de salir de la Isla, "aunque había obtenido un visa", y la realización de "reuniones de simpatizantes del régimen frente a su casa".

En su comunicado, la entidad "urge al gobierno a que tome todas las medidas oportunas y apropiadas para que todos los defensores de derechos humanos reciban una protección eficaz que les permita un cabal desempeño de sus actividades", y que reconozca "el importante trabajo de los defensores en favor de la paz, la democracia y el Estado de derecho".