Actualizado: 11/04/2024 22:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura

El testamento de Guillermo Rosales

La traducción al inglés de su novela 'Boarding Home' fue presentada este jueves en la librería Idlewild Books, de Nueva York.

Comentarios Enviar Imprimir

Con el título The Halfway House, se presentó en la librería Idlewild Books, de Nueva York, la traducción al inglés de la novela Boarding Home, del fallecido escritor cubano Guillermo Rosales.

Esta novela fue premiada en el concurso Letras de Oro, en 1987, en Miami. Ese mismo año, la editorial Salvat la publicó, recibiendo un amplio apoyo de la crítica, lo que valió que en 2003 la editorial española Siruela hiciera una segunda edición, que tituló "La casa de los náufragos". Pero el novelista no llegaría a verla.

Guillermo Rosales se suicidó en 1993, en el mismo home de los olvidados que describe a gritos en su novela: "La casa decía por fuera 'Boarding home', pero yo sabía que sería mi tumba. Era uno de esos refugios marginales a donde va la gente desahuciada por la vida. Locos en su mayoría. Aunque, a veces, hay también viejos dejados por sus familias para que mueran de soledad y no jodan la vida de los triunfadores".

Para muchos, Rosales era un loco. Para otros, un genio. Pedro Juan Gutiérrez, autor de Trilogía sucia de La Habana, opina que "The Halfway House es una de las mejores novelas latinoamericanas de todos los tiempos".

Según Gutiérrez, "nunca antes nadie se atrevió a escribir los otros aspectos de la realidad de Miami. Rosales no era sólo un escritor extraordinario, sino un hombre valiente".

Para algunos cubanos —los que ven en la revolución el totí al que echamos la culpa de todo—, en menos de 15 años, Reinaldo Arenas se suicidó, Guillermo Rosales se pegó un tiro, Ángel Escobar se tiró de lo alto de un edificio, Miguel Collazo se clavó en el corazón una aguja de coser colchones y Raúl Hernández Novás se dio un disparo.

Ni unos ni otros. Rosales no era un inadaptado político más. "He estado ingresado en más de tres salas de locos desde que estoy aquí, en la ciudad de Miami, a donde llegué hace seis meses huyendo de la cultura, la música, la literatura, la televisión, los eventos deportivos, la historia y la filosofía de la isla de Cuba. No soy un exiliado político. Soy un exiliado total. A veces pienso que si hubiera nacido en Brasil, España, Venezuela o Escandinavia, hubiera salido huyendo también de sus calles", leemos en The Halfway House.

"Creo que la experiencia de quien vivió en el comunismo y el capitalismo y no encontró valores sustanciales en ninguna de ambas sociedades, merece ser expuesta. Mi mensaje ha de ser pesimista, porque lo que veo y vi siempre a mi alrededor no da para más. No creo en Dios. No creo en el Hombre. No creo en ideologías", admitió el propio Rosales en una ocasión.

En el epílogo de la primera edición en español (por desgracia, eliminado de la edición en inglés), Ivette Leyva Martínez escribió que "pocos escritores cubanos encarnan, como Guillermo Rosales, el paradigma de la frustración, el fulgor del genio, el tormento de la insatisfacción y la locura. Murió a los 47 años, pobre, solo y olvidado".

En una entrevista publicada en la revista Encuentro de la Cultura Cubana, el novelista Carlos Victoria, cercano a Rosales en los últimos años de su vida, recordaba que éste "estaba alimentado por el odio, era su principal motor. Un odio contra la naturaleza humana. No perdonaba a nadie, ningún defecto, ninguna debilidad, empezando con él mismo".

Leyma Rosales dijo a CUBAENCUENTRO.com que su hermano "fue como un cometa con un brillo genial, pero efímero, pero sin duda un inadaptado social". En tanto, Lucía Corona, quien fuera pareja del escritor, reveló que Rosales había intentado suicidarse varias veces en La Habana. "Cojo una pistola imaginaria y me la llevo a la sien. Disparo", escribió en la novela.

La mañana del martes 6 de julio de 1993, el novelista se pegó el tiro anunciado. El Fígaro Literario escribiría: "Enfrentado a la imposibilidad del mundo, Guillermo Rosales nos ha dejado este doloroso, violento y lírico testamento".

The Halfway House, la traducción al inglés de Anna Kushner, está a la venta en todas las librerías de Estados Unidos. También está disponible en español, con el título original, Boarding Home.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.