Actualizado: 06/04/2020 20:21
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Oposición dividida en torno a diálogo Cuba-España sobre Derechos Humanos

Trinidad Jiménez afirmó que Madrid no pretende 'marginar a la disidencia' y que 'los contactos tienen su propio calendario'.

Enviar Imprimir

La oposición mira con atención la primera reunión esta semana en La Habana de un diálogo entre los gobiernos de Cuba y España que tocará el tema de los derechos humanos, pero reclama que también sea tratada la situación de los presos políticos y mantiene divergencias en torno a sus posibles resultados, informó AFP.

Un portavoz del ministerio español de Asuntos Exteriores dijo este domingo a la AFP en Madrid que la reunión, la primera entre el gobierno de la Isla y un país de la Unión Europea (UE) en materia de derechos humanos, se realizará probablemente el 29 y 30 de mayo y "no va a tener cobertura periodística".

La misma fuente indicó que si se produjera "cualquier tipo de acuerdo" se informará a la prensa,

Según el diario español El País, la delegación española estará encabezada por el director general de Política Exterior, Rafael Dezcállar, y la cubana, por Abelardo Moreno, viceministro de Relaciones Exteriores para Asuntos Multilaterales.

La agenda de la reunión incluye temas como derechos humanos, presos políticos y la concreción de un calendario para mantener dos encuentros al año, reportó el rotativo.

"Hay un tema central que no se puede soslayar de ese encuentro y es el de los presos políticos, y muy en particular de los 59 de los 75 condenados en 2003 que quedan en prisión", declaró el economista Oscar Espinosa Chepe, miembro del grupo y excarcelado en 2004 por razones de salud.

"Si ese tema no se toca, se perdería el sentido de la reunión", apuntó Espinosa Chepe, quien dijo "estar cauteloso" ante las conversaciones.

Otros disidentes, como Martha Beatriz Roque, de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil (APSC), y Vladimiro Roca, de la concertación Todos Unidos, se declararon pesimistas.

"De ahí no saldrá nada. Soy pesimista porque mecanismos similares firmados con Canadá en 1996 no dieron resultados positivos por la política cubana de negar la existencia de presos políticos", dijo Roca.

En contraste, el opositor moderado Manuel Cuesta Morúa dijo ver con optimismo el diálogo. "Como todo lo que comienza puede empezar con alguna dificultad, pero las dificultades se sobrepasan si hay disposición por la parte cubana para garantizar su éxito", afirmó.

"Lo más importante es que se establezca el cauce del diálogo", añadió, tras señalar que el tema de los presos políticos debe tener prioridad en el encuentro.

El diálogo fue acordado en abril durante la visita a Cuba del ministro español Miguel Ángel Moratinos, la primera de un canciller de España desde 1998 y de uno europeo desde la crisis diplomática con la UE de 2003 a raíz de la ola represiva de marzo de 2003, cuando 75 disidentes fueron condenados a penas de hasta 28 años de cárcel.

Según el último informe de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), en la Isla hay 270 presos políticos.

Cuando estuvo en La Habana, Moratinos señaló que en la agenda del diálogo sobre derechos humanos "no se excluye absolutamente ningún tema".

Al ser consultado por la prensa sobre los presos políticos, el canciller Felipe Pérez Roque dijo esa vez que el tema "no estaba en la agenda", y que en Cuba nadie está preso "por pensar distinto", sino sólo "mercenarios" financiados por Washington y que intentaron "subvertir el orden" o cometieron "actos de terrorismo".

La iniciativa es vista con recelo por algunos países de la UE que reclaman una política dura hacia La Habana, al considerar que no ha hecho gestos en materia de derechos humanos.

Pero el gobierno de La Habana insiste en denunciar que Washington presiona "desesperadamente" a la UE para que no adopte una "política independiente" hacia la Isla, y hasta ahora no ha informado de la reunión de esta semana.

Jiménez afirma que Madrid no pretende 'marginar a la disidencia'

Días atrás, la secretaria de Estado española para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, en un encuentro en Washington con su homólogo norteamericano, el subsecretario de Estado para América Latina, Thomas Shannon, explicó que la política española respecto a Cuba no es contradictoria con la de Estados Unidos, y que Madrid está interesada igualmente en una transición a la democracia en la Isla.

Jiménez explicó en Washington a Shannon que el gobierno español no pretende "marginar a la disidencia", que "los contactos tienen su propio calendario y los seguirá habiendo en el futuro", informó El País.

Añadió que estaba confiada en que sus entrevistas en Washington hayan servido para "deshacer algunos malos entendidos" sobre esa visita de Moratinos, duramente criticada también por la oposición cubana en Miami.

Trinidad Jiménez se reunió además en Washington con el senador Mel Martínez y con el responsable de la sección europea en el Departamento de Estado, Dan Fried.

En opinión de la funcionaria, España y EE UU pueden actuar "de forma paralela" para ayudar a una transición pacífica en la Isla, debido a que coinciden en la voluntad de democracia para Cuba y en el principio de que "la decisión última sobre su futuro debe de estar en manos de los cubanos".

A una semana de la llegada a España de Condoleezza Rice, secretaria de Estado de Estados Unidos, la primera de un alto responsable del gobierno de George W. Bush desde la llegada al poder de José Luis Rodríguez Zapatero, El País aseguró en su edición de este domingo que "las notorias diferencias sobre Cuba, se quieren dejar al margen" de la visita.