Actualizado: 03/12/2021 11:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Hermann Nitsch, Bienal de La Habana

El artista austríaco Hermann Nitsch recibe en Cuba el título Doctor Honoris Causa en Arte

El creador de Orgías y Misterios considera que muchas culturas y pueblos han perdido el contacto con la naturaleza porque “la sensibilidad se pierde por los caminos blandos de la tecnología”

Comentarios Enviar Imprimir

El pintor, escritor y compositor austríaco Hermann Nitsch, uno de los fundadores del “accionismo vienés”, recibió este martes en La Habana el título Doctor Honoris Causa en Arte de Cuba en el Museo Nacional de Bellas Artes, informaron medios de prensa locales.

La distinción se le otorgó por “revolucionar” el panorama mundial del arte y en reconocimiento a su trayectoria como creador, a propuesta de la Facultad de Artes Plásticas del Instituto Superior de Arte (ISA) y del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam.

“Nitsch ha revolucionado el panorama del arte desde el cuestionamiento de las tendencias más conservadoras y reaccionarias de la cultura universal. Ha sido referente para varias generaciones de artistas en el mundo”, destacó el Doctor Rolando González Patricio, rector del ISA.

González Patricio se refirió además a la capacidad de síntesis de la obra de Nitsch, que se caracteriza por combinar la pintura, el teatro, la música y la esencia de los rituales religiosos y paganos. En ella se mezclan “diferentes expresiones de la creación artística con rituales y tradiciones presentados a partir del depurado vigor constructivo”.

Por su parte, el creador austríaco explicó durante la ceremonia que en su concepto la sensualidad “de ninguna manera contrasta con la espiritualidad”, según reportaron medios locales.

El polémico artista, un activo promotor de las rupturas con el arte contemplativo, dijo que por esa razón considera a los países latinos en mejores condiciones para apreciar su obra que Austria, su país natal.

Para Nitsch muchas culturas y pueblos han perdido el contacto con la naturaleza porque en su opinión “la sensibilidad se pierde por los caminos blandos de la tecnología”.

La víspera, Nitsch ejecutó su Aktion135 en el campus de la Universidad cubana de las Artes, una acción plástica en la que mezcló diferentes expresiones de la creación artística con rituales y tradiciones presentados a partir del depurado vigor constructivo, como reza en el dictamen del Honoris Causa.

En Aktion135 el creador de Orgías y Misterios llevó a Cuba sangre, vísceras y desnudos

De acuerdo con un reporte de AP, una docena de jóvenes vestidos con batas blancas maceraron el lunes pescado crudo, un cerdo entero y frutas tropicales, extrayéndoles sus jugos para darlos a beber a personas desnudas, vendadas y crucificadas.

Mientras, una mujer lavaba los pies descalzos de jóvenes salpicados con sangre, en el fondo sonaba una música estruendosa y con el sol del caribe comenzaba a heder la mezcla de todos los ingredientes que les dieron a beber.

Así fue el performance del polémico Hermann Nitsch, que tiñó de rojo la XI Bienal Internacional de La Habana.

“Muestro intensidad. Yo muestro la vida entera. Yo muestro muerte y resurrección. Dolor y pena. Todo es importante para mí. Lo que yo estoy haciendo es como un retrato del mundo, acerca de ser, acerca del cosmos”, comentó Nitsch.

Titulado “Jesús contra el Universo”, el performance de dos horas fue uno de los platos fuertes de la Bienal.

“Estoy feliz de estar aquí en este maravilloso y especial país. Es fácil ir a París o Nueva York. Para mí es mucho mas importante hacer mi trabajo donde es realmente nuevo“, dijo el austríaco en entrevista con The Associated Press, considerado uno de los padres del performance y cuyas propuestas suelen generar toda clase de controversias por los materiales elegidos.

Vestido de negro con un sombrero que lo cubría del intenso sol, Nitsch dirigió con un silbato a sus colaboradores sentado en un banco durante el performance realizado en el enorme campo de golf que rodea al Instituto Superior de Arte capitalino.

El artista, quien dijo que a lo largo de su carrera ha expresado un completo desinterés por la política o los enfrentamientos partidarios, aseguró que su viaje a Cuba no tiene tintes de este tipo.

Conocido por su singular forma de combinar el teatro con la pintura, valiéndose de sangre animal y recreando rituales paganos, Nitsch ha enfrentado la animadversión de grupos que van desde ecologistas y asociaciones de protección a los animales hasta instituciones religiosas. El recién presentado fue su performance 135 y, a pesar de las críticas que ha recibido por otras de sus piezas, el artista dijo estar conforme.

“Disfruto muchísimo de la vida, y porque la disfruto tanto, debo saber que hay muerte”, dijo Nitsch.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Imagen de Aktion135, del austríaco Hermann Nitsch, tiñó de rojo La HabanaFoto

Imagen de Aktion135, del austríaco Hermann Nitsch, tiñó de rojo La Habana. (Foto: Birmingham Mail)

Relacionados

ARTE

Performance de Herman Nitsch en el ISA. XI Bienal de La Habana

El performance “Jesús contra el Universo”, del polémico artista austríaco Hermann Nitsch, tiñó de rojo la XI Bienal Internacional de La Habana. Una docena de jóvenes vestidos con batas blancas maceraron pescado crudo, un cerdo entero y frutas tropicales, extrayéndoles sus jugos para darlos a beber a personas desnudas, vendadas y crucificadas. [AxExcelencias]

Comentarios