Actualizado: 01/04/2020 15:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Red Avispa

El crepúsculo de los ídolos

Lo que dice la ley: El nuevo juicio de los cinco espías. ¿Sentimientos o razones?

Enviar Imprimir

La Fiscalía federal (Distrito Sur de la Florida) acaba de solicitar al Tribunal de Apelaciones del Undécimo Circuito Judicial (Atlanta) que se constituya en pleno (12 jueces) para revisar la decisión del panel trino (Birch, Oakes y Kravitch) sobre un nuevo juicio, en otro lugar, contra los cinco espías de la Red Avispa.

Quizás sea exagerado afirmar que el filósofo inglés Francis Bacon (1561-1626) descifró las causas del menoscabo del entendimiento humano, pero su reflexión sobre los "cuatro ídolos que han inmigrado en el espíritu de los hombres" ( Novum organum, 1620) parece aún pertinente para rebatir que tres "jueces ofuscados" ( El Nuevo Herald, agosto 19, 2005) emitieron "un fallo judicial racista" ( El Nuevo Herald, agosto 24, 2005).

Ídolos de la tribu

El común de las personas se inclina hacia los datos afines a sus propios deseos. En Jueces ofuscados, el columnista Daniel Morcate arrancó de la "suprema ironía" del fallo de apelación, que alega prejuicios en Miami, pero "contiene muchos más prejuicios hacia la comunidad cubano-americana". Así dramatizó la parte de la decisión que los propios magistrados consideraron "muy poco popular e incluso ofensiva", en tanto soslayó este pronunciamiento básico de los mismos jueces: la comunidad cubanoamericana es "bastión de los valores tradicionales que hacen de los Estados Unidos una gran nación", donde se gozan y aprecian libertades que "no están al alcance de los cubanos dentro de la Isla".

Antes que criticar el razonamiento jurídico de los jueces, Morcate procedió a desacreditarlos con términos emocionales: su fallo habría reflejado "la ojeriza y el resentimiento de ciertos sectores norteamericanos a los exiliados cubanos". El silogismo del columnista es perfectamente circular: la propia decisión que trae su causa de "bajas pasiones anticubanas" es la única prueba de que aquellas anidaron en "un nicho" judicial, sin explicación de cómo éste pudo formarse.

Ídolos de la caverna

"Cada hombre —decía Bacon— posee una caverna propia que distorsiona...". Morcate tacha "de dudosa legalidad" y "prejuicio" la exclusión de jurados de origen cubano en el primer juicio, pero no refiere normas codificadas ni precedentes judiciales a favor de su criterio. De legalidad indudable fueron los fundamentos jurídicos que sustentaron el fallo de apelación, cuya clave áurea estriba en que los juicios deben parecer imparciales a todos los observadores ( Wheat vs EE UU, 1988).

No es cierto que los tres jueces, como afirma Morcate, "ignoraron olímpicamente que ni un solo miembro del jurado del caso era de origen cubano". Ellos ponderaron esto como esfuerzo por asegurar la imparcialidad y fueron más allá: el cambio del lugar del juicio solicitado por la defensa debió acogerse, pues el método usual de voir dire (interrogatorio de la fiscalía y los abogados defensores a los posibles miembros del jurado, con el objetivo de precisar su tesitura desprejuiciada) no prevenía ya contra la mera posibilidad de injusticia ( In re Murchison, 1955).


« Anterior123Siguiente »