Actualizado: 15/11/2019 19:53
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Fotografía

Michael Eastman retrata “la elegancia desteñida” de La Habana

Los críticos han caracterizado la obra fotográfica de Eastman como la de un “alquimista urbano” que logra transformar objetos cotidianos en imágenes sugerentes y profundas

Comentarios Enviar Imprimir

El fotógrafo Michael Eastman le rinde tributo a la elegancia desteñida de La Habana en un exquisito libro de fotografías.

Distinguido internacionalmente por sus fotografías de fachadas e interiores históricos de ciudades como París, Roma y Nueva Orleans, Eastman se enfoca en la arquitectura señorial de la capital cubana.

Recién publicado por la editorial Prestel, Havana reproduce alrededor de 100 fotografías en las que se aprecia el paso del tiempo.

Tomadas durante cuatro viajes entre 1999 y 2010, estas fotos reflejan el choque entre el pasado aristocrático y el presente proletario durante más de cinco décadas de revolución.

Los críticos han caracterizado la obra fotográfica de Eastman como la de un “alquimista urbano” que logra transformar objetos cotidianos en imágenes sugerentes y profundas.

Aunque la mayoría de las fotos están desprovistas de gente, en ellas se percibe la presencia fantasmal del pasado.

La escritora cubanoamericana Achy Obejas señala esa característica en las primeras palabras del prólogo: “Cuando vi por primera vez las fotos de Michael Eastman, dos cosas me llamaron la atención de inmnediato”, escribe.

“Primero, la quietud. Segundo, los fantasmas”.

Según Obejas, los dos van de la mano, ya que sin uno es imposible apreciar el otro.

Obejas, asidua visitante de su ciudad natal, contrasta el ruido constante de la calle con la quietud de las fotos.

En efecto, es desde esa quietud es que se pueden apreciar las historias que las fotos nos ofrecen.

Obejas apunta que lo extraordinario de esta colección fotográfica es que Eastman no tenía una agenda específica al visitar la Isla.

“Michael deambulaba por la maraña de calles y bulevares de La Habana, deteniéndose cada vez que le cautivaba algún lugar en particular”, escribe.

Ese carácter deambulante pero selectivo destaca su fotografía de los muchos que han descendido sobre el territorio cubano en las últimas décadas.

Según Obejas, las otras fotos son todas iguales: la mulata con el cigarro en la boca, los niños semidesnudos jugando pelota en la calle, el chófer de un carro americano de los 50.

Sin embargo, las pocas personas que sí aparecen en las fotos de Eastman son como telón de fondo, distantes y misteriosas.

Esa distancia, aclara Obejas, le brinda honestidad a la obra fotográfica ya que no pretende conocer a fondo lo que retrata.

Eastman confiesa su temprana aspiración como fotógrafo de encontrar un lugar congelado en el tiempo en el que pudiera enfocar su lente en aquello que ha dejado de existir.

Según Vicki Goldberg, autora del ensayo-entrevista al final del libro, Cuba hizo posible alcanzar ese sueño.

En 1999 cuando salió el Buena Vista Social Club de Wim Wenders, Eastman recuerda haber quedado hipnotizado no tanto por la música, sino por los interiores que aparecían en el documental.

Fue así que decidió ir a la Isla antes de que los vestigios de esa elegancia pasada desaparecieran por completo.

Conocidos en parte como telón de fondo para fotografía de moda en la década del 90, los interiores descascarados de las mansiones señoriales de La Habana pasan a primer plano en las fotos de Eastman.

Aunque la gente no figure en ellos, su presencia tanto histórica como actual se percibe a través de los objetos.

Se nota de inmediato que son interiores habitados, por los cordeles de ropa, las flores marchitas, la puerta abierta.

En ellos se evidencia el contraste entre un pasado que pareciera exigir reverencia y un presente que por necesidad se ha vuelto utilitario.(HAVANA. Michael Eastman. Prestel. 144 páginas).


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.