Actualizado: 01/04/2020 15:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Red Avispa

Disidentes opinan que la anulación de condenas a espías muestra cómo funciona un sistema judicial independiente

Enviar Imprimir

Líderes de la disidencia interna consideraron este miércoles que la decisión de un tribunal de apelaciones estadounidense de revocar las sentencias dictadas en 2001, en Miami, contra cinco cubanos acusados de espionaje, y ordenar un nuevo juicio en otro lugar, muestra cómo funciona el sistema judicial independiente y podría enviar un mensaje "útil" al pueblo de la Isla.

"Esta decisión habla muy alto del sistema judicial norteamericano y de otros países democráticos, por cuanto son capaces de ofrecer todas las garantías jurídicas incluso a sus adversarios, o a aquellos que han querido dañar a los propios países donde están encarcelados", dijo a Encuentro en la Red Elizardo Sánchez Santacruz, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN).

"Esto marca una diferencia notable en cuanto a la situación en Cuba, porque durante décadas el gobierno del comandante Fidel Castro no ha garantizado el derecho al debido proceso, y viola las normas mínimas de Naciones Unidas para el trato a presos y detenidos", agregó Sánchez Santacruz.

Este martes el Undécimo Tribunal de Apelaciones de Atlanta anuló las sentencias de hasta doble cadena perpetua emitidas en 2001 contra los cubanos Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González, René González y Antonio Guerrero.

En 2001, un jurado en el que no había personas de origen cubano halló a esos hombres culpables de cargos como complicidad en el derribo, en 1996, de dos avionetas de la organización Hermanos al Rescate, hecho en el que murieron cuatro pilotos; actuación como agentes no registrados de un gobierno extranjero; intento de penetrar instalaciones militares de Estados Unidos; y espionaje de organizaciones de cubanos exiliados, entre otros.

El tribunal de apelaciones de Atlanta consideró que el juicio realizado en Miami estuvo plagado de "problemas procesales por parte de la Fiscalía".

Además, que el "prejuicio dominante en la comunidad (cubanoamericana en Florida) contra Fidel Castro y el gobierno cubano y sus agentes, y la publicidad que rodeó al caso y otros eventos en la comunidad se combinaron para crear una situación en donde (los acusados) no pudieron tener un juicio justo e imparcial".

El panel de tres jueces que emitió la decisión reconoció que ésta podría resultar "impopular y hasta ofensiva para muchos ciudadanos", pero agregó: "Sabemos que esos mismos ciudadanos aprecian y apoyan las libertades en este país que no tienen disponible los residentes de Cuba".

"Una de nuestras libertades más sagradas es el derecho a ser juzgados justamente en una atmósfera sin coerciones", dijeron los jueces, según la AFP.

El gobierno cubano celebró la decisión judicial estadounidense y exigió la excarcelación de sus cinco agentes, a los que considera héroes, y por cuya liberación ha desplegado una fuerte campaña internacional.

Este miércoles, Vladimiro Roca, líder del Partido Socialdemócrata de Cuba, opinó que "es difícil, en un país con una opinión pública tan manipulada y donde no existen opciones alternativas de información para el pueblo", predecir la resonancia que tendrá la decisión del tribunal de Atlanta.

"Pero sí, da una visión de que los tribunales de allá funcionan de otra manera", añadió el opositor. "De todas formas, ellos no van a salir en libertad; van a ser sancionados en un nuevo juicio, porque son culpables de espionaje de acuerdo con las leyes de Estados Unidos. Quizá le bajen un poco las penas, pero van a seguir siendo culpables. Recordemos que no los sancionó un juez, ni un tribunal ni una corte, los sancionó un jurado integrado por 12 personas", dijo Roca a Encuentro en la Red.

Manuel Cuesta Morúa, portavoz del Arco Progresista, consideró que la decisión del tribunal estadounidense es un mensaje "utilísimo, porque demuestra que la sociedad norteamericana es una sociedad de derecho, que no lo es la cubana".

Además "porque el gobierno cubano siempre ha querido demostrar que la sociedad norteamericana es una sociedad totalmente injusta donde los perdedores políticos siempre son judicialmente castigados, y aquellos que tienen alguna diferencia con el gobierno no pueden ampararse en las leyes".

"Creo que el mensaje es claro en el sentido de que hay un poder judicial independiente del poder político", afirmó Cuesta Morúa en declaraciones a este diario. "Creo que también es útil para las familias y los luchadores pro-democracia en Cuba, porque estimula la necesidad de seguir trabajando porque en Cuba también las personas tengan la posibilidad de una defensa justa y atenida a un Estado de Derecho", añadió.

El líder disidente opinó asimismo que el fallo del tribunal de apelaciones es apropiado "para descontaminar un asunto que por los menos parecía políticamente inducido y no judicialmente justo".

"Creo que cualquiera sean las razones que tenga la Fiscalía norteamericana para juzgar a estas personas, debe ser hecho en un ambiente políticamente descontaminado", dijo.

Por otra parte, Cuesta Morúa afirmó que "todo lo que pueda ser utilizado por el gobierno cubano para escudarse y justificar su inmovilidad interna debe ser despejado".

"A nosotros nos gustaría que desde Estados Unidos no se dé más alimento a la justificación del gobierno cubano de que tiene que defenderse de otro Estado que quiere destruirle, y este hecho mismo de estas personas que han sido juzgadas en Estados Unidos, supuestamente por espionaje, ha servido al gobierno cubano para encerrarse y tratar de justificar cada vez más su política violatoria de los derechos humanos dentro de Cuba y de no respetar la necesidad de un Estado de Derecho", afirmó el opositor.