Actualizado: 18/10/2017 20:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

26 de julio, Oswaldo Payá, MCL

Payá pide al régimen libertad para los presos políticos, diálogo y una nueva ley electoral

El líder disidente dijo que es necesario un diálogo 'fraterno' entre 'hombres y mujeres libres' en busca de la 'reconciliación y para diseñar el futuro de Cuba'.

Enviar Imprimir

El opositor Oswaldo Payá, líder del ilegal Movimiento Cristiano Liberación (MCL), pidió este jueves al gobernante provisional de Cuba, Raúl Castro, la liberación "inmediata" de los presos políticos, una nueva ley electoral y un diálogo "civilizado y fraterno" entre cubanos, informó EFE.

Payá dijo que "la liberación de los cubanos que están encarcelados por ejercer, defender y promover pacíficamente los derechos humanos, debe ser inmediata e incondicional".

"Este régimen ha castigado, excluido, y en muchos casos encarcelado, a muchas personas, sólo por pensar diferente y ser capaces de expresar lo que piensan, por manifestar sus críticas y su inconformidad, por denunciar injusticias y por proponer cambios", afirmó en una declaración divulgada en La Habana, en respuesta al discurso pronunciado por Raúl Castro en el acto por el aniversario 54 del salto al cuartel Moncada, celebrado en Camagüey.

Además, abogó por "una ley electoral nueva que permita que los cubanos puedan realmente elegir a su gobierno y a su Parlamento", ya que en el sistema actual "no pueden elegir libre y democráticamente ni decidir los cambios que Cuba quiere y necesita", opinó

En el texto, a nombre del Consejo Coordinador del MCL, Payá aseguró asimismo que seguirá impulsando el Proyecto Varela —que propone un referéndum para que los cubanos se pronuncien sobre propuestas a favor de mayores libertades civiles, una amnistía para los presos políticos y la elaboración de una nueva ley electoral—, y el "diálogo civilizado entre cubanos".

"El diálogo civilizado entre cubanos es una necesidad urgente y un proceso justo y necesario para el pueblo de Cuba, por lo tanto no debe condicionarse a las relaciones con ningún otro país", señaló.

En ese sentido, insistió en llamar a "un diálogo entre cubanos, como hombres y mujeres libres, no sólo civilizado, sino fraterno, en busca de la reconciliación y para diseñar el futuro de Cuba".

Payá criticó "la intolerancia que ha impedido que los cubanos puedan expresar libremente sus opiniones, críticas y propuestas" sobre los aspectos de la vida del país y también sobre los dirigentes y su gestión.

Consideró que ello "ha sido determinante para crear capacidad en los que gobiernan para la instalación de muchas políticas, leyes, campañas y medidas que han traído calamidades, carencias, injusticias y sufrimientos sobre el pueblo de Cuba".

Por otra parte, manifestó su oposición a que "otro país o grupo de países impongan pautas" para la vida de Cuba, presiones injustas o aislamiento económico, "sean embargos, bloqueos u otro tipo de medida".

"Apoyamos el diálogo civilizado de Cuba con cualquier país en condiciones de respeto a la dignidad y autodeterminación de cada pueblo", añadió.