Actualizado: 01/04/2020 15:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Red Avispa

Grupos del exilio critican la decisión de revocar las sentencias a los cinco espías cubanos

José Basulto, líder de Hermanos al Rescate, dijo que la decisión es 'desacertada y basada en una imagen falsa' del exilio cubano 'creada por el gobierno' de Fidel Castro.

Enviar Imprimir

AFP/ Miami. La revocación de las sentencias a cinco cubanos condenados a cárcel por espionaje en Estados Unidos levantó una tormenta en Miami, con la indignación del exilio por la decisión.

El tema del día en la ciudad es la decisión del Undécimo Circuito federal de Apelaciones de Atlanta, que revocó las condenas a los espías cubanos y ordenó someterlos a nuevo juicio fuera de Miami, donde consideró que existe un ambiente que no les garantiza un proceso justo.

Las radios cubanas de la ciudad fueron inundadas por llamadas, y la televisión local hispana le dedicó extensa cobertura al tema, que La Habana festeja como una victoria frente a Washington.

José Basulto, líder del grupo Hermanos al Rescate, dijo que la decisión es "desacertada y basada en una imagen falsa que ha sido exitosamente plantada, creada por el gobierno de Cuba".

Esa "imagen", según Basulto, es la de que el "exilio es de temer, que había razón para que los miembros del jurado se sintieran preocupados por el sentimiento que había contra estos espías" en Miami, donde viven cientos de miles de cubanos contrarios al régimen de Cuba.

Pero, agregó, ese repudio se siente también en la ciudad hacia criminales comunes, y son procesados aquí sin tomar en cuenta esos sentimientos hacia ellos. "Es como decir que aquí no se puede procesar a un criminal", dijo.

En su decisión de 93 páginas, el tribunal de apelaciones hizo referencia a Basulto, quien durante el juicio acusó a uno de los abogados defensores de ser un agente de Fidel Castro.

El tribunal utilizó este caso como uno de los ejemplos del ambiente hostil que habría rodeado al juicio contra los cinco espías.

"Lo que piense José Basulto no tiene nada que ver con lo que hicieron esos señores", agregó el exiliado.

No obstante, consideró que la decisión del tribunal de apelaciones posiblemente sea de "buena fe", aunque "equivocada".

Gerardo Hernández, líder del grupo, fue condenado a dos cadenas perpetuas por espionaje y por conspirar para asesinar a cuatro miembros de Hermanos al Rescate, derribados en 1996 en sus avionetas por cazas cubanos.

La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), la mayor organización del exilio cubano, consideró que "el juicio (de 2001) fue imparcial".

"Venir ahora la corte de apelaciones y decir que hubo alguna clase de parcialidad creo que no es correcto, creo que a la misma vez debieron reconocer que no habían cubanos en el jurado", dijo el director ejecutivo de la FNCA, Alfredo Mesa.

El tribunal de apelaciones, sin embargo, citando otros casos, consideró que cuando en una comunidad prevalece la hostilidad contra los acusados, cuando la cobertura de prensa es tan extensa y próxima al proceso, o cuando los jurados son perseguidos por los medios "es innecesario probar que el prejuicio local de hecho penetró en la galería del jurado".

"Eso es como decir que no van a poder enjuiciar a ninguno de los terroristas responsables de los atentados de las Torres Gemelas, en Nueva York", sostuvo Mesa.

Los jueces del tribunal de Atlanta también hicieron referencia a uno de los casos más polémicos entre la comunidad cubana de Miami: La decisión judicial de sacar al balserito Elián González de casa de sus familiares en Miami, en abril de 2000, y devolverlo a su padre en Cuba.

Cuando esto ocurrió, los cinco espías habían solicitado el cambio de sede en el tribunal federal de Miami, y el apelativo consideró que la polémica por Elián "palideció en comparación con la repulsión por el derribo" de las avionetas de Hermanos al Rescate.

Ninoska Pérez, comentarista radial y miembro del Consejo por la Libertad de Cuba, señaló que la opinión era "racista".

"Es como creer que los cubanoamericanos son incapaces de creer en la justicia", dijo Pérez.

Todos coincidieron, sin embargo, en que a final los cinco espías serán condenados nuevamente.

Gerardo Hernández, Ramón Labañino Salazar, Antonio Guerrero, Fernando González y René González fueron condenados por espionaje en 2001.

La Fiscalía alegó entonces que vigilaban bases militares estadounidenses en Florida, incluyendo los cuarteles del Comando Sur del Ejército y una base aérea en Cayo Hueso, y que se infiltraron en organizaciones del exilio cubano.

La Habana admitió que eran sus agentes, pero dijo que fueron enviados sólo para espiar a los grupos del exilio que pudieran estar planeando acciones contra el gobierno de Castro.