Actualizado: 21/10/2019 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cultura

Obra teatral inspirada en textos de Reinaldo Arenas se presenta en La Habana

La compañía de teatro Rita Montaner pone en escena la creación de un dramaturgo de origen cubano

Comentarios Enviar Imprimir

El dramaturgo de origen cubano sintió que sus ojos se llenaban de lágrimas mientras tomaba asiento para su primer ensayo.

“Hay un niño actor ahí arriba y está llorando como parte de un monólogo”, dijo Jorge Ignacio Cortiñas, quien nació en Miami. “Yo me siento aquí, llorando también”.

La obra de Cortiñas El canto del pozo ciego se presenta en La Habana bajo la dirección de su colega cubano-estadounidense Jorge Luis Cacheiro, interpretada por la compañía de teatro Rita Montaner.

Está inspirada en los textos del poeta, novelista y dramaturgo Reinaldo Arenas, unescritor homosexual cubano que fue encarcelado por el gobierno de Cuba en la década de 1970.

Una obra escrita y dirigida por cubanoamericanos, actuada por una compañía cubana y con temas de un escritor vetado en su propia isla parecía impensable. “Es una especie de sueño raro”, dijo Cortiñas, de 43 años. “Se siente imposible, pero aquí está”.

En 1998 un grupo teatral de Nueva York viajó a La Habana con una obra del cubanoamericano Eduardo Machado, Revoltillo. Tres años después, se presentó aquí Parece blanca, escrita por Abelardo Estorino, de Cuba, y dirigida por un director cubano que reside en Estados Unidos, Alberto Larraín.

Esa obra tenía actores de Miami que vinieron a La Habana para colaborar con artistas locales.

Aún así, El canto del pozo ciego representa los intentos del gobierno cubano de hacer a un lado su descontento con la comunidad exiliada y “acoger las producciones culturales de cubanos sin importar dónde residan”, dijo Lillian Manzor, directora del Archivo de Teatro Cubano/Latino de la Universidad de Miami.

“Estas producciones no deberían ser inusuales, pero aún lo son”, agregó Manzor. “Son extremadamente complicadas, muy caras, muy desgastantes emocionalmente”.

El director Cacheiro, un profesor de teatro de la Universidad Estatal Montclair, de Nueva Jersey, nació en La Habana, pero partió con su familia cuando tenía 4 años. Se le ocurrió dirigir una obra en Cuba en 1999 y eligió una escrita por un cubano-americano para que el público isleño se identificara de inmediato.

El reforzamiento en las restricciones para viajes impuestas en 2003 limitaron los intercambios culturales entre ambas naciones pero con el gobierno de Barack Obama se relajaron las reglas.

“Yo nací aquí y la idea de no dirigir una obra aquí, a un nivel muy personal, era algo que no podía imaginar”, dijo Cacheiro, de 53 años. “Aún no me la creo”.

La obra de Cortiñas se presentará hasta el 15 de agosto. En la función inaugural del 10 de julio se registró un lleno en el teatro El Sótano. Los boletos cuestan cinco pesos, unos 25 centavos de dólar.

La historia tiene lugar en un país del Caribe y la protagonizan una madre, su hermana Bolivia y sus dos hijos: Gordi y Reiderico, quien tiene un amigo secreto, Lucero, que vive en un pozo.

Bolivia hace viajes a un lugar llamado “la ciudad”, donde secretamente da tratamiento a enfermos de sífilis. Lucero convence a Reiderico de intercambiar lugares y expone los conflictos de la familia. En un momento dado, Lucero trata de persuadir a su tía de escapar con él a la “ciudad”, donde dice que le gustaría besar a un soldado.

Ella le responde que eso es “contra natura”.

“En la ciudad”, dice él, “muchas cosas son contra natura”.

Cortiñas se inspiró en las obras de Arenas, cuyo estilo de vida abiertamente homosexual lo llevó a prisión de 1973 a 1976. Arenas se fue después a Estados Unidos, contrajo sida y se suicidó en 1990. Sus memorias, tituladas “Antes que anochezca”, se llevaron al cine en el 2000 en una película homónima protagonizada por Javier Bardem.

Hoy, la hija del presidente Raúl Castro, Mariela, es la principal defensora de los derechos de los homosexuales en Cuba y la posición oficial se ha moderado, aunque muchas obras de Arenas no se venden aún aquí.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.