Actualizado: 27/01/2023 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura alemana, Magnus Enzensberger, Literatura

Hans Magnus Enzensberger ha muerto

En 1968 Enzensberger estaba viviendo en Cuba, para hacer un “análisis del mejor de los casos del socialismo y el marxismo”. Luego concluyó que “Cuba era un espectáculo de un solo hombre”

Comentarios Enviar Imprimir

Durante más de 60 años, Hans Magnus Enzensberger suministró al mundo literario internacional obras reflexivas, poéticas y altamente sofisticadas. Junto a Günter Grass y Martin Walser, Enzensberger formó el trío de poder de la literatura alemana de posguerra.

Ahora ha muerto a la edad de 93 años, informa la Deutsche Welle.

Enzensberger nació en Kaufbeuren, Allgäu, el 11 de noviembre de 1929, como el mayor de cuatro hijos. Su padre era técnico en telecomunicaciones, su madre trabajaba como maestra de jardín de infantes.

Comenzó a escribir de niño. Disfrutaba más de sus ejercicios literarios que del ejercicio militar de la organización de las Juventudes Hitlerianas, de la que fue expulsado el desafiante muchacho.

A la edad de 15 años, fue reclutado por la Volkssturm, la milicia nacional nazi, en 1944, pero poco antes del final de la guerra logró desertar. “Tuve mucha suerte con mis padres. Puede que no hayan sido combatientes de la resistencia, pero tampoco eran nazis. Eso me dio una visión diferente de la llamada comunidad nazi desde el principio”, recordaría Enzensberger años después.

En 1949 Enzensberger comenzó sus estudios de literatura y obtuvo su doctorado en filosofía en 1955.

Durante ese período, también publicó sus primeros textos y se convirtió en miembro del “Gruppe 47”, o Grupo 47. Durante 20 años a partir de 1947, los participantes de este legendario círculo de escritores se unieron para renovar la literatura alemana después del final de la Segunda Guerra Mundial.

La Alemania de la posguerra pronto se volvió demasiado pequeña para Enzensberger. Viajar a Estados Unidos, México, Noruega e Italia le dio la internacionalidad que seguiría siendo importante para él durante toda su vida.

En 1957, se publicó su primer libro de poemas Verteidigung der Wölfe gegen die Lämmer (Defensa de los lobos contra los corderos).

Tres años más tarde, se convirtió en editor de la renombrada editorial Suhrkamp.

En 1965 fundó la revista cultural Kursbuch, que se convirtió en el referente intelectual de los estudiantes revolucionarios que salieron a la calle en 1968. Enzensberger intervino con voz fuerte en los debates políticos de la época, moldeando la opinión pública.

En 1968, cuando las posiciones antisistema se estaban congelando en una oposición política formal, Enzensberger estaba viviendo en Cuba, con las intenciones de hacer un “análisis del mejor de los casos del socialismo y el marxismo”, aunque luego concluyó que “lo habían estropeado por completo. Cuba era un espectáculo de un solo hombre. Para mí, este experimento había terminado para entonces”, de acuerdo a un análisis publicado en The Guardian sobre The Silences of Hammerstein, el título en inglés de su libro sobre la República de Weimar.

Su Gespräche mit Marx und Engels (Conversaciones con Marx y Engels), de 1973, es un excelente libro para conocer detalles personales, de la forma de actuar y el pensamiento, de los fundadores del marxismo. Una obra alejada del dogmatismo y el manual fácil, sino fundamentada en cartas e informes.

Después de la publicación de su única novela, El breve verano de la anarquía: vida y muerte de Buenaventura Durruti, Enzensberger se instaló en Múnich como escritor independiente en 1979. En 1980, se embarcó en otra aventura editorial con un amigo, el escritor chileno Gastón Salvatore. Sin embargo, la ambiciosa revista literaria TransAtlantik sobrevivió solo dos años.

Junto con el artista de libros Franz Greno, Enzensberger fundó la prestigiosa serie de libros “Die Andere Bibliothek” (La otra biblioteca) en 1985, en la editorial de tendencia izquierdista Eichborn, en la que publicó clásicos y tesoros olvidados, así como primeras ediciones de autores de otras culturas. Hoy estos volúmenes son obras preciadas en las estanterías de los coleccionistas de libros.

Con un instinto editorial para el talento, trajo el reportaje literario al mercado del libro alemán por primera vez. El autor y periodista polaco Ryszard Kapuscinski fue uno de sus descubrimientos, y también tuvo una influencia decisiva en la carrera de escritores y poetas de renombre como Raoul Schrott, Irene Dische, Christoph Ransmayer y W. G. Sebald.

Después de una larga pausa en la producción, Enzensberger regresó a la poesía en 1991 con el libro Zukunftsmusik (Música del futuro). Como ensayista, siguió interviniendo en los debates, comentando sobre la Guerra de Irak, la investigación genética y las controvertidas pruebas de inteligencia.

Con Tumulto, en 2014, publicó su primer texto con rasgos un poco autobiográficos: “Las confesiones no son mi punto fuerte. Está lejos de mí mostrar el paisaje de mi alma ante el público”, como dijo entonces al semanario alemán Der Spiegel.

Enzensberger publicó no solo con su propio nombre, sino también con seudónimos, siendo el más conocido Andreas Thalmayr, bajo el cual publicó un entretenido manual para autores en ciernes Schreiben für ewige Anfänger (Escritura para principiantes eternos) en 2018 y Louisiana Story en 2019.

Dos de los seudónimos que le asignaron eran incluso femeninos: Elisabeth Ambras y Linda Quilt. El primero también seguía activo en 2019, con la publicación de Fremde Geheimnisse (Secretos extraños).

La ya extensa obra de Hans Magnus Enzensberger incluye varios títulos más. Quién sabe cuántos otros seudónimos ha usado Enzensberger que no se le pueden atribuir hasta ahora.

Enzensberger era padre de dos hijas, a saber, Tanaquil, nacida en 1957, de su primer matrimonio con Dagrun Kristensen de Noruega, así como Theresia, nacida en 1986, de su tercer matrimonio con la periodista Katharina Bonitz. En su segundo matrimonio, Enzensberger estuvo casado con Maria Makarowa de Rusia a fines de la década de 1960. En su obra autobiográfica Tumulto, dijo sobre este episodio de su vida que se parecía a una “novela rusa”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.